El gato caco – Cat Burglar – Especial Netflix – Crítica – Una propuesta interactiva tan curiosa como extraña

‘El gato caco (Cat Burglar)‘, es la nueva propuesta animada e interactiva de Netflix, proponiéndonos otro juego para toda la familia. O al menos eso es lo que creía, ya que me he encontrado con otra cosa bien distinta. Todo cobra sentido cuando se investiga un poco, ya que este episodio especial es cortesía de los mismos responsables de ‘Black Mirror’. El porqué no lo han promocionado como es debido, escapa a mi control, pero lo que es seguro es que más de un pequeño va a acabar en las fauces de una producción tan hilarante como bizarra, seguramente cautivado por su animación. Qué el ratón Mickey les pille confesados…

La animación tiene un corte clásico y retro bastante logrado, y que hace que el producto sea más atractivo. Parece que la animación 2D vuelve a estar de moda, al menos en la plataforma, y no puedo estar más contento por ello, porque es una técnica que jamás debe caer en el olvido, pudiendo convivir perfectamente con la 3D. Una vez hecho el alegato, es curioso cómo los responsables del especial utilizan la animación para presentar una serie de situaciones que sólo pueden calificarse de grotescas, aderezadas con humor grueso y pinceladas de mal gusto. No, no me lo estoy inventando, juzgad vosotros mismos, pero creo que Netflix debería dejar bien claro a quién va dirigida esta producción, porque creo que puede llevar a confusión. Desde luego, yo no me esperaba algo semejante.

Ojo, no soy de ninguna asociación de padres ni el defensor del pueblo, pero me gusta ir más allá, y algo me dice que las figuras paternas seguramente se arrepientan de poner este capítulo a sus hijos, totalmente inconscientes de lo que tienen ante sí, debido a la nula promoción que ha tenido. Tampoco digo que esto sea ‘Holocausto Caníbal’, pero hay momentos que me han dejado descolocado, y eso que ya estoy curtido en varias batallas, por lo que imagínate a un niño. Por un lado bien, porque no sabes qué te vas a encontrar y sorprende, pero por otro, los pequeños de la casa se van a perder, pero no sólo con los chistes, sino también con las preguntas, a cada cual más rocambolesca, siendo la prueba definitiva de que esto está dirigido al público adulto.

Y hablando de ese recurso, no estamos ante una aventura interactiva de las de toda la vida, ya que aquí no decidimos el destino de los personajes, sino que más bien contestamos a preguntas cuando el protagonista (por cierto, un canalla en todos los sentidos, y otra prueba más de que esto no es para los peques) está en peligro, jugando con su destino dependiendo de los aciertos. Ni más ni menos. Por cierto, no sé quién ha diseñado las preguntas, pero todavía no tengo claro si es un genio o un lunático. O un poco de ambas…

Dicho todo esto, el episodio no molesta y se deja ver, con una breve duración de 12 minutos y algún momento divertido, aunque no es ninguna genialidad (es posible que se haya pretendido, siendo de los mismos responsables de ‘Black Mirror’), ni tampoco una pérdida de tiempo, más bien un pasatiempo que cumple su función, aunque haya cosas mejorables. Podría haber sido un producto bobalicón destinado al público infantil, pero al final es un chiste que genera más preguntas que respuestas. Como fan de las propuestas interactivas celebro su existencia, pero no negaré que también me inquieta. Serán cosas mías… o no.

Crítica en vídeo:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: