Jugar en casa – Home Team – Película Netflix – Crítica – Una comedia deportiva del montón

‘Jugar en casa (Home Team)’ es la nueva producción de Adam Sandler para Netflix, en esta ocasión solamente como productor (con su inconfundible sello ‘Happy Madison‘), y con su amigo Kevin James como protagonista, sin olvidar a otros sospechosos habituales del cómico, como es el caso de Rob Schneider o Jackie Sandler, su esposa. Con estas pistas ya intuyes más o menos lo que te vas a encontrar, que no es otra cosa que humor gamberro (aunque aquí hay menos del esperado), personajes alocados y algunos toques de emotividad. Es curioso que la película comience con el típico letrero de ‘Basada en hechos reales’, y me sorprende porque la historia no puede ser más convencional, siendo una comedia deportiva que ya hemos visto todos.

La crítica la ha machacado sin piedad, y en esta ocasión debo reconocer que no me extraña, no porque considere que la película sea el Apocalipsis del cine (tampoco es ninguna obra maestra…), sino por lo conformista y perezosa que llega a ser. No lo negaré, he pasado un rato entretenido, pero a veces se tiene que priorizar el bien común, debiéndome a la verdad, que no es otra que el hecho de que ‘Jugar en casa‘ no ofrece absolutamente nada nuevo, olvidándose tan pronto como se ve. Así de sencillo.

La dirección es la esperada en una película como la que nos ocupa, es decir, ni bien ni mal, por lo que mejor pasar al siguiente punto, que no es otro que el del guion. No sé hasta qué punto la historia original tenía el suficiente interés como para realizar una película, pero una vez aparecen los créditos finales y sale el auténtico entrenador Sean Payton, te queda una sensación extraña. ¿De verdad su vida es tan emocionante como para hacer un biopic? ¿Por qué sus vivencias se parecen tanto a producciones como ‘Somos los mejores’ o tantos otros films infantiles de deporte? Prefiero pensar que se han perdido partes en la adaptación al celuloide, pero lo que es seguro es que a la cinta le falta garra.

Cierto es que hay algunos diálogos inspirados (la mayoría cortesía del conserje del hotel) y algún momento logrado (aunque la escena escatológica quizás esté de más), pero no son los suficientes como para confirmarnos que estemos ante una buena película, más bien ante un pasatiempo de usar y tirar, cuya única función es entretener al espectador que haya apostado por ella. En mano de cada uno está si se logra o no, pero a mí no me ha molestado el viaje, entre otras cosas porque no me esperaba nada del mismo, pero tampoco debemos pecar del mismo conformismo que la película. Y es que ‘Jugar en casa’ convencerá a quienes acepten las reglas del juego, siendo poco recomendable para el resto de la humanidad.

Kevin James siempre se entrega a la causa, le den lo que le den. Se le nota cómodo en este tipo de papeles (sí, siempre hace lo mismo…), pero no se puede negar que tiene cierto carisma y cumple, siendo uno de los amigos de Sandler con más tablas para este tipo de trabajos. Y hablando de amigos y de hacer siempre lo mismo, por ahí también se pasea Rob Schneider, con exactamente el mismo registro que en ‘Niños Grandes’. Cultura del esfuerzo, lo llaman en mi pueblo. Pero a quién quiero engañar, el actor me cae bien, por lo que nada más que añadir, señoría. Por último, vemos a un felizmente recuperado Taylor Lautner, protegido de Sandler (ha salido en algunas de sus películas), y al que siempre se le ha dado demasiada caña. Cumple, como el resto de sus compañeros de reparto, siendo un apartado correcto, sin más.

En conclusión, creo que estamos ante otro producto de consumo rápido, diseñado para engrosar el catálogo de Netflix (y cumplir el contrato que tiene Sandler con la plataforma) y que no ofrece nada especialmente destacable, siendo una opción válida si no tienes expectativas de ningún tipo y te gustan los ingredientes del cóctel, tan típicos de la factoría Sandler. A mí no me ha parecido horrenda, pero sé que mañana no la recordaré, entendiendo el descontento generalizado. Estoy seguro de que Sean Payton (el entrenador protagonista) se merecía algo mejor. O no…

Crítica en vídeo:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: