Historias para no dormir (2021) – Serie – Un regreso descafeinado y carente de terror

Historias para no dormir (2021) supone el regreso al formato televisivo (aunque de estreno en Amazon) de la mítica serie creada por Narciso Ibáñez Serrador. Hace unos años hubo otro intento con Películas para no dormir, irregular propuesta en la que destacaban las cintas de Álex de la Iglesia y Paco Plaza, pero no así las otras dos, como la de Ibáñez Serrador, demasiado soporífera para mí gusto. Han tardado demasiado en volver a probar, pero aquí estamos, con esta cacareada serie, un reparto de lujo y unos sensacionales maestros de ceremonia. Lamentablemente, estamos ante una serie tan fallida como descafeinada, la cual fracasa a la hora de abordar el terror, y que vuelve a ser otro ejemplo claro de ‘mucho ruido y pocas nueces’. Hablamos de cuatro episodios independientes unos de otros, por lo que, para poder valorar lo que ha fallado en la serie, lo mejor es analizar cada episodio de forma individual.

El doble

Rodrigo Sorogoyen, responsable de las magníficas ‘Que Dios nos perdone’, ‘El Reino’ o la serie Antidisturbios, se encarga de la dirección, y la verdad es que este capítulo no está a la altura de sus anteriores trabajos, hasta el punto de que es la peor entrega de los cuatro episodios que conforman esta nueva temporada.

Nos encontramos con una fantasía distópica demasiado extraña y pretenciosa (seguramente haría las delicias del festival de Sitges…), sin ni un instante de puro terror en su exagerada hora de duración, y que se cree mejor de lo que realmente es. Una aburrida propuesta de ciencia ficción en la que solamente destaca la actuación de sus dos protagonistas.

Jamás entenderé como es posible que hayan escogido la peor historia para capitanear la serie, estando seguro de que este terrible episodio ha alejado a algunos espectadores. Y es que deberían haber apostado por Freddy para comenzar esta nueva aventura de ‘terror’.

Freddy

Estamos ante el único capítulo que se puede considerar del género del terror (de ahí mi comentario de comenzar la serie con él mismo), aunque esté lejos de la genialidad de Paco Plaza. Nada que objetar con su labor tras las cámaras, pero me dices que el director ha sido Álex de la Iglesia, y me lo creo. Pero el principal problema es el guion, con una trama de muñecos poseídos ya vista y que no ofrece nada nuevo.

De nuevo, lo mejor es el reparto, con un estupendo Miki Esparbé (atención a este actor, porque últimamente está ofreciendo papeles memorables) o un camaleónico Carlos Santos (otro que tal baila). Fuera de eso, un episodio muy decepcionante (que no mediocre), y más con la premisa de la que partía.

El asfalto

Lo mejor que se puede decir de este episodio, aparte de que Dani Rovira ofrece una actuación convincente, es que dura menos de cuarenta minutos. Estamos ante una tomadura de pelo (los ridículos diálogos no ayudan a pensar lo contrario), que juega a ser una comedia con mensaje y que no te crees (y no me refiero a la premisa). No es tan inteligente como se cree, con una crítica social demasiado evidente, y que te deja igual que estabas.

Por supuesto, los mismos de siempre dirán que es una obra magistral y repleta de matices. Pues para ellos, porque a mí me ha dejado totalmente indiferente este despropósito que, una vez mas, tampoco da miedo. Ni risa. Ni nada.

La broma

El inclasificable (e irregular) Rodrigo Cortés ofrece el mejor capítulo de la antología, a pesar de ser un thriller que ya hemos visto todos y que se queda en correcto sin mas. Cortés dirige con mano firme (atención al momento de las vías del tren) un episodio en el que vuelve a destacar el reparto, todos ellos maravillosos, y con un impecable Eduard Fernández, volviendo a dejar claro que es uno de los mejores actores de España. Eso es todo.

Y hasta aquí los cuatro episodios, con uno interesante (pero carente de originalidad), otro fallido (aunque se agradecen las intenciones y algunos momentos), y dos que son una absoluta pérdida de tiempo. No salen las cuentas, la verdad, en unos capítulos que no dejan de ser remakes de otros de Serrador, con un tono más actualizado y acorde a los tiempos que corren. No sé hasta que punto ha sido buena idea, pero yo hubiese apostado por episodios completamente originales, como sucedió con las películas de hace una década, mucho más logradas que los capítulos que nos ocupan.

Un regreso fallido, que no está a la altura de lo prometido, y que defraudará a los amantes del género, porque, con la excepción del episodio de Plaza, el terror brilla por su ausencia. De hecho, han pasado unas semanas, y ya nadie habla de esta nueva antología, confirmándose el desastre. Una lástima, porque los directores y el reparto merecían más, siendo estos últimos lo mejor y único destacable de una de las producciones más decepcionantes del año. No sé si habrán nuevas historias (visto lo visto, no lo veo aconsejable), pero si éstas no te dejan dormir, es porque te preguntas qué ha podido salir mal. Otra vez será… o no.

Crítica en vídeo:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: