Val – Un fascinante y bello documental que aborda la increíble vida del siempre incomprendido Val Kilmer

Val Kilmer forma parte de mi infancia. Y es que, para quién creció en los 90, Kilmer era un icono de la década y un actor que encadenaba cintas de gran presupuesto y que llamaban la atención (de ahí que acabase en las salas de cine viendo sus innumerables proyectos). Que luego acabasen siendo la mayoría absolutos desastres es otra historia. Míticos son sus papeles en Willow, Top Gun, Tombstone o Heat, aunque personalmente me gustaría destacar Batman Forever (por mucho que el propio actor reniegue de ella, a pesar de que le entiendo), Los demonios de la noche (una cinta de aventuras demasiado infravalorada), El Santo o la maravillosa Kiss Kiss Bang Bang, que parecía que iba a ser su resurgir pero que se quedó en un espejismo, encadenando el intérprete subproductos de videoclub en los años venideros.

Desgraciadamente, y justo cuanto tenía un gran proyecto entre manos (como se nos relata en el documental), Kilmer sufrió un cáncer de garganta que le alejó totalmente del mundo del espectáculo, con la excepción de un par de papeles pequeños en algunas cintas, ya que perdió la voz. Hasta ahora, porque Val es un fascinante documental que nos explica la carrera del enigmático actor, en un viaje cargado de nostalgia y melancolía, con momentos muy duros, pero también buenos recuerdos, siendo un documento imprescindible para los fans del actor.

El documental es un conjunto de imágenes de la época (Kilmer se dedicaba a grabarlo casi todo en sus rodajes), entrevistas al actor y un viaje por los lugares más sombríos de la fama, porque estamos ante una experiencia dura, agridulce y que no mira a otro lado a la hora de exponer la crueldad de Hollywood cuando ya no tiene interés en una estrella. No solamente es un documento recomendable si te gusta Kilmer, sino que también es un increíble retrato sobre la cara B de la fama, eso que no te cuentan y que tanto Kilmer como los responsables del documental explican sin tapujos. La duración de la película no sobrepasa las dos horas, siendo un total acierto y no habiendo espacio para el aburrimiento, aunque quizás no entres en la propuesta si no te interesa ni el actor ni el tema que se aborda (el mundo del cine y los pormenores de la fama).

El actor es muy generoso al contarnos su infancia, como el divorcio de sus padres o la prematura pérdida que le dejó marcado de por vida, siendo seguramente lo que perfiló su carácter tan conflictivo y ambiguo. Considero que es un acierto combinar la voz actual del actor con la narración en off de su hijo, siendo un precioso viaje compartido en el que se aprecia que Kilmer, a pesar de sus demonios internos, es un tipo familiar y consciente de sus errores, que no han sido pocos. Todos merecemos una segunda oportunidad, y Kilmer deja el orgullo a un lado, abriéndonos su alma y corazón en una carta de amor llena de generosidad.

Es curioso cómo el documental deja bien claro cuándo se fue al traste la carrera de Kilmer, aunque sólo hay que hacer un breve repaso a su filmografía para darse cuenta, pero no está de más que se aborde ese peliagudo asunto. Que muchos fans se le acerquen para recordarle el personaje que él considera su gran error, no debe ser plato de buen gusto, y estoy seguro de que es algo que le ha perseguido durante demasiados años. Y sí, me refiero a Batman Forever. Kilmer explica de forma clara y precisa el por qué jamás estuvo cómodo en el papel. Un asunto pendiente al que el actor da carpetazo con gran sabiduría.

Por otro lado, se notan las películas de las que está orgulloso el actor (como la entretenida Tombstone, la cual siempre ha sido una de sus mejores interpretaciones, o la mítica Heat), obviando muchas otras o pasando de forma muy superficial (me quedé con ganas de saber más de la injustamente olvidada Los demonios de la noche). Sobra decir que no hay mención alguna a Moscow Zero (de lejos, su peor película), y no me extraña… No obstante, creo que el repaso a su filmografía se queda algo cojo, como si el propio Val Kilmer no estuviese satisfecho del todo con su carrera, cuando ha sido un actor popular y querido, y debería estar contento por ello. No todos pueden decir lo mismo, desde luego.

Me ha fascinado la parte de La isla del Dr. Moreau, con momentos de gran tensión, siendo una lástima que se indique tan poco ella, cuando es obvio que también supuso un antes y un después en la vida del actor (algo me dice que para todos los implicados). Estoy seguro de que su caótico rodaje (seguramente al nivel de la desastrosa película) daría para otro documental, pero algo me dice que nos quedaremos con las ganas. Lástima.

En conclusión, estamos ante un gran documental que hace un fiel retrato de un actor incomprendido que sufrió el desprecio de Hollywood por su actitud conflictiva en los rodajes. Kilmer es consciente de ello y no escurre el bulto, pero creo que perdimos a un gran actor demasiado pronto. Afortunadamente, todavía tenemos a la persona, y no se puede negar que es tan fascinante como único, y este documental es el ejemplo de ello. Recomendable, seas fan o no del actor. Gracias por todo, Val.

Crítica en vídeo:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: