Fondeados – Película Netflix – Una curiosa sátira sobre Internet y las redes sociales que se queda a medio gas

Fondeados es una comedia mexicana de Netflix sobre dos amigos que crean, en una noche loca, una app de éxito que cambiará sus vidas. Lo que viene a continuación será una sátira y burla constante al mundo de las redes sociales, los influencers y el postureo que campa a sus anchas en los tiempos que corren. Precisamente, esto último es lo más destacable de una cinta que no sabe aprovechar del todo su interesante premisa, perdiendo gas a medida que avanza, aunque sin dejar de ser una comedia que se deja ver y que tiene algunos aciertos.

La dirección cumple, con algunos momentos bastante hilarantes (no lo voy a negar, casi todos relacionados con alucinógenos), aunque el ritmo decae en el ecuador de la cinta, perdiendo la efectividad y buen hacer de los primeros compases de la historia. Quizás sea culpa del guionista (que curiosamente también es el director), presentando una historia con potencial para ser un duro y divertido bofetón a un mundo repleto de falsedad y artificialidad, pero que no llega a dar en el clavo, a pesar de sus buenas intenciones. Y es que al film le falta mala baba y más inspiración, centrándose en unos personajes que son menos interesantes que la trama que protagonizan.

El problema es que los dos personajes principales no tienen el suficiente carisma ni atractivo para soportar el peso de la cinta, siendo superados por una retahíla de secundarios a cada cual más desternillante (atención al camello o al jefe de la empresa), y con uno de ellos con mucho más protagonismo que el otro, siendo este último totalmente eclipsado (tampoco ayuda que se pase media película enfadado y sin aportar demasiado), cuando tenía potencial para mucho más (y dejando en el aire detalles que no se atreven a confirmar, y ahí lo dejo).

Son curiosos los roles que les han asignado, rompiendo algunos clichés por el camino (el más comedido y bonachón es el que pierde la cordura ante el éxito, mientras que el más avispado tiene durante toda la película los pies en la tierra), pero sin que nos encariñemos demasiado con ellos, por mucho que su responsable lo intente de forma desesperada. Funcionan como dúo, aunque están separados media película y de forma individual no tienen el mismo impacto. Creo que se podrían haber dibujado mucho mejor sus personalidades, aunque tampoco son unos protagonistas mediocres, pero no se puede obviar la sensación de que podrían haber dado más de sí, en especial teniendo en cuenta los estupendos diálogos con los que nos deleitan en los primeros minutos del film.

Tampoco acaba de funcionar una subtrama con la pareja de uno de los protagonistas, entendiéndose lo que quieren transmitir (un mensaje más que necesario), pero dedicando demasiados minutos a la misma. Y es que la película no se conforma con lo que tiene, queriendo abarcar demasiados asuntos, aunque tampoco hay demasiada queja, al tener una duración de una ajustada hora y media, lo esperado y deseado en este tipo de producciones. En cuanto a la crítica social, la película no llega a ir más allá, con unos mensajes que funcionan y son de agradecer, pero sin cargar demasiado las tintas.

No obstante, es digno de aplauso que haya producciones tan valientes que no teman lanzar críticas (y dardos envenenados) a un mundo tan manipulado y falso como es el de las redes sociales y sus influencers, siendo una curiosa sátira que no acaba de cuajar del todo, desaprovechando la oportunidad de ser algo más de lo que acaba siendo, que no es otra cosa que un entretenimiento para pasar el rato y al que le faltan algunas risas (los gags no llegan a funcionar del todo, y los escatológicos menos).

El reparto se entrega totalmente a la causa, ya sean sus dos actores principales o los secundarios, no chirriando absolutamente nadie en el conjunto (bueno, quizás hay alguna excepción, pero nada demasiado llamativo), y ofreciendo unas interpretaciones convincentes y que defienden con soltura unos personajes nada sencillos y que en otras manos podrían haber caído en el más absoluto de los ridículos. Sin su buen hacer, quizás estaríamos hablando de una película peor.

En conclusión, esperaba una comedia descerebrada y un producto peor de lo que me he acabado encontrando, siendo en realidad una comedia ácida sobre el mundo de las redes sociales, que funciona como divertimento y crítica social, pero que deja la sensación de que no aprovecha todo su potencial, ya sea por unos protagonistas a los que no se les saca todo el jugo, o por una historia que quiere abordar demasiados temas pero no se centra en lo realmente importante. Yo estoy conforme, porque podría haber sido un desastre, siendo finalmente una producción bastante maja y con un acertado mensaje, dejando una sonrisa una vez aparecen los créditos finales. Ni tan mal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: