El estornino (The Starling) – Película Netflix – Una inofensiva tragicomedia injustamente masacrada por la crítica

Mucho se ha dicho de El estornino, nuevo estreno de Netflix, y no encontraréis ni una sola palabra positiva. Y es que la crítica se ha ensañado con esta tragicomedia protagonizada por la siempre estupenda Melissa McCarthy, hasta el punto de considerarlo uno de los peores films del año, que se dice pronto. Ha sido la presencia de la actriz (una de mis favoritas) lo que me ha empujado a ver esta propuesta, a pesar de las nefastas reseñas, las cuales se han cebado diciendo que estamos ante un melodrama de estar por casa, ofensivo y nada sutil. Palabras mayores…

Puedo entender ciertas opiniones, ya que es un telefilm que habremos olvido mañana, eso es cierto, pero tampoco creo que sea el desastre que se está diciendo de ella, más bien una inofensiva y simpática película, con un reparto de lujo y que hace lo que puede por contentar al espectador. Oye, por lo menos no aburre y se pasa como un suspiro, y eso ya es un logro para mí, pareciéndome desproporcionada la rabia que han procesado los críticos profesionales. Pero mejor vayamos por partes.

Poco se puede destacar de la dirección, bastante acorde con la historia que se nos presenta, es decir, una trama algo simplista y que recuerda a los dramas de las tardes de la sobremesa, algo que ya se intuye si se investiga lo más mínimo. Al menos no tenemos que soportar al marido de McCarthy, Ben Falcone, tras las cámaras y en el guion, siendo responsable de algunos de las peores películas de su esposa (las espantosas Patrulla Trueno y Superintelligence). Estoy seguro que si hubiese metido mano en esta producción, sería mucho peor. Pero esa es otra historia.

A pesar de la simpleza del film, se plantean ideas interesantes, como que el hecho de que sea el marido, y no ella, el que necesite ayuda, o la figura del veterinario y los diálogos que mantiene con la protagonista. Son pequeños apuntes que me convencen de que no es una mala película (aunque tampoco nada del otro mundo), más bien una cinta cargada de buenas intenciones y con un mensaje bastante positivo, aunque su discurso sea digno de una taza de Mr. Wonderful.

No voy a negar que la película es sensiblera a más no poder, buscando ser forzosamente emotiva a casi cada momento, y la banda sonora y la selección musical son buena prueba de ella. Que sí, que es más ñoña que un episodio de los Ositos Amorosos, pero creo que gran parte del público encontrará una bonita historia que lo mantendrá entretenido en la hora y media que dura el film. Y no todas las producciones pueden decir eso, algunas de ellas mucho más aplaudidas que la que nos ocupa. Y sí, me refiero a los críticos, ávidos de sangre cuando la propuesta no es de su interés ni cubre su particular agenda. Que me entienda quién quiera.

Y bueno, qué decir del reparto, siendo obvio que es lo mejor de la película. Por un lado tenemos a la maravillosa Melissa McCarthy, regalándonos otra gran actuación. No es un papel sencillo, pero la talentosa actriz sale totalmente airosa. Seguramente, sin su presencia la película carecería de tanto interés, así que gracias por estar ahí. Eso sí, por favor, que le den mejores películas (la que nos ocupa no está a su nivel actoral, mal que me pese), que la estamos perdiendo. Chris O’Dowd (uno de los protagonistas de la espléndida serie inglesa The It Crowd) nos ofrece un registro dramático alejado de su vis cómica habitual, siendo una de las sorpresas del film y un total acierto de casting. Se nota la química entre ambos intérpretes.

También tenemos que agradecer la presencia del infravalorado Kevin Kline, uno de los grandes intérpretes de los 90, y al que Hollywood ha dado la espalda de forma más que injusta. Nos tendremos que conformar con verlos en telefilms de Netflix, pero oye, siempre está ahí para desplegar su buen hacer, y esta no es la excepción. Lo de Timothy Olyphant mejor lo dejamos para otro día, porque sus dos escasas apariciones rozan el cameo, estando totalmente desaprovechado, y lo mismo se puede decir de Skyler Gisondo. No negaré que todos los actores están por encima del nivel del film, pero sólo por sus respectivas participaciones, la película merece el visionado.

En conclusión, estamos ante una propuesta que busca emocionar, con una subtrama cómica que no llega a funcionar del todo (la del estornino que da título al film), pero que tiene las suficientes cartas (reparto, diálogos y algún momento) para recomendarla si no se tienen demasiadas exigencias y te apetece ver un drama (con tintes cómicos) sobre la perdida de un ser querido. No se merecía tantos palos, y aquí estoy yo para defenderla como lo que es (no engaña a nadie, eso seguro). Eso no quita que mañana no nos acordemos de ella, pero para pasar la tarde es perfecta. ¿Se le puede pedir más a Netflix a estas alturas del cuento? Ya sabéis la respuesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: