Tamara Falcó: La marquesa – Serie Netflix – Crítica – Un reality perezoso y para el olvido

Parece ser que Netflix España le ha cogido el gusto a los reality protagonizados por personalidades reconocibles para el gran público, como fue el caso de la fallida (excepto para los fans) serie documental de ‘Soy Georgina‘. Ahora le toca el turno a la señorita Tamara Falcó, rostro popular por ser la hija de Isabel Preysler o por su victoria en MasterChef Celebrity 4, y este último es el motivo principal por el que me he embarcado en esta estrambótica aventura, ya que me genera algo de simpatía la marquesa, que por cierto, es el título de su show particular. Humildad ante todo…

La verdad es que no esperaba demasiado, pero jamás me hubiese imaginado que esta serie fuese a ser tan aburrida, insustancial, olvidable y perezosa, ya que se nota que sus responsables se han limitado a poner una cámara y grabar el día a día de Falcó, que lo único que hace es reírse cada dos minutos (como si la vida fuese un chiste, que lo es, pero no tiene tanta gracia…), como si el personaje tuviese el atractivo suficiente para justificar nuestra inversión de tiempo en algo tan mediocre. Pues no, no lo tiene, confirmándose el reality como una propuesta absurda y que juega con la paciencia del espectador, al no haber ni un solo elemento que destaque o nos convenza de que esto ha sido buena idea.

Sí, entiendo lo que conlleva la palabra reality, y eso es exactamente lo que se nos ofrece aquí, como si fuésemos un paparazzi que se cuela en la vida personal de Falcó, aunque en nuestro caso no estemos obligados por el cheque a final de mes, pudiendo escapar a la mínima oportunidad. Y es que no creo que esto sea recomendable ni para los fans de Tamara Falcó ni para los de su madre (que parece que está obligada a estar ahí a punta de pistola…), no siendo recomendable ni para tu peor enemigo. Al menos se notaba un mínimo esfuerzo en ‘Soy Georgina‘ por ofrecer algo de entretenimiento para el espectador, mientras que aquí asistimos a una serie de conversaciones de lo más insípidas.

Si el objetivo era confirmarnos que la señorita Falcó no es capaz de soportar el peso de un programa, misión cumplida, pero poco más se puede rascar de este experimento fallido, una producción terriblemente soporífera, y que dudo que deje satisfecho a casi nadie, a no ser que adores este mundo (o más bien mundillo) y te dé igual todo. Una de las peores propuestas de la plataforma, notándose que el nivel de calidad en el mercado español cada vez es más ínfimo. Ellos verán, pero yo no me vuelvo a acercar a un reality de estas características. Enhorabuena.

Crítica en vídeo:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: