Canallas – Crítica – Una entretenida y gamberra comedia que no llega a exprimir todo su potencial

Desde que vi el tráiler de ‘Canallas’, tuve claro que tenía que ver esta comedia española, ya fuese por sus chistes zafios, la promesa de ser un buen entretenimiento, o simplemente por la actuación de Joaquín González, amigo de la infancia de Daniel Guzmán (director, guionista y actor de la cinta), y que debuta con este film. Pues bien, ya la he visto (con la sala del cine llena, lo que siempre es una gran noticia), y no puedo negar que tengo sentimientos encontrados. Por un lado, creo que la película da justamente lo que se espera de ella, ofreciendo una gamberrada que sirve para pasar el rato sin mayores complicaciones, pero por otro lado, también peca de conformista, no yendo más allá, y con algunos de los mejores chistes destripados en su estupendo tráiler. Una ligera decepción, pero mejor ir por partes.

Guzmán se encarga de la dirección y el guion, saliendo más airoso del primer apartado que del segundo. En cuanto a su labor tras las cámaras, se agradece que técnicamente la película luzca tan bien (es obvio que hay un gran estudio detrás), abandonando esos tonos sepia que tanto caracterizaban al cine español de antaño (independientemente de su género), y presentando una paleta de colores acorde con el tono jovial del film. Porque sí, se puede contar una historia de barrio sin que luzca como un drama social. Qué aprendan otros… Y es que estamos ante una comedia claramente comercial, que busca gustar, y cuya máxima función es hacer pasar un buen rato a los espectadores. Por las risas que he escuchado en la sala, creo que lo ha logrado, aunque a mí me queda la sensación de que esto podría haber dado más de sí.

Creo que el problema está en el guion, cargado de buenas intenciones y con ideas muy interesantes, pero que se queda a medias de todo. Sí, los personajes son ciertamente fascinantes, los diálogos mordaces, y hay algunos gags muy logrados, pero no todas las bromas dan en la diana, y si bien estamos ante una propuesta desenfadada y amena, las buenas intenciones no son suficientes para hacerla destacar sobre otras producciones de la misma índole. Creo que había material suficiente para ser mucho mejor de lo que ha acabado siendo, pero no ha podido ser. Lo que veis en el tráiler es lo que hay, ni más ni menos.

De gran protagonista tenemos al mencionado Joaquín González, el cual se interpreta a sí mismo (nombre y risa a lo Eddie Murphy, incluidos). Sólo hay que ver las entrevistas que ha dado hasta el momento para confirmarlo. Algunas voces aseguran que su actuación es desastrosa y se carga la película, y otras que es un gran debut. Yo no me caso con nadie, ya que todavía no tengo muy claro si es una buena o mala interpretación (si me aprietas las tuercas, creo que me decanto más por lo primero), pero lo que sí es cierto es que su hilarante presencia te atrapa y no te suelta, con un efecto hipnótico muy similar al de Tommy Wiseau en la mítica ‘The Room‘. Todos sabemos que algo no va bien, pero no podemos dejar de mirar.

La verdad es que no se puede negar la valentía de Guzmán al confiar el protagonismo de su película a un amigo de la infancia sin ninguna experiencia previa en el cine, quedando a gusto del consumidor si ha sido buena idea o no. Por cierto, González ya va reclamando su Goya (quiero pensar que se refiere al de actor revelación…), teniendo hasta un discurso preparado para cuando lo gane… Genio y figura, y la prueba final de que tamaño personaje existe, lo que no deja de ser maravilloso. Y ya que estamos, otro dato curioso: los personajes de su madre, hermano e hija, están interpretados por su madre, hermano e hija (más curioso todavía es que esta última sea la que mejor actúe…), siendo la guinda de un pastel que coquetea con el cinéma vérité. Demencial.

Respecto al resto del reparto, casi todos cumplen (quizás alguno chirríe en algunos momentos, y el siempre genial Luiz Zahera no puede estar más desaprovechado…), destacando a Daniel Guzmán y Luis Tosar, los otros protagonistas del film. Se le nota cómodo a Guzmán en su personaje (para eso es su propio film), siendo quizás una de sus interpretaciones más logradas, y reservándose algunas de las mejores frases (tonto no es…). En cuanto al gran Luis Tosar (uno de los mejores intérpretes de España, lo diré las veces que haga falta), cuesta asimilar que haya aceptado participar en una comedia tan ligera y con un papel tan insustancial (es de los menos interesantes de la función), dando la sensación de que está desaprovechado en un personaje que no exigía un actor de tanto nivel.

Estoy seguro de que su participación se debe a un favor a Guzmán, con tal de darle más caché al póster y la cinta, pero sigue sorprendiéndome que un actor de su talla tenga un personaje tan irrelevante y plano (para su talento, se entiende), siendo todavía más alucinante que Tosar no sea el mejor de la cinta, cuando es lo esperado. A pesar de todo, se aprecia lo bien que se lo pasa, seguramente agradecido por un papel que no le exija al nivel de otros trabajos más complejos (vacaciones pagadas, lo llaman en mi pueblo). Los tres protagonistas forman un trío la mar de curioso y desternillante, en especial González y Guzmán, notándose que son amigos de la infancia.

En conclusión, creo que quizás esté siendo demasiado duro con una película que no lo merece, pero es que esperaba bastante más, y una vez han aparecido los créditos finales, el sentimiento agridulce es de que me he quedado casi igual, como si esto ya lo hubiese visto antes y me lo esperase todo, a pesar de algunas risas y momentos inspirados. Podría haber sido una comedia para el recuerdo, pero al final ha acabado siendo una comedia simpática, pero que todos habremos olvidado más pronto que tarde. Y es una pena, porque soy consciente del riesgo y trabajo que ha puesto Guzmán en su segunda película como director, quedándole un producto vistoso, pero del montón (del montón bueno, que conste). Dicho todo esto, si queréis pasar un rato divertido y no tenéis demasiadas exigencias, seguramente ésta sea vuestra película. Y es que, en los tiempos que corren, las risas, por pocas que sean, son oro puro. Sólo por eso, gracias, señor Guzmán.

Crítica vídeo:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: