Bullet Train – Crítica – Brad Pitt se sube a un tren a medio gas que acaba estacionando en tierra de nadie

‘Bullet Train’ es una comedia de acción protagonizada por Brad Pitt, con un reparto de secundarios de lo más sugerente, dirigida por David Leitch (responsable de la primera de ‘John Wick’ o ‘DeadPool 2’), y con la promesa de un viaje frenético y divertido a bordo de un tren bala en Japón. ¿Cómo resistirse a algo así? Lo sé, imposible, y es por ello que me he embarcado en esta (a priori) hilarante propuesta, a la que la crítica no ha tratado demasiado bien, aunque parece que el público ha quedado más satisfecho. Pues bien, yo me he quedado a medias de todo, ya que he salido bastante decepcionado de la sala de cine, al no encontrarme el gran espectáculo de acción que nos habían vendido, y con la inequívoca sensación de que esto ya lo he visto antes. Y es que Guy Ritchie sólo hay uno.

David Leitch realiza un gran trabajo tras las cámaras, con unas coreografías cuerpo a cuerpo de lo más convincentes y resultonas (recordar que fue durante años el doble de acción de Pitt, y de ahí la amistad que les une y su colaboración en esta cinta). El problema es que abusa de unos efectos digitales que jamás están a la altura de un pretendido blockbuster, por no hablar de una duración de dos horas excesiva a todas luces, ya que la película se hace bastante larga, en un viaje en tren que se detiene demasiado con constantes bajadas de ritmo y frenazos inesperados.

Y es que no todo son tiroteos y explosiones, habiendo bastante espacio (más del esperado) para interminables conversaciones entre unos personajes que el guionista se cree que son mejores de lo que realmente acaban siendo. Y no, no son ni tan interesantes ni tan atractivos, ya que la sombra de Guy Ritchie es muy alargada, y mientras que aquél te presenta una colección de inclasificables y desternillantes sujetos, aquí asistimos a una galería de sicarios que no están mal, pero que no son tan divertidos como nos quieren hacer creer. Está claro que el guionista tiene unas ínfulas tan desproporcionadas como el presupuesto de la cinta (se habla de 90 millones, en una película con menos acción de lo que se ha vendido…), pero ya os adelanto que esto lo hemos visto todos antes, por mucho que se quiera impregnar al espectador de un aroma a fresco y novedoso, cuando más bien es a refrito.

Ojo, no digo que estemos ante una mala historia, ya que los flashbacks están muy logrados (seguramente lo mejor de la producción, aunque jamás entenderé porqué me explicas el pasado de alguien para matarlo a los dos minutos…) y hay momentos bastante inspirados, pero no hay innovación ni originalidad en un producto bastante conformista y perezoso, cuando debería haber sido todo lo contrario. Sé que no es justo exigirle tanto a un producto que ha acabado siendo un pasatiempo de usar y tirar, pero es que esperaba más de una propuesta de estas características, y al final nos hemos tenido que conformar con una cinta de acción del montón, por mucho que funcione en algunos tramos.

En cuanto al reparto, no es necesario decir mucho del señor Pitt, ya que es un actor mítico que (casi) nunca decepciona, en otra carismática y divertida interpretación que no estará entre las mejores de su carrera, pero que funciona y eleva el conjunto del film. Eso sí, no es el gran protagonista (otra promesa incumplida), ya que estamos ante un elenco coral, con unos secundarios con los mismos minutos (o más) que el personaje del bueno de Brad. Lo digo para que nadie se lleve una decepción, aunque creo que ese tren ya pasó…

De los secundarios, destacar a una sorprendente Joey King (confirmando que no todo son dramas para adolescentes y que es capaz de esto y más), un genial Aaron Taylor-Johnson, saboreando el caramelito de personaje que le han dado (creo que debería probar con más producciones del género, porque se le dan de miedo), o al siempre solvente Hiroyuki Sanada con otro personaje memorable. Podría dar más nombres, pero me temo que son sorpresa, aunque el tráiler se haya encargado de destriparlo por mí. Y hablando del tema, casi todo lo bueno está en ese adelanto. Los tiempos qué corren…

En conclusión, ‘Bullet Train’ funciona como entretenimiento ameno para pasar el rato, pero nada más, desaprovechando la buena labor de su director, su maravilloso reparto o su atractivo, siendo en realidad una comedia de acción que no se sabe muy bien a qué juega, pero que no está a la altura de lo esperado. Un tren a medio gas que acaba estacionando en tierra de nadie. Una pena.

Crítica en vídeo:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: