Bright: Alma de samurái (Samurai Soul) – Película Netflix – Una interesante precuela animada que se distancia de la película original

Hace unos años se estrenó en Netflix, Bright, cinta con Will Smith que combinaba acción, fantasía y denuncia social, si es que eso tiene algún sentido. El caso es que acabó siendo una de las producciones de la plataforma más exitosas (me temo que más por la presencia del actor, que no por los resultados obtenidos), a pesar de que no pasaba de ser un entretenimiento para pasar el rato y poco más. Es obvio que todos la habíamos olvidado, pero aquí está Netflix para recordárnosla con una precuela animada que dudo que nadie pidiese, ni siquiera los propios responsables. Pero mejor dejar los prejuicios a un lado, porque la verdad es que estamos ante una cinta que, al igual que su antecesora, también entretiene, pero que la supera al dejar más satisfecho al final del visionado.

La animación es estupenda, con una técnica fascinante (combinando 2D y 3D, algo que últimamente está muy de moda) y unos combates increíbles y que quitan el hipo. La verdad es que es un gran trabajo por parte del director, y sólo hay que fijarse en los planos utilizados para darse cuenta de ello. El mejor apartado de la propuesta, pero de lejos, aunque también conviene destacar la correcta banda sonora.

No nos vamos a engañar, la historia que nos ocupa es más simple que el mecanismo de un chupete, repitiendo lugares comunes y presentando la típica historia en la que dos guerreros se ven obligados a entenderse para proteger a una niña especial. Sí, lo sé, esto lo hemos visto todos, pero oye, funciona en sus ajustados ochenta minutos, siendo una aventura que se deja ver y con unos personajes carismáticos, especialmente el orco protagonista, al que considero que dedican menos minutos de los deseados, ya que es el mejor con diferencia.

Es curioso que la precuela se distancie tanto de la obra original, hasta el punto de que las similitudes son escasas, respetando solamente la mitología principal, y renunciando al componente racial que tanto se había destacado en la cinta con Smith, y que aquí se menciona de pasada. Supongo que en esta ocasión estarán más preocupados en la fantasía, pero no se puede obviar el hecho de que esta precuela tiene identidad propia y no depende de la primera película, pudiéndose disfrutar de forma individual, lo que no deja de ser un acierto de cara a los despistados que no hayan visto la película de 2017.

Tampoco digo que esta precuela sea ninguna maravilla, ya que seguramente sufra el mismo destino que el anterior film, pero se agradecen este tipo de producciones, siendo una de las propuestas más estimables de la plataforma en este año. Lo sé, tampoco es decir demasiado, pero dudo que nadie esperase nada de esta película, y al final ha resultado ser una pequeña sorpresa, tan recomendable para los fans del anime como para los que tengan curiosidad en la historia. Conforme.

P.D: Por cierto, Bright 2 está en camino (lo que da más sentido a la existencia de esta precuela). Y sí, aunque nadie la haya pedido.

Crítica en vídeo:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: