Ejército de los muertos – Army of the Dead – Película Netflix – Zack Snyder decepciona con su nueva e irregular propuesta zombi

Aviso (para fans y acólitos de Snyder): No soy hater del director, aunque no haya disfrutado de la mayoría de su filmografía, siendo precisamente su debut, El amanecer de los muertos, lo mejor que ha dirigido jamás. Aunque irregular y fallida, considero que Batman v. Superman tiene elementos positivos y rescatables, pero poco más se puede destacar de un cineasta sobrevalorado como pocos y con una temible horda (mucho peor que unos hambrientos zombis) tras de sí. ¿Significa eso que me cause rechazo? Para nada, hasta el punto de que esperaba con bastante ilusión esta nueva incursión zombi del director, después de la maravillosa El amanecer de los muertos. Dicho esto, comencemos.

Mucho se ha hablado de la nueva propuesta de Netflix, Ejército de los muertos (Army of the Dead), aunque por motivos ajenos al film. Y es que Zack Snyder, para bien o para mal, es uno de los directores más polémicos y populares del momento, en especial gracias a su innecesaria versión de cuatro horas de La liga de la Justicia. Una vez Warner Bros. ha cortado relación después del citado montaje, la plataforma ha acogido al bueno de Zack con los brazos abiertos. El resultado es esta presunta fiesta zombi (así se ha vendido), siendo una especie de secuela espiritual del fascinante remake de Romero (ya os digo yo que no…), con la promesa de un rato entretenido repleto de casquería y humor grueso. Pues lo dejo bien claro desde el principio: ni una cosa ni la otra, siendo una propuesta tan irregular y fallida como decepcionante.

Como indica el póster y los tráilers, el señor Snyder se ha encargado de la dirección, el guion, la fotografía, la producción y todo lo que se le ha permitido (Netflix le ha dado bastante manga ancha y él más que feliz). Vamos, que no ha protagonizado su propia película por poco. Es por ello que esta vez no puede culpar a nadie del fracaso de su nuevo proyecto, notándose sus carencias narrativas y su falta de ritmo, en una producción que dura, atención, dos horas y media, injustificable en una película de este género y con esta premisa. Eso ya mata la película (Snyder es incapaz de narrar historias en menos de dos horas, y eso es bastante preocupante), y más si pones toda la carne en el asador en la media hora final (que tampoco es para tirar cohetes), con dos horas en las que no sucede nada interesante, centrándose la historia en unos personajes que nos importan bien poco (y cuando hay alguno con potencial se lo quitan de en medio…).

Estoy seguro de que se podría haber contado lo mismo en una hora y media (duración perfecta donde las haya), eliminando los clichés (relación padre-hija), las subtramas (relleno bochornoso), el exceso de personajes (la mayoría sobran) o diálogos intrascendentes (aunque se pretenda lo contrario). Es que tardan una hora, repito, una maldita hora en llegar al lugar de la acción, y eso no hay quien lo defienda. Y es que absolutamente nadie pide dramatismo ni (supuesta) profundidad a un producto de estas características, obteniendo en su lugar el atraco más tedioso y sin chispa de la historia, con unos zombis que jamás generan temor, más preocupados en hacer parkour que en suponer una amenaza real. ¿Dónde está la acción, la hilaridad, el humor grueso o el desenfreno? Ni idea, pero si hay un montaje del director con todo eso, me avisáis.

Veamos, tenemos a Bautista de gran protagonista, un atraco y asedio zombi en Las Vegas (en una clara referencia al estupendo videojuego Dead Rising) y un director que suele darlo todo (ojo a la famosa escena de Batman) en las escenas de acción. Pues bien, todas las promesas caen en saco roto, ya que los momentos de tensión y acción se pueden contar con la mitad de los dedos de una mano, en una propuesta excesiva y que está más pendiente de sus endebles personajes que de lo que realmente importa. Sí, hay intentos de humor con algunos alivios cómicos y algún momento hilarante (el prometedor inicio, aunque con un estilo de letra decididamente mediocre), pretendiendo el cineasta que su nuevo film sea canalla y gamberro. No cuela, ya que la película jamás es graciosa o, como mínimo, desenfadada, tomándose demasiado en serio a sí misma.

Que nadie espere el pulso narrativo de la primera película de Snyder, notándose que el director ya no es el que era (la podría haber dirigido cualquier otro que me lo creería), incapaz de ofrecer un espectáculo en condiciones (lo único destacable es el momento hibernación o el mencionado inicio), por mucho que Netflix lo haya cacareado como el gran blockbuster del año, cuando poco (los nombres asociados a ella) la distancia de ser un subproducto de directo al videoclub (por no decir de serie Z), con un argumento plano y sin garra, y unos efectos digitales que dejan bastante que desear, no estando a la altura de las circunstancias. Llamadme mal pensado, pero algo me dice que la plataforma ha sido más generosa con la promoción del film que con el presupuesto.

Y puedo afirmar, sin temor a equívoco, que los amantes del género y del gore van a quedar muy defraudados, ya que hay una ausencia alarmante de violencia, con innumerables muertes fuera de cámara (aunque cueste creerlo), como si Snyder estuviese tan enamorado de sus insulsos personajes, que le fuese inimaginable darles una muerte acorde a las circunstancias. No soy de los que exigen vísceras en este tipo de productos, pero tampoco se puede negar la realidad, que no es otra que el hecho de que estamos ante una película de muertos hambrientos de carne humana, aunque quizás eso no sea del todo cierto. Y es que en vez de conformarse con lo que todos conocemos, Snyder prefiere presentar nuevas normas en el género e intentar reinventarlo (dedicando demasiado tiempo a explicarlo), con unos seres más similares a los de Soy Leyenda (las referencias son más que obvias…) que a los de su debut. No es una película de zombies como tal, y quizás eso saque de la propuesta a más de uno.

Respecto al reparto, nadie destaca, con un Bautista con el piloto automático, esclavo de un personaje sin carisma ni alma, al igual que el resto de sus compañeros. No ha estado demasiado esmerado Snyder en la escritura del guion, aunque se nota que está pagado de sus creaciones, cuando importan menos que nada sus defunciones. Cómo se nota que antes le escribían las películas, porque este libreto no hay por dónde cogerlo (repito, si fuese de la productora Asylum, nadie se daría cuenta). Por cierto, destacar a la actriz Tig Notaro, la cual sustituyó a Chris D’Elia (por denuncias de supuestos abusos sexuales) en el mismo rol. Y digo lo de destacar porque Snyder es tan perezoso que no se ha esforzado lo más mínimo en reescribir el personaje (y vaya si se nota…), aparte de que se notan las partes en las que añaden a la actriz (lo rodó todo con fondo verde, ya que el rodaje había finalizado cuando despidieron al actor). Lo dejo como curiosidad.

En conclusión, una descafeinada y olvidable cinta zombi, confirmando que cualquier tiempo pasado de Snyder fue mejor. Ojalá nos hubiese regalado otra odisea zombi, rabiosamente entretenida y que no diese respiro al espectador, pero en su lugar nos ha “obsequiado” con un film exageradamente largo, que se olvida tan pronto como se consume, y que jamás da lo que promete, siendo una gran decepción. Una oportunidad perdida y una película de la que nadie hablará en breves, por mucho que muchos se empeñen en lo contrario. Una lástima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: