Hierve – Boiling Point – Crítica – Una intensa propuesta que plasma de forma sensacional el horror de los negocios gastronómicos

No tenía ni idea de la existencia de esta producción inglesa, la cual ha aterrizado por sorpresa ante nosotros, y de la que se está hablando maravillas. La premisa es bastante interesante, presentando un restaurante en plena Nochebuena, y cómo el estrés afecta a las vidas de sus empleados. También ha sido muy comentado el recurso del plano secuencia, pero mejor no adelantar acontecimientos, simplemente confirmando que estamos ante una fascinante propuesta, efectiva como ella sola, y que plasma de forma tan realista como terrorífica lo que supone tener un restaurante. Vamos, que lo de ‘Pesadilla en la cocina’ no era ficción…

La dirección es ejemplar, con un plano secuencia de hora y media que deja sin respiración y nos introduce en la trama desde el minuto uno. Es posible que el director haya usado algunas filigranas y recursos para que no notemos los más que posibles cortes de edición, pero sea cual sea el caso, estamos ante un trabajo tan asombroso como intachable, no dejando indiferente. Sólo por este apartado, la película ya merece la pena, con una hora y media que se pasa como un suspiro, manteniéndote en constante tensión (hay situaciones que cabrean) y no soltándote hasta los créditos finales. Cine realizado en un solo espacio (adoro este subgénero, tan en auge en los últimos años) y que vuelve a confirmar que se puede hacer mucho con muy poco. Qué aprendan otros.

Respecto al guion, la idea surge de un corto escrito y dirigido por el mismo responsable del film, ampliando los veinte minutos del mismo a una hora y media. No he tenido el placer de ver dicho corto (me acabo de enterar de su existencia al momento de hacer esta crítica), pero les ha salido redonda la jugada de hacer un film más extenso, ya que nada sobra en una historia con unos diálogos y personajes que no dejan indiferente. Todos tienen algo que decir, desde el estresado chef, hasta los empleados que deben lidiar con las quejas de los desconsiderados clientes.

Se han hecho muchos experimentos similares a lo largo de los años, pero el hecho de probarlo con un restaurante me parece tan ingenioso como acertado, entendiendo el entusiasmo generalizado. Y es que pocas veces (por no decir ninguna) se ha retratado de forma tan realista el día a día de un negocio gastronómico. Es como si se hubiese colado una cámara en un restaurante, y estuviésemos asistiendo a todo de primera mano, siendo una pesadilla de la que somos partícipes y no podemos huir. Y no me preguntéis el género, porque todavía no tengo claro lo que he visto. ¿Un thriller? ¿Un drama? ¿Una cinta de terror? Me quedo con una sabia combinación de todos ellos.

Es una lástima que haya un par de salvedades que impidan al conjunto alcanzar la excelencia, pero no tengo ninguna duda de que es un film que merece el estatus de culto, por lo que ha logrado con tan pocos recursos, aunque no se puede negar que el espléndido reparto ayuda, empezando por un magistral Stephen Graham.

Que Graham es un actor inmenso ya lo teníamos bastante claro (al menos en mi caso), volviendo a demostrar el excelente intérprete que es, con un personaje nada sencillo y repleto de matices. Graham lo dice todo con una mirada, explotando en los minutos finales, y con la que seguramente sea una de las mejores interpretaciones del año (2021, que es cuando se ha estrenado el film). He leído que carga con el peso de la película, y en eso no estoy de acuerdo, ya que hablamos de un reparto coral, donde todos brillan y tienen minutos para su lucimiento, destacando a un maquiavélico Jason Flemyng o una visceral y entregada Vinette Robinson, entre otros. Un elenco de diez.

Y llegados a este punto, me limitaré a concluir afirmando que estamos ante una cinta en la que todo funciona, desde la impresionante labor tras las cámaras (de verdad, fascinante), hasta el magnífico reparto, sin olvidar la apasionante y tensa historia, plasmando de forma hipnótica (y a ratos terrorífica) el día a día de un restaurante y sus empleados. Dos cosas tengo claras. Una, que estamos ante una de las mejores películas de 2021, pero de lejos. Y dos, pero no menos importante, que no voy a abrir un restaurante en mi vida. No os la perdáis.

Crítica en vídeo:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: