¡Papá, córtate un poco! – Dad Stop Embarrassing Me – Serie Netflix – Jamie Foxx produce y protagoniza una bobada sin gracia

Jamie Foxx es un actor y cantante que siempre suele dar la talla en sus interpretaciones (recordar que tiene un Oscar, aunque eso hoy en día no signifique absolutamente nada…), a pesar de que se esfuerce en hundir su carrera, con trabajos que no están a la altura de su talento. Ya tuvo una segunda oportunidad hace unos años de la mano del señor Tarantino (después de que Will Smith dijese que no) con la estupenda Djando Desencadenado, la cual no supo aprovechar, siendo un terrible villano en Spider-Man (no fue suya toda la culpa, conviene matizar) y encadenando nuevos fiascos, lo que ha vuelto a ensombrecer su prometedora carrera. Así es Hollywood. El caso es que ahora nos trae una nueva sitcom de Netflix (que últimamente están sembrados…), producida, creada y protagonizada por él mismo.

No puedo negar que me sorprendiese el nuevo estreno del popular actor, aunque no es ningún secreto que tuvo sus pinitos como cómico hace unos años, género al que no ha vuelto casi ni por asomo, de ahí que sea algo tan chocante. Obviamente, la presencia del actor es lo que me ha animado a aventurarme en esta serie. Cuando me enfrento a una sitcom, lo único que espero es reírme, o como mínimo entretenerme. Pues bien, ¡Papá, córtate un poco! no da ni una cosa ni la otra, siendo una de las propuestas del género más insulsas de los últimos años. El problema es que el señor Foxx está detrás de todo esto, siendo bastante complicado de asimilar que esté envuelto en este fregado, porque nada positivo se puede decir de la serie.

No tiene sentido entrar a valorar la dirección o calidad técnica en un producto de estas características, siendo una labor conformista que sigue el patrón de otras producciones mucho más inspiradas. Centrándonos en el guion, no hay por dónde cogerlo, ya que es la misma historia de siempre (hija que no se entiende con padre), aderezada con un humor que sabe a rancio, además de alguna moralina final para hacer el conjunto más familiar y accesible. Es que no podemos consolarnos ni con eso, ya que se habría agradecido algo de mala baba y humor grueso, como en la muy superior y divertida Marlon, de Marlon Wayans. Volviendo a la de Foxx, hablamos de una serie de 2021 que perfectamente se podría haber estrenado en 1990, que nadie se daría cuenta de la diferencia, por mucho que la quieran vender de moderna (esa introducción). No cuela.

Tampoco se puede decir que el reparto esté muy inspirado, con un Foxx jugando a ser Eddie Murphy, pero naufragando sin remedio, a pesar de su clara entrega (para algo la ha creado y ha puesto dinero en esto). Quizás la culpa sea de que estamos acostumbrados a verle en otros registros, pero no es su mejor papel. El resto del reparto es una retahíla de secundarios que no funcionan y a los que no se les coge cariño en ningún momento, por mucho que se esfuercen en ello.

Dicho todo esto, ¿qué nos queda? Pues nada nuevo, siendo una propuesta que ya hemos visto todos y que no aporta absolutamente nada, siendo quizás una opción recomendable si no se está muy exigente, no se han visto otras sitcom o si se es fan de Foxx, aunque creo que ni por esas. Otra bobada de Netflix, la cual dudo que tenga largo recorrido (si Marlon no lo tuvo, ésta tampoco lo merece). Infumable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: