Live is Life. La gran aventura – Crítica – Un maravilloso canto a la amistad cargado de nostalgia

‘Live is Life’ es una propuesta española que, después de un año de retraso, se estrenó en cines con más pena que gloria, siendo totalmente ignorada por el gran público. No ha pasado ni un mes y medio, y ya ha aterrizado en Netflix (una estrategia muy criticada cuando sucede en Estados Unidos, pero en España ni pío…), en un movimiento lógico si se tiene en cuenta su fracaso y que la plataforma la produce. Por otro lado, la crítica quedó bastante convencida, aunque no al nivel de otras producciones patrias. Y bueno, por fin la he visto y… me ha parecido maravillosa, hasta el punto de que me duele su fracaso (tampoco ha hecho demasiado ruido en Netflix...) y de la que creo, humildemente y sin intención alguna de exagerar, que estamos ante una de las mejores películas del año. Voy a intentar dar validez a tal afirmación, así que mejor ir por partes.

Dani de la Torre se encarga de la dirección, siendo el responsable de films como la vibrante ‘El desconocido‘ y la interesante aunque fallida ‘La sombra de la ley’, estando ambas estupendamente dirigidas por de la Torre, con sendas persecuciones que no tenían nada que envidiar a las de otras producciones más costosas y ambiciosas. Pues bien, aquí estamos ante una historia sencilla y pequeña, lo que podría haber dado pie a que de la Torre pecase de conformista (o incluso perezoso), porque una trama semejante no exigía grandes alardes, pero el cineasta lo da todo en otro trabajo ejemplar, con unos paisajes preciosos, unos planos memorables y una acción fascinante, entregando una cinta técnicamente impecable. Creo que ya podemos confirmar que de la Torre es uno de los cineastas más interesantes y competentes del panorama cinematográfico español de la actualidad, porque se nota que sabe lo que se hace con la cámara, y lo hace de forma ejemplar.

En cuanto al guion, cortesía de Albert Espinosa, no viene a reinventar la rueda (la sombra de ‘Cuenta Conmigo’ es muy alargada), siendo una historia sencilla, pequeña y de las de toda la vida, pero en la que los personajes son memorables, los diálogos fantásticos y la aventura apasionante. Y es que estamos ante un canto a la amistad cargado de nostalgia, siendo un regalo para los que hemos vivido algo semejante, es decir, alocadas excursiones con nuestros amigos por los bosques en un caluroso verano. Y es ahí donde radica su grandeza, ya que si te implicas en la trama, la vas a disfrutar como el que más, siendo otro personaje en esta trepidante aventura. En caso contrario, quizás esto no esté hecho para ti y te sepa a poco.

La verdad es que no deja de ser curioso que se aplaudan a rabiar propuestas similares pero más elitistas y supuestamente profundas (por no llamarlas pedantes), en la que no pasa absolutamente nada, cuando aquí tenemos entretenimiento totalmente garantizado. Sí, es cine comercial, pero se agradece, porque aquí estamos para divertirnos, emocionarnos y pasar un gran rato, y vaya si se consigue, así que quédense ustedes con su cine de autor, que yo me quedaré con las historias que de verdad emocionan.

Y bueno, qué decir del reparto. Simplemente que están todos fabulosos, sin excepción, desde los cinco inmensos protagonistas, hasta los secundarios. En cuanto a los primeros, me voy a enfadar, y mucho, si no se les nomina a los premios Goya, que no se les nominará, porque queda todavía mucho tiempo y este tipo de cine no suele ser premiado por la academia, ávida de un pelotazo taquillero al que llenar de galardones o de cine de autor que nadie va a ver al cine. Lo sé, no tiene sentido, pero a eso voy, a que ‘Live is Life’ no cumple ninguno de los dos requisitos y tiene las de perder en la temporada de premios. Eso sí, los espectadores somos los que ganamos, al poder disfrutar de una obra que los entendidos de turno no van a saber apreciar, así que ni tan mal, oiga. El caso, que los niños protagonistas están de diez y merecen todos los premios del mundo. Y lo digo bien alto, por si algún académico no se ha enterado todavía.

Y bueno, podría seguir enumerando las virtudes de esta carta de amor a la infancia y la amistad, pero es mejor descubrirla por uno mismo, siendo una de las grandes sorpresas del año, y un film que te pega directamente al corazón, por no hablar del bofetón de nostalgia. Duele… pero es agradable a la vez. Ojalá hubiese más cintas españolas como la que nos ocupa, sinceras, nada ambiciosas y repletas de cariño. A mí me ha encantado el viaje, y estoy seguro de que a muchos otros también les encandilará, así que queda en tus manos unirte o no a la aventura. Hay sitio para todos, eso seguro, pero todo depende de tus vivencias y predisposición a experimentar una gran aventura. Y es que el título de la cinta no engaña a nadie. Maravillosa.

Crítica en vídeo:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: