The Righteous Gemstones (Los Gemstone) – Segunda Temporada – Crítica – La alocada familia de predicadores se supera en otra hilarante temporada

‘The Righteous Gemstones’ (titulada en España ‘Los Gemstone’) es una serie de HBO creada por Danny McBride, popular cómico y actor que también escribe y protagoniza la serie. Seguramente os hayáis quedado igual, ya que estamos ante una de esas propuestas que triunfan exclusivamente en su país de origen, con una premisa demasiado característica de Estados Unidos, como es la de los predicadores (aunque podríamos llamarlos estafadores sin ningún problema). A pesar de ello, yo aposté por su primera temporada, saliendo bastante satisfecho del visionado, al haber disfrutado con sus desternillantes personajes y sus situaciones imposibles, en una comedia con claros ecos de los hermanos Coen, por citar un ejemplo claro.

La primera entrega tuvo un final más o menos cerrado, y un servidor jamás hubiese imaginado que se renovase por una segunda temporada, porque la sensación que dejó la serie fue de que no se le había hecho demasiado caso, ni dentro ni fuera de sus fronteras. Me alegra haberme equivocado, ya que dos años y medio después (qué se dice pronto), aterriza ante nosotros la segunda parte, y aunque tiene algunos pequeños contras, puedo afirmar que es superior a la primera, apostando por un humor todavía más gamberro y negro, y ofreciendo nueve episodios que dejan con ganas de más. Pero mejor ir por partes.

La dirección de los capítulos se la reparten entre tres, como son el propio McBride, Jody Hill (que se reserva un personaje secundario) y David Gordon Green. Este último, colaborador habitual de McBride, destaca por ser el responsable de las recientes cintas de Halloween. La verdad es que es indiferente quién se encarga de cada episodio, porque todos tienen una gran factura técnica, notándose que los productores (de nuevo McBride) han sido generosos con el presupuesto. Y es que esta mezcla de comedia y thriller no tiene nada que envidiar a otras producciones, notándose su ambición y buen hacer. El porqué no hace más ruido lo dejaremos para otro día, pero aquí hay dinero, y se nota cada dólar invertido.

En cuanto al guion, la nueva temporada olvida por completo los acontecimientos de la primera, como si hiciese borrón y cuenta nueva. Desconozco si es una medida para no espantar a los posibles espectadores que se acerquen sin haber visto dicha entrega, pero la verdad es que chirría que apenas se les haga mención, hasta el punto de marginar a uno de los protagonistas de aquélla. Hay incluso momentos en los que me he cuestionado si de verdad había sucedido la primera temporada, hasta que me han recordado que sí, con un par de diálogos, y ya. Siempre es bienvenido que apuesten por nuevas tramas (y vaya trama…), pero creo que el hecho de obviar casi por completo lo acontecido con anterioridad, es un recurso muy perezoso con tal de traer un soplo de aire fresco a una serie que se vende sola.

Dicho esto, la historia que aquí nos traen no puede ser más fascinante, superando con creces a la trama presentada en la primera parte. No voy a dar detalles, porque es mejor que cada espectador la descubra por sí mismo, pero aquí las referencias a los films de los Coen se multiplican, con una propuesta mafiosa en la que nada es lo que parece, y con una intriga que capta el interés desde el segundo episodio. No digo el primero porque es el capítulo menos inspirado (curioso, cuanto menos…), poniendo sus responsables toda la carne en el asador a partir del final del segundo. Es ahí cuando no hay marcha atrás, con una serie de enredos que jamás dejan indiferente. Incluso hay tiempo para efectivas subtramas, las cuales no aportan nada a la principal, pero que tienen el suficiente interés como para existir por sí solas.

Si a esta sátira con tintes de thriller y humor grueso (sin olvidar la emotividad o la crudeza de algunos momentos) le añadimos unos protagonistas espléndidos (al principio los odias, pero luego es imposible no quererlos) y unos secundarios tan indescriptibles como magnéticos (algunos de ellos merecerían su propia serie), se puede confirmar, sin temor a equívoco, que estamos ante una de las mejores comedias televisivas del momento, siendo sorprendente que no suene en la temporada de premios o apenas se la mencione. Desde luego, merece más ruido, porque esta segunda temporada confirma la gran serie que es, superándose a sí misma y regalando algunos de los momentos más desternillantes de los últimos años. Como ya digo, los Coen estarían orgullosos (si es que la han visto).

Y llegamos al apartado del sobresaliente reparto, sin el cual esto no sería lo mismo. Sería una absurdez destacar a alguno, entre otras cosas porque todos están brillantes, sin excepción (y merecen todos los premios habidos y por haber), por lo que me limitaré a destacar las nuevas incorporaciones, como es el caso del siempre genial Eric André, un fugaz Jason Schwartzman (podría haber dado más de sí), o unos felizmente recuperados Macaulay Culkin (que nadie se emocione, su papel es muy pequeño) y Eric Roberts, este último aprovechando la gran oportunidad que se le ha dado. Por favor, más papeles para este hombre, porque tiene tablas de sobra para abandonar los subproductos en los que suele aparecer. Un impecable reparto que eleva todavía más la calidad del conjunto.

En conclusión, la segunda entrega de ‘Los Gemstone’ confirma que estamos ante una serie que no te puedes perder si te gustan las producciones en las que suele aparecer McBride (con todo lo que ello conlleva), el cine de los Coen (aunque sería más bien el de los 90, no el giro que han dado en los últimos años...), o simplemente quieres pasar un gran rato con una familia de chalados envueltos en una trama criminal repleta de giros. Ni más ni menos. Hay rumores de una tercera temporada, y yo digo un rotundo sí. Más, por favor.

Crítica en vídeo:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: