Resident Evil: Oscuridad infinita – Biohazard Infinite Darkness – Serie Netflix – Una insustancial propuesta que no aporta nada a la popular saga de videojuegos

A pesar de que me gusta la saga de videojuegos Resident Evil (Biohazard en Japón, su país de origen), no tenía muchas esperanzas de que la nueva serie basada en el videojuego fuese a ser un entretenimiento digno, entre otras cosas porque las anteriores producciones animadas ya las hemos olvidado todos (eran insípidas a más no poder), o porque es un producto de Netflix, plataforma que está de capa caída y que no suele acertar últimamente. Dejando a un lado estos factores, he intentado involucrarme en lo que nos presentaban los responsables de Oscuridad infinita. Repito, he intentado, porque no ha habido forma. Y es que nos encontramos ante otro producto vacío y sin sustancia, que no aporta nada a la saga, y que se vuelve a quedar en tierra de nadie. Lo esperado, vaya.

La verdad es que no tengo nada que objetarle a la animación, ya que sin ser perfecta, cumple en los momentos de acción (ojo al momento submarino) y tiene un diseño de personajes bastante logrado (la criatura), aunque se nota más esmero en los protagonistas que en los secundarios. Tampoco negaré que hay poca distancia respecto a la cinemática de un videojuego (nada reprochable, ya que en los últimos tiempos son fascinantes), pero se nota un esfuerzo por ofrecer un producto de calidad, al menos en los aspectos técnicos. Llega a estrenarse hace años, y quizás habría hecho más ruido en este aspecto, pero llega tarde, ya que la animación evoluciona año tras año a pasos agigantados. Pero oye, yo he quedado satisfecho… con este punto.

Lamentablemente no se puede decir lo mismo del guion, siendo una película dividida en cuatro episodios para (intentar) saciar la ambición de la plataforma (ávida de tener muchos productos en su catálogo, y si están troceados, mejor que mejor), ya que no es la primera vez que pone en práctica esta estrategia. La verdad es que me parece un movimiento incomprensible, ya que una serie aleja todavía más al público potencial (el tiempo es oro), además de verse obligados a presentar finales que enganchen de cara al siguiente capítulo, en un pastiche que habría quedado mucho mejor como película de hora y media, que es lo que acaba durando si sumas todas las partes.

Por otro lado, no creo que los fans de los personajes del videojuego queden demasiado satisfechos, ya que Leon y Claire (en especial esta última) son secundarios en su propia historia, preocupándose sus guionistas mucho más por unos secundarios que nos dan exactamente igual, en una trama menos trascendental y profunda de lo que los guionistas se creen. ¿De verdad son necesarias conspiraciones políticas, dramas bélicos y giros argumentales que se ven venir de lejos? No quiero quedar como el descerebrado de turno, pero si te apuntas a un producto que lleva por título Resident Evil, esperas un mínimo de acción y casquería, y aquí no hay ni lo uno ni lo otro, con unos zombis que casi brillan por su ausencia, aunque cueste creerlo.

Y es que lo que funciona en el videojuego no tiene porque hacerlo en una película… perdón, serie de cuatro episodios de veinte minutos cada uno (que ya me dirás…), fracasando a la hora de ofrecer una historia a la altura de las circunstancias, y aburriendo al personal con una propuesta que no va a ningún lado y se queda en tierra de nadie, con unos personajes sin garra (y me refiero también a Leon y Claire, totalmente desaprovechados) en un conjunto que se olvida de algo clave en este tipo de propuestas: entretener. Sí, sus responsables introducen pequeñas dosis de acción en cada episodio con la intención de contentar a los fans, por si pican, pero ya os digo yo que llegaréis al desenlace con el mismo entusiasmo con el que habéis finalizado el primer episodio, o incluso menos.

En conclusión, nada hace destacar a una producción que se olvida tan rápido como se consume (como con las anteriores producciones animadas, qué casualidad…) y que lo único que consigue es restar valor a una marca que debería centrarse únicamente en el mundo de los videojuegos, y más viendo los futuros proyectos que se avecinan, algunos cortesía de la polémica plataforma. Algo me dice que Oscuridad infinita es el preámbulo de algo peor. Al tiempo. Hacedme caso, si os gusta Resident Evil, lo mejor es que le deis al play… pero de un mando de consola (o de ordenador), ya que nada se os ha perdido en un producto que lo único que hará es robaros hora y media de vuestro tiempo. Diría aquello de “otra vez será”, pero es que Resident Evil está maldita en lo que respecta a sus adaptaciones, y Oscuridad infinita es un nuevo ejemplo de ello. Prescindible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: