Paranormal – Serie Netflix – Crítica – Una eficaz propuesta de terror a la que le falta algo de garra

Con bastante torpeza por parte de Netflix (más que nada porque habría sido una propuesta genial para Halloween), acaba de estrenarse Paranormal, serie egipcia de terror que sigue los pasos de un profesor al que le suceden cosas extrañas a su alrededor, pasado traumático incluido. Tenía cierta curiosidad en la serie, pero las positivas críticas cosechadas hasta el momento me han animado todavía más a la hora de abordar su visionado.

Una vez vistos sus seis episodios, debo confesar que, aunque no es perfecta, sí supone una producción cuidada y recomendable, con un protagonista fabuloso, la cual funciona al entretener con sus historias, siendo un producto mucho mejor de lo esperado. Seguramente, estemos ante la mejor serie de terror del año, aunque visto lo visto, eso tampoco es decir demasiado (está siendo un 2020 desastroso).

La dirección sorprende, con unos episodios que convencen técnicamente, sin abusar de los efectos visuales (craso error de infinidad de propuestas del mismo género), ofreciendo instantes inquietantes, aunque no terroríficos. Y es que la serie no da miedo, al faltarle bastante garra en no pocos momentos, denotando una falta de ritmo en algunos pasajes, pero tampoco nada relevante que arruine la función. No obstante, tiene un interesante y agradable sabor añejo, sin artificios innecesarios, que hace que la experiencia tenga algo diferente y satisfactorio.

En cuanto a la historia, la propuesta gana enteros al presentarnos a un protagonista tan comedido como complejo (con una gran actuación de Ahmed Amin), siendo una persona retraída que no dice lo que piensa, siendo sus reflexiones (que sólo comparte con el espectador, haciéndonos participes de forma cómplice) de lo mejor de la serie, enganchando desde el minuto uno, gracias a unas líneas bien escritas y que nos hacen encariñarnos con el tortuoso personaje.

Quizás la trama romántica no esté a la altura de las circunstancias, así como el resto de personajes secundarios, pero todos los elementos cumplen en un conjunto que funciona gracias a la falta de pretensiones y la simpleza de lo expuesto. Es una serie que no ha venido a revolucionar el género, siendo una buena opción si se pretende pasar un buen rato con el terror egipcio como telón de fondo.

En conclusión, estamos ante una pequeña sorpresa, en seis episodios que entretienen y convencen, destacando a un gran protagonista que mueve la serie por sí solo. Como ya he indicado, quizás la mejor serie de terror del año. Al final, han tenido que venir desde Egipto, con un producto pequeño y nada petulante, a elevar la calidad del desastroso año de Netflix. Curioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: