Un lugar tranquilo 2 – A Quiet Place: Part II – Crítica (Sin Spoilers) – Un efectiva y superior secuela en la que se apuesta por el espectáculo

Un lugar tranquilo (A Quiet Place) fue una cinta que combinó con sabiduría el thriller, el terror y la ciencia ficción. Dirigida por John Krasinski (nuestro querido Jim Halpert de la estupenda The Office) y protagonizada por él mismo y su esposa en la vida real, Emily Blunt, la película fue aclamada por crítica y público, gracias a su curiosa premisa y su angustioso clímax. A pesar de que me convenció como producción del género, tampoco quedé tan fascinado como el resto de los espectadores, pareciéndome una mala idea que se continuase con este universo, por mucho que la primera parte tuviese un final tan abierto.

Debido al inesperado éxito de la original (el presupuesto fue bajo y la rentabilidad muy alta), poco tardaron sus responsables en dar luz verde a una secuela, y aquí estamos, pocos años después, aunque hay que recordar que esta segunda parte se tendría que haber estrenado a principios de 2020, pero el estallido de la pandemia retrasó su llegada a las salas más de un año. Y bueno, parece que no fue mala idea, ya que hablamos del mayor éxito en cines desde la pandemia, confirmando más entregas (y, por lo tanto, una saga), lo que no suele ser buena noticia para la calidad de los films y el prestigio de las originales (que se lo digan a los Warren). Pero estamos aquí para hablar de una secuela que muchos esperaban con altas expectativas, aunque servidor no las tenía todas consigo. Pues bien, no sólo tiene sentido como continuación (lo que ya es complicado), sino que además es superior a la original, siendo algo que ya presagiaban las entusiastas críticas.

La película tiene un espectacular arranque (en el que se recupera al personaje de Krasinski de forma muy inteligente), no bajando el ritmo en sus siguientes compases, notándose que al bueno de John no se le da nada mal eso de estar tras las cámaras (atención a los planos secuencia). Es obvio que Krasinski tiene las cosas claras y la intención de cumplir la máxima de las secuelas, que no es otra que ofrecer más y mejor, y la verdad es que lo consigue. Una vez se ha presentado el conflicto y los personajes en la primera película, la historia se puede centrar en la acción, circunstancia que Krasinski no desaprovecha al poner toda la carne en el asador en un producto eficiente, entretenido y que da lo que promete, sin dar tregua al espectador con una monster movie que engancha y hace sufrir, como debe ser.

Krasinski también se encarga del guion, y quizás éste sea el punto más endeble de la cinta, debido a algunos caprichos argumentales, utilizados como excusas para avanzar la trama y que los personajes se muevan. Entiendo el objetivo (no aburrir al espectador), pero no negaré que me ha puesto (en no pocas ocasiones) muy nervioso la inconsciencia de los personajes, en especial la de los niños. Y es que los protagonistas de la película tienen la insana afición de ponerse constantemente en peligro y sin sentido alguno, obsequiando a los espectadores con momentos tensos (que al final es lo que se busca en un producto de estas características), pero haciendo que nos preguntemos si no se podrían haber resuelto las cosas de una forma más elaborada y lógica, porque hay instantes que claman al cielo. No obstante, el resto de elementos funcionan, con unos personajes bien dibujados y por los que te preocupas, incluyendo la nueva incorporación, siendo un conjunto humanizado (aquí no hay héroes imbatibles) y acorde a la distopía realista que nos presentan.

En el reparto volvemos a tener a una entregada Emily Blunt (para algo es la película de su marido), aunque quizás su personaje esté algo desaprovechado en pro de otros, aunque es un paso lógico que no chirría, a pesar de que la actriz protagonice todos los posters. Los niños protagonistas vuelven a estar impecables y a la altura de los actores adultos (y, por lo tanto, más experimentados). Como nueva incorporación tenemos al siempre enigmático y genial Cillian Murphy, actor al que no se valora lo suficiente y que vuelve a regalarnos una interpretación repleta de matices en un rol que podría haber caído en saco roto en otras manos, pero que a él le viene como anillo al dedo (también es verdad que este camaleón de la interpretación puede hacer de todo). Sin lugar a dudas, un gran acierto de casting. Eso sí, se desaprovecha a actores como Djimon Hounsou o Scott McNairy, a los que se les podría haber sacado mucho más partido, en especial al segundo.

En conclusión, estamos ante una secuela que supera a la original, ya que ofrece más tensión y espectáculo, en un film que estoy seguro de que sumará más adeptos, justificando la anunciada saga. En esta ocasión reconoceré que no me desagrada la idea, porque de momento tenemos dos buenas películas del género (thriller, terror o ciencia ficción, lo que prefiráis) que cumplen su cometido y funcionan. Estoy seguro de que convencerá a los que disfrutaron con la primera parte (son muy similares, pero una es más entretenida que la otra), pero seguramente también satisfaga a los que no, entre otras cosas porque la secuela no da casi ningún respiro al espectador (al contrario que la primera entrega, donde todo se cocinaba a fuego lento), y éso siempre es digno de elogio. Buen trabajo, Jim… perdón, John. Nos vemos en la siguiente parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: