La casa Gucci – House of Gucci – Crítica – Su espectacular reparto es lo más destacable en una historia de ambición que navega entre lo excesivo y lo superficial

‘La casa Gucci (House of Gucci)’ es la nueva película de Ridley Scott (aunque cueste creerlo), con un reparto cinco estrellas y que sigue la vida de la familia Gucci, en una de esas historias basadas en hechos reales que tanto gustan al público. La crítica ha quedado divida, entre los que destacan su desfase y atractivo, y los que ven una telenovela barata de las de toda la vida, y lo mismo se puede decir del público. Pues bien, he podido verla y… me quedo entre dos aguas, ya que creo que estamos ante una película interesante y que cumple su cometido a la hora de contar los hechos, pero que no merece el ruido que está generando, siendo una propuesta mucho más convencional de lo esperado. ¿Cuáles son los aciertos y cuáles los errores de ‘La casa Gucci’? Mejor confeccionar el traje… perdón, la crítica por partes.

Ridley Scott ofrece una loable y elegante labor tras las cámaras, pero me dices que la película es de otro y me lo creo. Nadie le va a quitar su estatus de director de culto a estas alturas del cuento, pero el cineasta no tiene un sello personal, y eso se nota en este trabajo, bastante alejado de lo que suele ofrecer. Por otro lado, el film dura unas excesivas dos horas y media (uno de los grandes males del cine actual), convirtiendo la experiencia en algo interminable, y dejando la sensación de que el material demandaba una miniserie, porque al final es lo que parece. No digo que aburra, siendo un logro que no genere el bostezo en tamaña duración, pero hay partes que se podrían haber obviado con tal de lograr un resultado más ligero. Dicho esto, la dirección cumple, aunque no haya grandes alardes ni artificios (quizás se pueda destacar algún plano), siendo correcta, sin más.

Y sin abandonar todavía los aspectos técnicos de la cinta, el montaje es algo irregular, dando una serie de saltos en la trama que no le vienen nada bien al conjunto final, aunque quizás la culpa sea del guion, adaptación de una novela. Aunque las comparaciones sean odiosas, a la película le falta la diversión, garra y mala baba de ‘El lobo de Wall Street’, por citar un ejemplo claro. Creo que una historia de estas características demandaba todavía más ritmo y locura, notándose que el film navega entre la clase y la hilaridad, sin que se decida por ninguno de los dos caminos.

Cuando finaliza la película queda la sensación de que nos hemos perdido algo, como si hubiese mucho más que contar. Eso pone más énfasis en mi idea de que esto debería haber sido una miniserie, porque creo que hay pasajes que no aportan demasiado, y otros a los que no se les dedica el tiempo suficiente, siendo una producción demasiado superficial, como si sus responsables quisiesen ser tan excesivos como los propios personajes, pero sin ir mucho más allá. Creo que una historia como la que nos ocupa merecía otro tratamiento, con una primera media hora estupenda, pero optando por otros derroteros menos inspirados. Y es que al final la palabra ‘convencional’ me viene a la mente, aunque la película pretenda ser otra cosa.

En cuanto al guion, es imposible empatizar con ninguno de los personajes, todos demasiado mezquinos e impredecibles. Esto último lo indico porque sus acciones y personalidades cambian dependiendo del momento, sin que haya mucha explicación al respecto, más allá de una ambición explícita, en unos personajes interesantes y atractivos, pero a los que les falta algo de profundidad. Creo que se genera una barrera con el espectador, a no ser que te identifiques con los estrafalarios miembros de esta familia. En ese caso, bienvenido a la fiesta (y suerte en la vida…). Y es que seguramente esta película encandile a los que adoran la marca y quieran saber más de lo sucedido (no comentaré nada al respecto por si alguien no conoce la historia), pero a mí me ha dejado un tanto frío, quizás funcionando como biopic, pero sin que me convenza como thriller, drama o lo que pretenda ser.

Y llegamos al que es, de lejos, el mejor apartado de la cinta, que no es otro que el del reparto, un elenco cinco estrellas que engrandece y eleva el nivel del film hasta límites insospechados. Es impresionante que Lady Gaga brille con luz propia en un reparto semejante, confirmándose la cantante como una estupenda actriz, algo que ya se intuía en ‘Ha nacido una estrella’, título que ya vaticinó su gran entrada en Hollywood. Aquí vuelve a confirmar que es tan buena en el mundo de la actuación como en el de la música, con una interpretación tan fascinante como cargada de matices, y más teniendo en cuenta que su personaje no es nada sencillo. He visto a actrices llevarse la estatuilla a casa por papeles mucho menos inspirados. Ahí lo dejo.

Por su parte, Adam Driver vuelve a confirmar lo estupendo actor que es, aunque quizás estemos ante uno de los papeles (reconozcámoslo, es el que menos interés genera) menos exigentes de su carrera, impidiendo que el actor brille como en otras ocasiones. En cuanto a los míticos Al Pacino (seguramente el mejor del reparto junto a Gaga) y Jeremy Irons, creo que ya es motivo de celebración tener a ambos intérpretes en la misma película, aunque lamentablemente sólo compartan una escena. Sobra decir que los dos están impecables, dejando claro porqué son leyendas, y aportando clase y buen hacer al film, aunque Irons salga mucho menos de lo esperado, y lo mismo se puede decir de una Salma Hayek que no destaca demasiado en un papel bastante irrisorio.

Por último, me encantaría decir que Jared Leto está increíble, porque me parece un buen actor y creo que se esfuerza en todos los papeles que interpreta (aunque se pase con lo del actor del método), pero creo que me uno al bando de los que han visto una parodia en su interpretación. Hay una fina barrera entre la hilaridad y el histrionismo más exacerbado, y el actor abraza lo segundo sin pudor alguno, como si estuviésemos ante un sketch de ‘Muchachada Nui’ (el cuestionable maquillaje no ayuda demasiado).

Sinceramente, no he dejado de ver a Leto maquillado, por mucho que se note que se lo pasa en grande, pero sin que me crea su papel en ningún momento. La verdad es que su exagerada actuación saca de la película en cada aparición, siendo un nuevo traspiés del intérprete y un posible error de casting. Se agradece el intento de aportar humor a una historia que lo necesita, pero creo que Leto se ha vuelto a pasar de frenada. Mención especial para el esfuerzo de todos y cada uno de los actores por poner un acento italiano, algo ciertamente innecesario, pero que da más credibilidad a la historia. Chapó.

En conclusión, soy consciente de que estamos ante una cinta que está causando algo de revuelo, con una crítica dividida y un público que todavía no sabe muy bien qué pensar, pero estoy seguro de que en un par de años pocos la recordarán. Y es que estamos ante otra propuesta basada en hechos reales de las de toda la vida, y cuyo mayor aliciente es su impresionante elenco actoral.  Con otro reparto, habría pasado mucho más desapercibida, de eso no tengo ninguna duda. Fuera de eso, poco más hay que rascar, aunque tampoco estemos ante el gran desastre que algunos han asegurado, pero tampoco ante la maravilla que otros vociferan. Tan interesante y entretenida, como rudimentaria y superficial. Todo no se puede tener, y los Gucci saben mucho de eso…

Crítica en vídeo:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: