Venganza a golpes – Fistful of Vengeance – Netflix – Crítica – La desastrosa película de ‘Wu Assassins’ confirma que no hacía falta una continuación

‘Venganza a golpes (Fistful of Vengeance)’ es la continuación de ‘Wu Assassins’, serie de artes marciales que pasó sin pena ni gloria en su estreno en la popular plataforma. Seguramente no entendáis nada, ya que Netflix se ha asegurado de que nadie se entere de la relación entre ambas producciones (de ahí el título), pretendiendo engañar a los espectadores, y ofreciendo la cinta como si fuese su nueva película de acción. Lo sé, una maniobra más que cuestionable, pero es Netflix… Dicho esto, yo me he enterado por casualidad de que era el desenlace de la serie, embarcándome en esta aventura porque… Lo siento, no tengo respuesta para ello.

Qué decir de la serie, más allá de que solamente destacaba por sus escenas de lucha, pero nada más, siendo una telenovela totalmente prescindible y olvidable. La serie tenía un final abierto, y claro, en la plataforma no sabían qué hacer con ella, apostando por una conclusión a modo película que lo cerrase todo. Se ve que otra temporada no les salía a cuenta. La gran pregunta es: ¿alguien había pedido este desenlace? Mucho me temo que no, pero ahí lo tenemos, mientras que luego cancelan propuestas fascinantes que se quedan sin final. Lo dicho, Netflix

Pero estamos aquí para hablar de la película, aunque sea doloroso, asistiendo a un desastre mucho mayor que la serie, y mira que aquélla ya apuntaba maneras, con su ridículo guion y sus mediocres efectos visuales, pero esto es un paso más en la mediocridad más absoluta. Es decir, el anticine. Aquí tenemos más de lo mismo, pero con una historia todavía más bochornosa, siendo inviable que alguien se acerque al film sin haber visto anteriormente la serie, porque el resumen que hacen es insuficiente. Estoy seguro de que muchos habrán picado el anzuelo, no entendiendo nada, pero os aseguro que haber visto la serie no mejora esta insulsa producción (aunque quizás lo hagas menos confundido), en la que, de nuevo, poco hay que destacar, más allá de algunas escenas de acción, las cuales no son lo suficientemente atractivas como para convencernos de que estamos ante una digna cinta de acción. Y es que el guion es tan lamentable, que empaña cualquier atisbo de victoria, por pequeño que sea.

Que sí, que hay coreografías y planos estimulantes (atención al uso de la violencia, mucho más visceral que en la serie), pero nada que no se haya visto con anterioridad en producciones infinitamente superiores. Entonces, ¿qué se nos ha perdido en una continuación que no había pedido nadie? Exacto, nada, siendo sangrante que la plataforma haya apostado por proseguir la historia, y encima de forma tan estúpida, añadiendo tramas y personajes (¿de verdad?), y eliminando a otros sin mucha explicación. En este último caso me temo que es debido a que las actrices dijeron que no cuando las avisaron para repetir, al contrario que ellos, que han aceptado sin hacerse demasiadas preguntas. Chicas listas.

Y hablando del reparto, Iko Uwais (‘Redada Asesina 1 y 2′, ‘The Night Comes for Us) vuelve a confirmar que eso de repartir hostias se le da muy bien, pero que en el apartado actoral tiene la misma versatilidad que un ficus, incapaz de ofrecer unos mínimos interpretativos. Sí, se lo hemos perdonado a otros astros del cine de acción, pero no estaría de más que se apuntase a clases interpretativas. Mucho mejor están sus compañeros de reparto (tampoco era complicado), como un Lewis Tan que también sabe dar patadas y encima tiene algo de carisma. Tan tiene mucho más protagonismo que en la serie (curioso que su personaje poco tenga que ver con lo visto en aquélla), seguramente debido al éxito de la nueva ‘Mortal Kombat’, y se agradece, porque si Uwais tiene que volver a cargar con el peso de la historia, apaga y vámonos.

Y dicho todo esto, esta película no hay quien se la trague, seas fan o no de la serie, y habiendo visto esta última, os aseguro que tampoco se ha respetado su esquema argumental. Diablos, si tenías que cerrarlo todo en una película de hora y media, no me traigas nuevos arcos argumentales ni un final tan precipitado. Soy consciente de que sus responsables tenían prisa por terminar (yo también la tendría), pero para esto que se hubiesen quedado quietecitos. A mí me confirma que no fue buena idea comenzar con la serie en su momento (la promesa de una propuesta de acción y la presencia de Uwais, fueron los culpables…), y tampoco lo ha sido aventurarme en una película que juega a distanciarse de la serie (cuando es muy superior), pero que no tiene sentido sin ella. Una no puede vivir sin la otra, pero las dos son horrorosas. Gracias, Netflix… Eso sí, luego cancela la maravillosa Cristal Oscuro: La era de la resistencia y no le des un final. El chiste se cuenta solo.

Crítica en vídeo:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: