Maixabel – Unos inmensos Blanca Portillo y Luis Tosar en un fascinante drama sobre ETA

Maixabel es la nueva película de Icíar Bollaín, directora de dramas como la controvertida Te doy mis ojos, la aplaudida El Olivo o la reivindicable También la lluvia. En su último film ha decidido apostar por una historia basada en hechos reales, la cual sigue la vida de Maixabel Lasa, víctima de ETA al ser asesinado su marido por la banda terrorista. Diez años después, los verdugos que la dejaron viuda solicitan reunirse con ella. La verdad es que el punto de partida no puede ser más interesante, siendo una atrevida propuesta que toca un tema que todavía sigue escociendo. Y no me extraña.

Las críticas han quedado más que satisfechas, y lo entiendo, ya que estamos ante un solvente y emotivo drama que no deja indiferente, con dos increíbles Blanca Portillo y Luis Tosar (vamos, lo esperado), y que es una respetuosa representación de un terrible conflicto que todavía tiene mucho qué decir en el mundo del cine. Antes de entrar en faena, me parece curioso que Maixabel no haya sido preseleccionada para los Oscar, teniendo en cuenta sus buenos resultados en términos de calidad. Quizás los académicos hayan pensado que el tema no interesa fuera de nuestras fronteras, quién sabe. De todas formas, van a enviar Madres Paralelas, lo nuevo de Almodóvar, por lo que poco importa. Pero la reflexión está ahí.

Que Icíar Bollaín es una estupenda directora no tiene lugar a debate, y este es un ejemplo más, siendo efectiva en el tenso prólogo, cuando se relata el espantoso asesinato, y comedida en los no menos intensos diálogos entre la protagonista y los asesinos de su marido. Son conversaciones de más de cinco minutos en algunos casos, pero no hay lugar para el aburrimiento en ni un solo minuto del metraje. No obstante, estaría faltando a la verdad si no admitiese que el ritmo es lento, aunque jamás provocando el bostezo. Eso sí, dos espectadores abandonaron la sala, por lo que algo me dice que esta cinta no es para todos los públicos.

En cuanto al guion, también cortesía de Bollaín junto a Isa Campo, se agradece que la película se moje y no trate el tema con frialdad y distancia, como suele suceder en la mayoría de los casos. El film tiene un discurso claro, y es de esas propuestas que remueven las entrañas y agitan el corazón, siendo un emotivo drama que invita a la esperanza y la reflexión. No negaré que adoro el cine de evasión como el que más, pero de vez en cuando no están de más cintas como Maixabel, poniendo sobre la mesa un debate que todavía no ha llegado a su fin (ni creo que llegue a corto plazo).

El personaje principal está estupendamente bien construido, pero es la impecable y sobresaliente actuación de Blanca Portillo lo que lo convierte en el corazón de la película. Portillo ofrece una interpretación repleta de matices, siendo tierna y cercana en según que momentos, pero también valiente y decidida cuando la situación lo requiere. Un personaje de esos que se queda contigo y al que Portillo le saca todo el jugo. En este punto os podría decir que el Goya de este año ya tiene nombre y apellidos, pero es obvio que se lo van a dar a Penélope Cruz por la última de Almodóvar (lo sé sin haberla visto). ¿Una injusticia? El tiempo dirá, pero creo que pocas veces ha estado tan justificado un premio. Maravillosa.

Luis Tosar vuelve a dar lo mejor de sí mismo, siendo un auténtico camaleón al que da igual lo que le des, que te lo va a sacar con nota. Aquí hace de secundario de lujo, ya que tiene menos minutos de lo esperado. No es ningún reproche, más bien una aclaración, ya que la auténtica protagonista de esta historia es la que da nombre al film. Atención al cara a cara entre ambos actores, siendo uno de los careos más espectaculares del año. De verdad que no somos conscientes de la suerte que tenemos al contar con intérpretes de esta categoría y talento. No lo somos.

Mención especial a una estupenda María Cerezuela, siendo la gran sorpresa de la película (lo de Portillo y Tosar estaba claro), hasta el punto de mantener el pulso a una actriz como Portillo. Atentos a este fascinante debut, porque aquí sí que creo que el Goya a mejor actriz revelación tiene nombre y apellidos, y si llega a suceder, no podré alegrarme más. Y ya que estamos, tampoco sería justo olvidarse de un más que convincente Urko Olazabal. Todos funcionan en un reparto sensacional que engrandece todavía más el resultado final.

En conclusión, estamos ante un sólido drama, que invita a pensar y que arriesga con una historia nada sencilla. Para un servidor, la mejor película sobre ETA que se ha hecho hasta el momento, y espero que no sea la última, porque todavía queda mucho por contar. Lamentablemente, muchos no la entenderán y seguramente levante ampollas, pero es innegable que deja una reflexión tan necesaria como apasionante (la culpa y el perdón). Y es que quizás ya es hora de cerrar algunas heridas. Repito, algunas. Una de las mejores películas del año.

Crítica en vídeo:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: