El gourmet samurái – Samurai Gourmet – Serie Netflix – Una carta de amor a la gastronomía japonesa

Estrenada en el ya lejano 2017, Samurai Gourmet es una serie japonesa de Netflix, de apenas doce episodios y basada en un manga. La propuesta versa sobre un jubilado que disfruta de la comida y que conectará con su samurái interior, aprendiendo valiosas lecciones sobre la vida por el camino. La verdad es que cuesta resistirse a una premisa tan peculiar, y más si se siente fascinación por la cultura japonesa, como es mi caso, ya que estamos ante una carta de amor a la gastronomía del país. No obstante, no es oro todo lo que reluce ya que, a pesar de que la serie es simpática y recomendable para los amantes de la cultura nipona, no deja de ser un entretenimiento inofensivo y desenfadado para pasar el rato, pero poco más.

Es un total acierto la duración de los capítulos, de apenas veinte minutos, siendo historias amenas y emotivas (en especial el de la sobrina o el del paraguas), aunque algunas se quedan en tierra de nadie (como el de las croquetas, muy similar al último episodio, o el de la caballa). Y es que la serie deja la sensación de conformismo, no yendo nunca más allá y siendo un producto simple y de fácil digestión, al que no hay que darle demasiadas vueltas. Por supuesto que hay lecciones valiosas (se abordan temas como el respeto, la valentía o la nostalgia), y es un placer ver la cocina tan única del país del sol rojo, pero no es una serie que destaque, a pesar de su originalidad.

Por el camino se disfruta viendo el arte de la comida japonesa, aunque sólo la experimente el protagonista, lo que hace que salivemos en no pocas ocasiones. Recomendación: ver la serie con el estómago lleno, porque hay platos demasiado suculentos que nos harán desear ir al fascinante país a probar dichos manjares. Un arte culinario y al que la serie pone especial detalle y mimo, notándose que es la base de la propuesta.

Y gran parte del mérito de que la serie sea tan agradable y cercana es del personaje principal, entrañable y humilde como él solo, notándose que el actor disfruta cada momento (quizás tenga que ver con los manjares que degusta), transmitiendo sus sensaciones cada vez que prueba cualquiera de los platos presentados. Da gusto verle comer, a pesar de lo anteriormente comentado. Es una pena que no se aproveche a la figura del samurái, hasta el punto de que es completamente ignorado en el último episodio (por cierto, la serie tiene un desenlace abrupto e insatisfactorio). Un recurso cuya función no queda demasiado clara, ya que hay capítulos en los que se fuerza su intervención.

En conclusión, no estamos ante una serie perfecta, ni creo que se pretenda, siendo una curiosidad que los amantes de la gastronomía y de Japón sabrán apreciar, pero que quizás no sea del agrado de los que no sean afines a lo comentado. Una rareza a la que merece la pena dar una oportunidad, ya sea por sus buenas intenciones o por su amor incondicional a la comida. Simpática y deliciosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: