Viuda Negra – Black Widow – Crítica (Sin Spoilers) – Un thriller de espías convincente pero un film de Marvel menor

Viuda Negra (Black Widow) es un popular personaje de Marvel, haciendo su debut cinematográfico en la infravalorada Iron Man 2 y ganando adeptos a medida que aparecía en más películas del Universo Cinematográfico de Marvel, hasta el punto de que muchos fans pedían una película en solitario de la espía interpretada por Scarlett Johansson. Que nadie se lleve a equívoco. Si Marvel ha accedido por fin a realizar una película del personaje, es por el auge del feminismo en los últimos años y porque tienen muy pocas producciones protagonizadas exclusivamente por mujeres (dos hasta el momento, para ser exactos). Yo soy de esos que tenía ganas de una película de la espía, pero el problema es que llega tarde, cuando ya conocemos el destino del personaje y nos importa menos su aventura en solitario, al menos para un servidor.

A pesar de todo ello, y después de un año de retraso por culpa del dichoso Covid, he abrazado la propuesta sin prejuicios de ningún tipo y con la esperanza de encontrarme con un producto como mínimo entretenido. Pues bien, misión cumplida, pero no se puede obviar la sensación de que, si bien estamos ante un correcto y convincente thriller de espías, también estamos ante un film de Marvel menor, siendo una de las películas del estudio menos logradas. Por supuesto, los críticos profesionales la están encumbrando por encima de cintas muy superiores, pero son los mismos que aseguran que Aves de Presa (Birds of Prey) es la mejor película de superhéroes de la historia (si atendemos a los porcentajes de la nada fiable web Rotten Tomatoes). Y es que una película de estas características siempre va a conllevar polémica, siendo algo bastante absurdo, por lo que intentaré evitarla en la medida de lo posible, pero son tiempos convulsos…

En la dirección tenemos a Cate Shortland, directora sin ningún tipo de experiencia y con una filmografía repleta de dramas independientes. Si alguien le encuentra sentido a su fichaje, que me lo diga. Y es que, tanto Marvel como DC, cometen el mismo error de siempre, que no es otro que contratar a cualquiera con tal de cubrir el cupo, sin hacerse preguntas al respecto. Oye, si quieres colgarte la medallita y contratar a un mujer porque la película está protagonizada por una mujer (todo muy lógico, pero luego no las tienen en cuenta cuando toca rodar cine protagonizado por hombres…), creo que la fascinante Kathryn Bigelow está libre (o en su defecto Patty Jenkins), por si a alguien le interesa, siendo una directora que sí tiene experiencia en el género de la acción, cosa que no se puede decir de Shortland. Se nota que la directora fichada no está a la altura de las circunstancias, con unas coreografías epilépticas y confusas (a años luz de lo visto en la trilogía del Capitán América), unas escenas de acción que jamás atrapan y un abuso de unos efectos visuales bastante mejorables, siendo algo curioso, ya que el film ha costado la friolera de 200 millones de dólares, los cuales no lucen por ningún lado.

Y es que sorprende que maravillas como Capitán América: Soldado de Invierno o Civil War costasen más o menos lo mismo (menos en el caso de la primera, más en el caso de la segunda) y luzcan infinitamente mejor, cuando son películas que ya tienen varios años a sus espaldas. Es por hechos como éste por el que sé que el estudio ha sido conformista, contratando a una directora sin pararse a ver si va a dar la talla. ¿Tanto les costaba buscar más candidatas que estén habituadas a films con estas características? Eso es algo que también le ocurrió a Capitana Marvel (aunque en honor a la verdad, la dirección era compartida con un hombre) o a Birds of Prey (en la que, por cierto, tuvo que venir el director de John Wick a intentar arreglar el desaguisado), dando motivos a los de siempre para encontrar quejas y fallos que no ayudan en nada a que este tipo de proyectos convenzan y cierren bocas. Al final nos tenemos que conformar con una producción que juega a ser un blockbuster veraniego, pero que se queda a medio gas en todo.

Respecto al guion, decepciona que no hayan indagado todavía más en el pasado de la protagonista, presentando una historia con elementos muy interesantes, pero que tampoco tienen el suficiente potencial como para justificar la existencia de este film. Y es que como ya he indicado, llega tarde, siendo una historia que cumple y entretiene, pero que no va más allá, siendo una más. Tampoco entenderé jamás la necesidad de Marvel de que todas sus películas superen las dos horas, siendo una cuestión que no molesta en según qué casos (como los films de Los Vengadores) pero que no funciona en otros, como el caso que nos ocupa, con bajadas de ritmo bastante preocupantes, aunque no se puede negar que el clímax está a la altura, pero jamás llegando al nivel de otras producciones hermanas.

Otro hecho curioso es el problema que tienen sus responsables con las edades, con elecciones de casting bastante inverosímiles y que sacan de la película. No puedo dar más detalles porque sería entrar en spoilers, pero no cuadra que los personajes de Harbour y Weisz sean presentados como padres de las protagonistas, o que éstas pretendan tener edades similares, cuando casi podrían ser madre e hija, por no hablar de otra cosa todavía más chirriante. No es nada que arruine el conjunto, pero creo que son cosas que deberían revisarse, ya que sacan de la historia y le restan verosimilitud.

Por otro lado, se agradecen las pequeñas dosis de humor, con unas bromas que estoy seguro de que no todos los espectadores podrán digerir (he escuchado muy pocas risas en la sala, por no decir ninguna…), pero yo prefiero que un film de Marvel apueste por ese recurso, ya que tomarse demasiado en serio a sí mismo no me hubiese parecido lo acertado, por mucho que lo turbio del personaje invite a ello. No obstante, la película navega por lugares comunes, siendo más predecible de lo que pretende y sonando a ya visto, aunque no se puede negar que como film de espías funciona, con ecos de otras populares franquicias, con James Bond como gran referente. Y aviso, como cabría esperar la cinta tiene un potente mensaje feminista (toda película protagonizada por una mujer tiene que tenerlo, o al menos es lo que se vende), pero no está nada forzado (como en otras producciones… sí, como Bird of Prey), siendo otro acierto a destacar.

Y llegamos al mejor apartado de la propuesta, que no es otro que el reparto. Dejarlo claro desde ya: sin este elenco actoral, la película no sería lo mismo, siendo muy inteligente por parte del estudio apostar por semejantes intérpretes (quizás hayan gastado el presupuesto en esto). Scarlett Johansson vuelve a ofrecer otra convincente interpretación, seguramente la mejor hasta el momento como Natasha Romanoff, repleta de matices y con una carga emocional muy intensa. Es una lástima que sea la despedida del personaje, justo cuando está en su mejor momento. Y para redondearlo todo, tenemos de secundarios de lujo a los siempre fabulosos Rachel Weisz (se agradece verla de vez en cuando en producciones con el único objetivo de entretener), Florence Pugh (volviendo a confirmar que es una de las actrices del momento) o David Harbour (éste como un impagable alivio cómico que mejora el film hasta límites insospechados), siendo estos dos últimos los mejores del reparto y mereciendo sus propias series o películas.

Por cierto, para los despistados: hay una escena post-créditos (repito, una) que, para un servidor, no tiene demasiada lógica y no está a la altura (seguramente para ser acorde respecto al resultado de la propia película…), pero presenta el futuro por el que irá Marvel respecto a algunos de sus personajes. Y hasta aquí puedo leer. Por último, destacar la estupenda banda sonora, con ecos de la madre Rusia, en lo que sólo se puede definir como un trabajo más que competente y acorde a lo que se expone en el film. Quizás no sea de los mejores trabajos de la casa (hay composiciones demasiado brillantes), pero nada se le puede reprochar a las partituras que suenan en este film de espías.

Dicho esto, de verdad, ojalá Viuda Negra hubiese sido un gran film de Marvel, porque el personaje lo merecía, pero se nota que el estudio no pone el mismo esfuerzo y cariño en producciones en las que no está tan interesado y que acaban siendo puro trámite, con tal de contentar a ciertos sectores críticos (aparte de algunos fans), como es el caso de Capitana Marvel o la que nos ocupa, ambas hechas con prisas y metidas con calzador en la cronología de una saga que comenzó en 2008. Ha tenido tiempo de sobra para hacer las cosas bien, pero ni por esas. Cabe preguntarse porqué no ponen más esmero, con tal de ofrecer producciones que no inviten a la crítica de los de siempre y que dejen mejor sabor de boca, cosa que sí ocurre cuando hablamos de otros films del estudio. Y con esta reflexión finalizo mi reseña de una película que debería haberse estrenado justo después de Civil War (el resultado sería mejor), pero Marvel ha sido perezosa y se ha dormido, dando lo que el público demandaba demasiado tarde. En conclusión, un thriller de espías entretenido, correcto y convincente, pero que ha acabado siendo uno de los films del estudio menos inspirados. Natasha merecía más. Hasta siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: