Yasuke – Serie Netflix – Un efectivo anime de samuráis

Un anime de samuráis, sin más. Ese ha sido motivo suficiente para que me embarque en este nuevo producto de animación de Netflix, a pesar de las fallidas Castlevania (con una buena primera temporada, pero que luego perdió el rumbo) o Sangre de Zeus. La plataforma repite la misma jugada que en aquéllas al volver a apostar por directores y guionistas americanos, y por animadores japoneses, en un híbrido que busca replicar con exactitud el estilo nipón de tan apreciados productos animados. La pregunta es, ¿consigue Yasuke ser un convincente y efectivo anime de samuráis? La respuesta es sí, aunque no logrando la excelencia de otras producciones similares.

Poco se le puede reprochar a la animación, con unos combates que están a la altura de las circunstancias, además de unos diseños de personajes convincentes. Se nota que hay profesionales japoneses detrás de este apartado, siendo un acierto que la plataforma no descuide este aspecto. Si quieres hacer un anime, hazlo bien, y los japoneses son los mejores en lo suyo. Eso sí, saca un poco de la historia el ver robots (nada que objetar respecto a la magia) en la época de los samuráis, entendiéndose más como una decisión del guionista que no de los dibujantes, pero para lo poco que aprovechan este recurso, quizás habría sido mejor no mezclar las cosas.

Respecto a la historia, no nos cuenta nada nuevo, siendo la típica trama de protagonista atormentado por su pasado que debe proteger a una niña, enfrentándose a diferentes enemigos por el camino. Fuera de eso, poco hay que rascar, aunque los seis episodios (otro acierto que sean tan pocos) jamás aburren, con un personaje principal parco en palabras y serio, pero que funciona, y una galería de secundarios bastante interesante, aunque lamentablemente algunos desaparecen demasiado pronto y a otros no se les hace mucho caso. Tampoco se puede obviar las motivaciones de algunos de ellos, con unos cambios de bando que chirrían por lo abrupto. Ahí no han estado demasiado atinados los responsables de la propuesta, con algunas decisiones que sólo se pueden tildar como caprichos del guion.

Y que nadie se preocupe por el doblaje, ya que es de diez. Se ve que Netflix no le ha visto demasiado potencial a la serie (al contrario que con Memorias de Idhún, y ya sabemos todos cómo acabo eso), por lo que nos hemos librado de actores sin experiencia estropeando la producción. Aquí hay verdaderos profesionales, por lo que se puede ver doblada sin ningún problema. Por favor, que tomen nota, que no es tan difícil…

Sin lugar a dudas, estamos ante una serie que, de haberse estrenado hace veinte años, seguramente hoy en día se la consideraría un clásico del género, pero que actualmente no sorprende y suena a ya visto, aunque cumpliendo su cometido de entretener, que visto lo visto, no es poco. Superior a las propuestas mencionadas, supone una opción más que recomendable para los amantes del anime, de los samuráis o simplemente para los que quieran pasar un buen rato. Desconozco si habrá segunda temporada, pero no me importaría continuar la aventura, aunque el cierre no pueda ser más satisfactorio. Una grata sorpresa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: