Esto es un atraco: El mayor robo de arte del mundo – This is a Robbery: The World’s Biggest Art Heist – Netflix vuelve a convertir una premisa apasionante en un aburrido documental

Una serie documental basada en uno de los robos de arte más importantes de la historia. ¿Qué podría salir mal? Desgraciadamente casi todo, porque sí, Netflix lo ha vuelto a hacer, cogiendo una premisa a priori apasionante, y ofreciendo un producto tan aburrido como insustancial, y del que poco se puede rascar. No sé muy bien qué le sucede a la plataforma últimamente, pero dejando de lado su fallida galería de películas exclusivas (de las series les sale una bien de cada cinco), la verdad es que no están muy inspirados con los documentales, a los que se les nota una falta de garra e interés bastante alarmante, y el caso que nos ocupa no es una excepción.

En los primeros minutos de la serie se nos promete un fascinante caso de robos, pero enseguida descubres que es otra trampa argumental, en cuanto asoma el relleno (minutos…), con forma de datos e información que no aportan absolutamente nada a la historia. ¿Cuál es el problema de todo esto? Pues lo mismo que le sucedía a otras propuestas similares, que no es otra cosa que contar una historia en cuatro episodios de una hora cada uno, cuando se podría haber explicado exactamente lo mismo en una película de hora y media, pero la codicia lo arruina todo, incluidas series documentales que acaban siendo de difícil digestión.

Por supuesto, se vuelven a notar los billetes invertidos, con un cuidado técnico ejemplar y unas recreaciones que convencen. No obstante, eso no hace olvidar que se cuenta todo con una desgana que ensombrece el trabajo que hay detrás de las cámaras. Una lástima que los elementos no casen, una vez más. ¿Quizás los guiones de los documentales de la plataforma los está haciendo el mismo individuo? Lo desconozco, pero para aburrir a las ovejas es único, el amigo…

Yo tengo claro que no he disfrutado de la experiencia, no adentrándome en la historia y con bastante hastío en no pocos momentos, en otra serie documental decididamente fallida y olvidable. No sé muy bien si esta serie le va a gustar a alguien (¿ladrones? ¿especialistas en arte?… lo dudo), pero algo me dice que se trata de otra propuesta a la que no se le va a hacer mucho caso, y en la que, si alguien acaba por error, no saldrá demasiado satisfecho. Prescindible, sin lugar a dudas. Cuidado con las series documentales… Y sí, me refiero a las de Netflix.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: