Operación Fortune: El gran engaño – Crítica – Guy Ritchie nos ofrece un efectivo thriller de espías como los de antes

Soy un fan absoluto del señor Guy Ritchie, hasta el punto de que es uno de mis directores favoritos. Películas (o clásicos, según se mire) como ‘Lock & Stock‘, ‘Snatch‘ (su mejor película) o ‘RocknRolla‘, son las culpables de ello. Es por eso que no he podido decirle que no a su nueva cinta, ‘Operación Fortune: El gran engaño‘, thriller de espías con tintes cómicos, y con un reparto cinco estrellas.

La verdad es que la película ha llegado sin hacer apenas ruido, y el horroroso póster no invitaba al optimismo pero, afortunadamente, el señor Ritchie ha hecho los deberes, ofreciendo una cinta de espías como las de antes.

Que Ritchie ha renunciado a los montajes frenéticos y su estilo canalla, es un hecho, apostando en algunas de sus últimas producciones (como en la muy recomendable, ‘The Gentlemen‘) por un toque clásico, un cambio con el que estoy conforme, entendiéndose como una maniobra por ofrecer un cine más comercial (o accesible, si se prefiere), y además su sello de identidad sigue intacto.

Y eso es básicamente lo que podemos esperar de su labor tras las cámaras en este film, con unas secuencias elegantes, aunque sin que jamás decaiga el ritmo. Aquí lo importante es la historia, aunque tranquilos, porque el señor Statham tiene algunos momentos de acción para su lucimiento. Un trabajo efectivo y que confirma que el bueno de Guy sigue en plena forma.

Ritchie también se encarga del guion (junto a dos compañeros), y no se puede negar que tenga las cosas claras, presentando una misión que va del punto A al punto B sin paradas innecesarias. Eso es todo. Ni romances imposibles, ni subtramas metidas con calzador, ni personajes de relleno. No, aquí tenemos una historia como las de antes, con un Ritchie pidiendo a gritos encargarse de la nueva película de James Bond (o ‘Misión Imposible‘).

Como eso no va a suceder (aunque nunca se sabe), el cineasta nos ofrece una película que bebe del género de espías, sin innovar en absolutamente nada ni reinventar la rueda (tampoco creo que lo pretenda), pero ofreciendo entretenimiento por los cuatro costados. Y quizás ese sea su mayor pecado, que no ofrece nada nuevo y suene a ya visto. Porque sí, esta película ya la hemos visto antes, pero eso no quita que sea disfrutable y un buen pasatiempo, que creo que es lo que se pretende: que el espectador pase un rato ameno. Ni más ni menos.

Y gran parte del mérito es de un reparto que eleva el nivel del film, con unos intérpretes entregados a la causa, empezando por el siempre carismático Jason Statham (sí, hace el mismo papel de siempre, ¿pero eso es malo?), siguiendo con una maravillosa (como siempre) Aubrey Plaza, sin olvidar a unos felizmente recuperados Josh Hartnett (al que Hollywood dio la espalda demasiado rápido) y Gary Elwes, y finalizando con el señor Hugh Grant, que todo lo hace bien, y más si es el alivio cómico. Un reparto cinco estrellas que engrandece la fiesta y la hace más divertida, si cabe.

En conclusión, ‘Operación Fortune: El gran engaño‘ no es una gran película, y no creo que esa fuese la intención de Guy Ritchie, presentando un thriller de espías con sabor añejo y muy buenas intenciones, además de ser un buen regalo para comenzar el año de la mejor forma posible. Sí, es un Ritchie menor (el nivel de sus primeros trabajos es prácticamente insuperable), pero eso sigue siendo una gran noticia, porque estamos ante una cinta que merece la pena, y más si te gusta el género o tienes interés en sus protagonistas. Cine del que ya no se hace. Esperando a la próxima, señor Ritchie.

Crítica en vídeo:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: