Quizás para siempre – Always Be My Maybe – Crítica – Una efectiva y entretenida comedia romántica

alwaysbemymaybenm.jpg

Tenía ganas de ver, por fin, esta comedia romántica exclusiva de Netflix, por el género (me gustan las comedias), algunas favorables críticas (tiene más de un 90% en Rotten Tomatoes) y por el aplaudido cameo de Keanu Reeves, actor de moda en estos momentos, cuando hace años no querían saber nada de él (al igual que sucedió con muchos otros como Robert Downey Jr. o Johnny Depp)… This is Hollywood.

El caso es que ya la he podido visionar, y la verdad es que se han cumplido mis expectativas, ya que solo buscaba pasar un rato entretenido viendo una simple pero elaborada historia de amor, y eso es justo lo que he encontrado. Pero como siempre, mejor ir por partes.

Este tipo de géneros no suele destacar nunca por la dirección, y sucede lo mismo en esta ocasión, aunque esta nunca resulta mediocre. En cuanto al guion, obra de los dos protagonistas, no va a revolucionar el género, pero sí se preocupa por ofrecer una buena historia de amor y amistad, con efectivos diálogos, momentos emotivos y escenas de humor hilarantes.

uploadsstorythumbnail9705776d7aebd-a410-4750-a141-f9220e1c49bf.jpg950x534

Aunque conviene destacar (a pesar del título de la crítica) que no es una comedia en el sentido exacto de la palabra. Sí, hay bastantes momentos divertidos, pero es más una película romántica que no otra cosa. En cuanto a los personajes, resultan simpáticos y te interesas por ellos, a pesar de sus defectos y meteduras de pata. Muy bien desarrollados.

Y sí, la película es simple, pero ahí radica su mayor virtud, ya que no aporta nada novedoso (se ven situaciones y tópicos ya vistos en otras producciones de la misma índole), consciente de que es una más, pero lo hace con elegancia y saber estar, y eso se agradece.

En cuanto al reparto, se nota que los dos protagonistas han escrito sus papeles, porque se les ve cómodos y entregados en sus sendas interpretaciones, aparte de la excelente química que hay entre ellos (son amigos en la vida real).

Always-Be-My-Maybe-trailer-gq.jpg

Y bueno, qué decir del cameo de Keanu Reeves… bueno, sería más bien aparición especial, ya que sale bastantes minutos. Sus escenas son muy divertidas y con mala baba, y es genial que haga de sí mismo y se parodie de esa forma. Hay que tener humor para hacer algo así, y él lo confirma con dicha aparición estelar, que suma puntos al conjunto final pero no eclipsa los logros de la cinta.

También se agradecen las canciones de la banda sonora, que evocan a los años 90 (la película comienza en dicha época) y recuerdan a las comedias románticas de esa década de oro. Un lujo.

En conclusión, estamos ante una comedia romántica agradable y entretenida, que no es ninguna obra maestra (ni lo pretende), ni aporta nada nuevo al panorama cinematográfico, pero que sí está por encima de la media y ofrece una bonita e interesante historia de amor, que se degusta con la satisfacción de haber invertido bien el tiempo. No se le puede pedir más.

221101.jpg

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: