¿Qué le pasó al rey de los delfines? – Netflix – Crítica – Un documental fallido y que no aporta nada al caso

‘¿Qué le pasó al rey de los delfines?’ es un documental que sigue el caso del entrenador que fue grabado en Marineland maltratando a unos delfines, suceso que perjudicó su carrera y que provocó que acabase quitándose la vida. Tenía curiosidad por esta historia tan truculenta de hace unos años, conociendo el caso de forma superficial, pero sin haber entrado en detalles, esperando que este documental de Netflix me diese más información al respecto. Una vez visto, puedo confirmar que no entiendo la existencia de esta producción, no sólo porque técnicamente sea bastante justo (incluso impropio de la plataforma, que ya es decir), sino también porque no va a ninguna parte. Si conoces el caso y tienes una opinión formada, cuando salen los títulos de crédito la opinión es exactamente la misma. ¿De qué me sirve haber visto ese documental? De nada.

Tampoco ayuda que se intente blanquear la figura del protagonista, sacando sus trapos sucios en los últimos minutos, cuando en la primera hora lo has vendido como un santo. Me sabe mal su destino, no soy un monstruo, pero no pretendas manipular ni confundir al espectador. Los hechos están ahí, no intentes darle la vuelta o hacer ver que se manipularon las imágenes, dando vueltas sobre sí mismos durante hora y media, para al final confirmar que sí sucedió. Es decir, no me hagas perder el tiempo como espectador. Por otro lado, cuesta adentrarse en el documental, con una introducción muy pesada y soporífera. Luego se anima un poco la cosa, cuando entra en escena la Mallorca de los años 70, aunque el mérito es de las imágenes de archivo y la nostalgia, no de sus responsables.

En conclusión, esta propuesta me ha dejado muy insatisfecho, quedándome la sensación de oportunidad perdida. No entiendo el sentido de la existencia de un documento así, cuando no se aporta absolutamente nada al caso, siendo suficiente con leer las noticias al respecto, ahorrándote hora y media de tu vida. Con todos los respetos, no me interesa la vida de este señor, con un enfoque chocante (mostrarlo casi como un mártir) para un caso bastante turbio. No todo es malo, ya que el mensaje del peligro de las redes sociales no cae en saco roto, aunque ya esté tan visto, pero fuera de eso no hay nada que me confirme que este documental tiene razón de ser. Antes de empezar ya tenía una idea formada sobre este caso, y si al acabar no me has aportado nada y sigo igual, es que has fracasado. Y eso es exactamente lo que es este documental. Un fracaso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: