Record of Ragnarok – Serie Netflix – Un entretenido pero insustancial anime que tarda demasiado en dar lo que promete

Hay veces que, sin ser plenamente conscientes de ello, nos vemos atraídos por producciones que sabemos que conllevan una serie de riesgos, pero aun así nos embarcamos en la aventura. Record of Ragnarok es otro ejemplo más, ofreciendo una premisa tan peculiar como interesante, ya que dioses y humanos se enfrentarán en un coliseo para decidir el destino de la humanidad. Por supuesto, entre los dioses y los humanos hay rostros conocidos (al menos para quienes tengan unas pocas nociones de historia), por lo que el espectáculo está servido.

La verdad es que no sabía absolutamente nada de la serie, únicamente que es el nuevo anime de Netflix, lo que nunca presagia nada bueno, pero los prejuicios mejor dejarlos a un lado. Mi desconocimiento sobre la serie es tal que desconocía su impacto y fama entre los aficionados al manga, siendo ésta la adaptación del mismo, por lo que las expectativas eran bastantes para dichos seguidores. Y bueno, por lo que he leído, muy contentos no han quedado, especialmente por la parte técnica, pero mejor ir por partes.

Se ha tildado la animación como un apartado mediocre y, aunque creo que es un término algo exagerado, no se puede negar que dicho elemento es el menos inspirado de la serie, con un diseño de personajes que destaca (algunos dioses o la valquiria protagonista) o causa indiferencia (la mayoría de secundarios) dependiendo de los caprichos de sus responsables, siendo todavía más patente cuando se enfoca al público de las gradas, con un trabajo perezoso (ojo a los recursos utilizados…) y que resta puntos al conjunto final. Se nota que la popular plataforma no ha sido demasiado generosa en este aspecto, y es una lástima, porque una serie de estas características (hablamos de combates épicos entre dioses y guerreros) merecía un trato mejor, siendo una animación que quizás en los 90 habría tenido un pase, pero que hoy en día es inevitable que haga arquear la ceja, y los fans se han dado cuenta.

Tampoco ayuda que el primer combate sea tan descafeinado y aburrido, desaprovechando totalmente a los personajes que lo protagonizan. Cuando finaliza se indica que han sido quince minutos de la serie, pero en realidad necesitan una hora para mostrarte un combate que jamás va más allá y que se enreda innecesariamente, provocando el hastío más absoluto. He visto palomas pelearse por un trozo de pan con más brío que estos dos. Y es que ni siquiera los flashbacks de los personajes funcionan (uno con ecos de la muy superior Ataque a los Titanes), ralentizando el ritmo de la historia y haciendo que cueste continuar.

Y es que ese es el gran error de la serie, mostrar el duelo más insípido y decepcionante en los primeros capítulos, no ofreciendo lo que se ha prometido, que no es otra cosa que combates épicos entre auténticas bestias. No esperéis encontrar nada de eso en la serie, ya que en ese aspecto la propuesta es totalmente fallida. Afortunadamente, los otros dos combates de la primera temporada sí están a la altura de las circunstancias, con dos duelos que cumplen las expectativas y que son emocionantes. ¿Tanto costaba? Las diferencias son obvias, ya que en el primer enfrentamiento apenas hacen nada, siendo un quiero y no puedo que provoca reparos a la hora de seguir esta hilarante aventura, mientras que los otros sí captan nuestra atención, aunque sólo sea por el carisma de los personajes (en especial los humanos).

Por supuesto, estamos en una primera temporada, ya que son trece enfrentamientos y sólo hemos asistido a tres, por lo que tenemos serie para rato, pero cabe preguntarse, ¿merece la pena? No voy a negar que el episodio final deja con ganas de más y cumple su cometido de que nos interesemos por la segunda entrega, pero es obvio que Netflix ha orquestado sus planes de la forma más codiciosa posible (como de costumbre…), ofreciendo tandas de doce episodios para cada temporada, lo que seguramente acabe saturando a los que no sean acérrimos a la propuesta. A mí me ha costado acabarla, sobre todo por los fallidos primeros capítulos, aunque tampoco se puede obviar el hecho de que no hacían falta doce episodios de veinte minutos para esto, cuando se podría haber contado lo mismo en ocho episodios, siendo generosos. Demasiados personajes y subtramas, en un cóctel que sólo se puede calificar de caótico.

En conclusión, estamos ante un anime que cumple su cometido de entretener, pero que tarda demasiado en arrancar, con unos primeros capítulos que seguramente hagan que muchos pierdan el interés en la propuesta demasiado pronto, siendo un error haber empezado de forma tan tibia, poniendo la carne en el asador demasiado tarde. La verdad es que cuesta recomendar un producto semejante cuando hay animes infinitamente superiores a la vuelta de la esquina, siendo el que nos ocupa un divertimento que se deja ver, pero que nunca va más allá, estando por debajo de la media. Vosotros mismos, pero creo que se podían haber hecho mucho mejor las cosas, ya sea por su pobre animación o simplemente con una historia que no ofrece ningún elemento lo suficientemente potente como para amar la serie, cosa que sí consiguen otras producciones con menos esfuerzo. Veremos si la cosa mejora…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: