Estados Unidos: El peliculón – America: The Motion Picture – Película Netflix – Un hilarante y gamberro film de animación que se queda a medio gas

Desde que supe de la existencia de Estados Unidos: El peliculón (America: The Motion Picture), me apunté a la fiesta sin dudarlo. Y es que el tráiler nos prometía un film de animación desvergonzado y políticamente incorrecto (lo que es música celestial para mis oídos, y más en los tiempos que corren), cortesía de Netflix (que tiene muchas cosas reprochables, pero al menos suele arriesgar con este tipo de producciones). Pues bien, la película ya ha aterrizado en la plataforma con críticas muy poco entusiastas y sin hacer todo el ruido que sí habría hecho de haberse estrenado hace veinte años (la promoción, una de esas cosas reprochables a la plataforma).

Y es que la cinta llega tarde, cuando prácticamente está todo el pescado vendido, siendo una sátira cargada de buenas intenciones y mala leche, pero que pone el freno en demasiadas ocasiones y da concesiones en otras (es obvio a qué me refiero…), adaptándose a los (insufribles) tiempos que corren. Creo que en ese punto han sido poco valientes, notándose que quieren contentar a todo tipo de público (bueno, menos a los ingleses, que no salen nada bien parados), quizás con temor a que les cancelen o la gente rechace el producto. Es una lástima esa cobardía a la hora de afrontar el proyecto, porque lo que podría haber sido una alocada y desfasada fiesta, acaba convirtiéndose en una película que está bien y entretiene, pero que fracasa a la hora de intentar hacer reír a los espectadores. Sí, su humor es hilarante y jamás se toma en serio a sí mismo (lo que también es de agradecer), pero no despierta la carcajada, y ese es su talón de Aquiles.

La animación es estupenda (se nota que son los mismos responsables de Archer), con un estilo que quizás se pueda calificar de sencillo, pero que a mí me ha evocado al cómic y los fabulosos años 90, siendo el mejor apartado de la cinta. Lamentablemente, el guion no está tan inspirado, a pesar de unos personajes que funcionan y un clímax a la altura de las circunstancias, en una aventura con constantes guiños, algunos evidentes (Star Wars o Avengers: Endgame), otros no tanto (Operación Swordfish o Reservoir Dogs), aunque esto último dependiendo de si el público está atento y ha visto los citados films.

El problema es que no todas las bromas dan en la diana, provocando sonrisas, pero no carcajadas, cuando ese debería ser el objetivo número uno en un film de estas características. Por otro lado, se agradece el ritmo endiablado de la cinta, aunque suceden tantas cosas que acaba saturando, en una duración de hora y media que quizás peque de excesiva, pareciendo una película mucho más larga de lo que realmente es, o al menos a mí me ha dado esa sensación. Creo que se tendrían que haber recortado ciertos momentos, siendo algo que los mismos responsables comentan de forma descarada.

Para finalizar este apartado, se nota que sus responsables quieren ser transgresores y políticamente incorrectos, pero South Park llegó hace décadas (además de otros conocidos ejemplos), siendo aquélla una serie que jamás se contuvo a la hora de expresar su humor ácido, cosa que sí sucede en el film que nos ocupa, lanzando algunos dardos y críticas acertados (ojo al mensaje final), pero no siendo el desfase que se nos había prometido, preocupándose demasiado de no molestar a según qué sectores y movimientos. Lo siento, pero no.

Dicho esto, estamos ante una producción que se deja ver y que seguramente merezca la pena por su estupenda animación, sus buenas intenciones y algunos momentos, pero que se queda a medio gas al estar atada de pies y manos por los tiempos actuales, donde la cancelación y la corrección política están a la orden del día. Eso sí, para joderse de los ingleses no han tenido miramiento alguno, y oiga, me parece fabuloso (y no sabéis hasta qué punto, siendo uno de los aspectos más acertados del film), pero que esa valentía se aprecie en el resto de elementos. Otra vez será, pero de haberse estrenado esta cinta hace veinte años, estaríamos hablando de una producción mucho más gamberra y salvaje, estoy seguro. Maldita corrección política…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: