Hotel Transilvania 4: Transformanía – Hotel Transylvania: Transformania – Crítica – Los alocados personajes se despiden con una entrega tan simpática como insustancial

Justo hace diez años se estrenaba ‘Hotel Transilvania’, simpática comedia animada, que supuso un relativo éxito de taquilla y que cumplía como entretenimiento, aunque creo que desaprovechaba su atractivo punto de partida. Unos pocos años después, nos llegó la secuela, mucho menos inspirada y totalmente olvidable, siendo para un servidor la peor de la saga. Parecía que la cosa iba a terminar con la tercera entrega, esta vez en un crucero (por intentar innovar que no falte…), y la cosa mejoró ligeramente, aunque seguía siendo un producto intrascendente.

Sinceramente, no sé quién había pedido una cuarta parte, pero aquí la tenemos, estrenada directamente en Amazon después de innumerables retrasos por el maldito coronavirus. Siempre es triste que una película destinada al estreno en salas acabe en una plataforma, pero una vez visto cómo les ha ido a otras cintas animadas en los últimos meses (fracasos absolutos la mayoría), creo que ha sido la mejor idea que podrían haber tenido sus responsables. Y es que parece que los niños (y, por lo tanto, las familias) ya no van al cine (ni los adultos… los adolescentes, quizás), acomodados en el sofá junto a sus padres. Hecha la reflexión, toca empezar a desgranar porqué considero que esta cuarta parte mejora el deplorable resultado de la segunda, pero se queda al descafeinado nivel de la tercera. Vamos allá.

Visualmente la película me ha parecido fascinante, con todas sus letras. Se nota que han pasado los años y la animación ha ido mejorando a pasos agigantados (atención al cabello de los personajes), notándose que los estudios de segunda división se han puesto las pilas, acercándose cada vez más al nivel mostrado por las de primera como Disney o Pixar. Es una pena que hayan escogido el peor momento para ponerse competitivos, justo cuando el cine de animación está generando tan poco interés, al menos en las salas. El caso es que nada se le puede reprochar al apartado técnico, siendo una maravilla y el mejor de la saga con diferencia. Por ahí bien.

El problema está en el guion, con un interesante (aunque manido) punto de partida como el del intercambio (en este caso transformación de monstruo a humano y viceversa), pero que se desaprovecha en una cinta demasiado breve como para que saboreemos la aventura. Sí, adoro las películas cortas, y cuando he visto que ésta duraba apenas ochenta minutos, se ha dibujado una sonrisa en mi cara (tengo muchas cosas que hacer…), pero una vez aparecen los títulos de crédito, me he dado cuenta de que la historia se pasa como un suspiro, sin que nos podamos implicar con los personajes (lo sé, ya los conocemos, pero les falta desarrollo) o disfrutar de la experiencia, como si faltasen escenas. Un visto y no visto y un desenlace bastante decepcionante.

Da qué pensar, porque los primeros veinte minutos atrapan, y parecía que la cosa iba a ir hacia arriba, pero en cuanto pisan cierto destino, la cinta se desinfla, siendo una propuesta insustancial al nivel de las anteriores entregas. Creo que no se han esforzado lo suficiente en ese apartado, y de ahí que estemos ante una propuesta animada que se deja ver y cumple como entretenimiento (en especial para los más pequeños, que algo me dice que se lo pasarán bomba), pero que jamás quiere ir más allá. Una entrega más y un final conformista. Eso es la cuarta parte, aunque se agradece que no sea tan floja como la segunda.

Por cierto, antes de finalizar me gustaría destacar la increíble ausencia de Adam Sandler (y Kevin James) como doblador de la versión original, y más cuando el personaje principal y el humor se hicieron a su medida desde la primera parte. No sé qué habrá sucedido, pero lo dejo como detalle curioso. Para los que veis la película doblada al español (de España), podéis respirar tranquilos, vuelven los de siempre, para bien o para mal (que cada uno decida).

En conclusión, una cuarta parte que cumple como cinta de animación para pasar el rato, pero fracasa como gran cierre. No creo que esta saga sea recordada con especial cariño con el paso de los años, y si se la recuerda, será para verla como el quiero y no puedo que siempre fue. Y eso es todo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: