Carnaval – Película Netflix – Una ensalada de clichés diseñada para la generación instagramer que se salva por su mensaje final

Sabía lo que me iba a encontrar con Carnaval, por lo que no puede decirse que la nueva película de Netflix engañe a nadie. Y es que hablamos de una propuesta en la que una influencer (que acaba de ser engañada por su novio) y sus tres amigas son invitadas a los carnavales de Salvador de Bahía, viviendo una serie de amoríos y descubriendo el verdadero significado de la amistad. Una historia que jamás nos han contado… Y esperad, que los clichés del género no se reducen al argumento, ya que tenemos a la amiga ligona (aunque también reflexiva, todo hay que decirlo), la amiga espiritual y tranquila, o la mejor de todas, la amiga friki, con el pelo lila y amante de Star Wars, Stranger Things y los videojuegos. Maravilloso es poco, pero es que encima sólo se quiere relacionar con hombres con sus mismas aficiones, en un mensaje que da qué pensar. Y es que la película es un cúmulo de tópicos bochornosos y situaciones que claman al cielo, en una oda a la superficialidad que asusta.

Afortunadamente, la película reconduce la historia hacia un mensaje final tan emotivo como positivo (y sí, ya visto, pero nunca está de más), lo que la salva de la quema, porque su primera hora no hay por dónde cogerla. Se nota que sus responsables quieren transmitir algo, pero tardan demasiado en dar el necesario giro para que no asistamos a una producción que parece orquestada por unos influencers pasados de rosca. Y es que, no nos engañemos, estamos ante un producto juvenil que busca captar y contentar a la Generación Z, con una lección final que quizás no todos abracen (el peligro de las redes sociales), pero que tampoco justifica el visionado de una cinta no apta para todos los paladares. Yo me he dejado llevar por los maravillosos paisajes (Brasil luce fabulosa), alguna trama interesante (la del cantante) y el buen rollo que deja al final, pero fuera de eso no esperéis mucho más.

Por otro lado, hablar de aspectos técnicos en un producto de estas características es perder el tiempo, por lo que me limitaré a opinar que luce como un episodio televisivo dependiendo de la escena, no siendo tampoco un trabajo mediocre (lo dicho, los paisajes son estupendos). Correcto, que ya es mucho teniendo en cuenta las circunstancias. En cuanto al reparto, la verdad es que todos los actores se entregan, aunque sus personajes no sean los más agradecidos, con unas amigas que aportan poco o nada a la trama, una protagonista con la que no se empatiza y unos secundarios que funcionan mejor, pero que tienen menos minutos para su lucimiento.

En conclusión, estamos ante un producto de usar y tirar, prefabricado para el paladar de las nuevas generaciones, y que al menos ofrece un mensaje final que anima a tener esperanza en dicho sector de la sociedad. ¿La recomiendo? Creo que el argumento habla por sí solo, por lo que no creo que acabes aquí por error, pero tengo que confesar que podría haber sido peor… mucho peor. Algo es algo, supongo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: