Al borde de la realidad : Latinoamérica – Haunted Latinoamérica – La versión latina de la serie de terror mantiene el nivel pero no ofrece nada nuevo

Crítica Temporada 1

Crítica Temporada 2

Haunted (Al borde de la realidad) es una serie documental de terror, cortesía de Netflix y que consta de dos temporadas. Ambas entregas las comenté en su momento, quedando más satisfecho con la segunda que con la primera, en especial por un par de episodios más que inspirados. En lo que respecta a dichas temporadas, me encontré con unas propuestas que cumplían su cometido, siendo perfectas para los amantes del género, aunque no fuesen más allá (lo que se dice de usar y tirar). A pesar de ello, no puedo negar que estuviese pendiente de una tercera temporada, trayéndonos finalmente la plataforma una versión latina, en la que se nos presentan seis nuevos casos.

No tenía demasiadas expectativas, a pesar de haber disfrutado con la serie hasta el momento, pero a estas alturas es muy complicado sorprender, siendo lo más destacable de la producción que nos ocupa, el hecho de que no decae y mantiene el nivel, aunque ofrece más de lo mismo, no aportando ninguna novedad, por mucho que se haya cambiado la zona (anteriormente era Estados Unidos).

Se nota el aumento de confianza de la plataforma en la producción, ya que los episodios lucen mucho mejor, con una serie de artificios y efectismos que buscan entretener y aterrar al espectador. El problema es que esos elementos nos sacan de la historia, impidiendo que se empatice demasiado con los protagonistas reales, siendo muy superiores las recreaciones con actores que no la narración de los que de verdad lo vivieron (o sufrieron), hasta el punto de que en algunos casos cuesta creérselos. En su momento investigué al respecto y verifiqué que las personas implicadas no eran actores, pero es que cuentan una serie de sucesos que cuesta asimilar.

No sé hasta qué punto los responsables de la serie buscan que el espectador se implique en los conflictos de las personas que narran sus dramas, pero creo que lo más logrado es la forma de contar las cosas, con algunos momentos que poco o nada tienen que envidiar a cintas de terror más grandilocuentes y con más medios. Y es que se nota un salto de calidad en los aspectos más técnicos, siendo quizás lo único destacable del conjunto. Eso sí, creo que el aumento de la duración de los episodios (de veinte minutos pasamos a treinta o cuarenta, dependiendo del capítulo) no le sienta nada bien al producto, perdiendo efectividad y fluidez en las historias, hasta el punto de que algunas se hacen algo pesadas. Deberían revisar este punto de cara al futuro (si es que renuevan la serie, que con Netflix nunca se sabe).

En conclusión, la serie ofrece más de lo mismo, aunque con una mejor realización, siendo una propuesta perfecta si te atraen este tipo de temas o si simplemente quieres pasar un mal rato. Si no es el caso y no te gustaron las anteriores entregas, no se te ha perdido nada. Y como en otras ocasiones, no me importaría otra temporada más, ya que al fin y al cabo la serie da lo que promete, ni más ni menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: