Frito, fresco y crujiente (Fresh, Fried and Crispy) – Serie Netflix – Una propuesta que no engaña a nadie y da exactamente lo que promete

Frito, fresco y crujiente es la nueva producción gastronómica de Netflix, y la verdad es que el título no engaña a nadie. En efecto, el programa consiste en ver a su protagonista, Daym Drops (youtuber reconvertido en crítico culinario de comida rápida…), engullir variopintos y grasientos platos alrededor de Estados Unidos, todos ellos rebozados y fritos en abundante aceite. Sería como una especie del mítico Crónicas carnívoras (Man vs. Food), pero cambiando ciertos elementos, como la parte final en la que el presentador tenía que superar el reto, siendo personalmente la que menos me gustaba. El resto es bastante similar, con el añadido de que Drops juega su papel de crítico culinario, eligiendo entre el mejor restaurante de los que ha visitado durante el capítulo, algo que también me parece prescindible.

Tampoco es que hayan sido demasiado originales, pero oye, hablamos de episodios de veinte minutos que se pasan como un suspiro, presentando una serie de platos peculiares y apetitosos, con un protagonista con carisma y que sabe exactamente el producto en el que está, aunque no es oro todo lo que reluce. Y es que no es agradable verle elogiar al cocinero para después hablar a cámara mientras se marcha y reconocer que no era para tanto, siendo un acto de falsedad que le resta puntos como guía gastronómico.

Por otro lado, también muestra una actitud ciertamente altiva en no pocos momentos, jugando el rol de crítico exigente y nada conformista. Todos conocemos el cliché del crítico gruñón y chulesco, lo pillamos, pero no es necesario interpretarlo a la perfección, porque al final caes mal a los espectadores. Afortunadamente, no siempre es así, pero saca bastante de la producción el hecho de que no se mantenga un respeto a los artistas (porque lo son, con todas sus letras) detrás de los platos presentados. También sorprende el rechazo que tiene el bueno de Drops por las verduras. Vale, eres crítico gastronómico de comida rápida (me sigue costando creer que exista algo así…), y no te tiene que gustar todo, pero chirría este punto, porque no deja de ser un crítico culinario. Supongo que allí es más famoso y se lo consienten todo, pero le resta puntos de credibilidad como profesional de este mundo (y ser youtuber tampoco es aval de nada).

Dicho esto, no se puede negar que Drops es uno de los aciertos de la serie, aprovechando la oportunidad y haciendo suyo un programa que tiene ecos de estimables propuestas como Crónicas carnívoras, siendo una buena alternativa o complemento del mismo, ya que los valores de producción están muy cuidados, con una labor tras las cámaras en la que se nota que hay un mimo por el producto final. Si te gusta la comida rápida (o frita, fresca y crujiente, como reza el título) o simplemente te gusta ver a un amante de la comida (rápida) recorriendo los mejores lugares culinarios de Estados Unidos mientras prueba ciertos productos de la zona, ésta es tu serie. En caso contrario, no se te ha perdido nada. Cumple su cometido y no engaña a nadie, por lo que misión cumplida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: