El día del Sí (Yes Day) – Una inofensiva comedia que se disfruta si se aceptan las reglas del juego

El día del Sí (Yes Day) es la nueva comedia en exclusiva de Netflix, con Jennifer Garner y Edgar Ramirez como mayores reclamos. La crítica se ha cebado con ella, tildándola de producto tontorrón y de usar y tirar, que seamos francos, es lo que parece a primera vista. Yo no las tenía todas conmigo, pero no le suelo decir que no a este tipo de comedias, por lo que me he lanzado a la piscina sin mirar si había agua. Una vez vista, puedo confirmar que es tan bobalicona como inofensiva, pero tampoco es el desastre que se ha dicho de ella. ¿Es una gran película? No. ¿Va a dar la sorpresa en la temporada de premios? Pues tampoco. ¿Cumple su función como producto de entretenimiento para toda la familia? Pues como reza el título, un rotundo Sí.

La dirección de la película es la esperada en este tipo de productos, no siendo un trabajo mediocre, pero tampoco digno de destacar, aunque es de agradecer que la cinta dure unos escasos ochenta minutos, pasándose como un suspiro. Deberían tomar nota otras comedias. En cuanto al guion, sorprende que la película sea la adaptación de un libro, pero centrándonos en el film en sí, la historia es predecible, algo insustancial y carente de mala baba (aunque exigirla sería erróneo, ya que las intenciones son otras), pero oye, entretiene y divierte (aunque jamás arrancando la carcajada), siendo una producción destinada única y exclusivamente a generar buen rollo en el espectador, eso sí, siempre y cuando aceptes las reglas del juego, al igual que sus simpáticos personajes.

Tampoco es que la premisa sea el colmo de la originalidad, ya que basta fijarse en la comedia con Jim Carrey (Di que sí, para los despistados) para ver las claras referencias, pero la cinta que nos ocupa está diseñada para pasar un buen rato sin complicaciones, siguiendo las alocadas aventuras de una familia con algunos conflictos nada dramáticos, ya sabéis, de esos que llaman “problemas del primer mundo”. Y, teniendo en cuenta que el film no engaña a nadie, quizás sólo se le pueda reprochar la falta de emotividad, algo que sí tenía su hermana mayor, Familia al instante, que no se conformaba con buscar la sonrisa, sino que iba un poco más allá. Pero son dos producciones con intenciones opuestas (a pesar de sus similitudes), alcanzando ambas sus objetivos, aunque obviamente es mejor la de Wahlberg y Byrne.

De gran protagonista tenemos a una entregada Jennifer Garner, desmelenándose y pasándoselo en grande, volviendo a dejar claro que lo suyo es la comedia. Es una pena que en los últimos años no le estén dando más oportunidades, porque es una estupenda actriz que merece más. En cuanto a su compañero Edgar Ramirez, sorprende verle en una película de estas características, acostumbrados a un registro más cercano al drama o el thriller, aunque no se le puede reprochar nada de su aportación, a pesar de no estar a la altura de Garner. Exactamente lo mismo se puede decir de los hijos.

En conclusión, estamos ante una comedia que cumple su función a la perfección, que no es otra que hacer pasar un buen rato, y más si se está en familia. Cierto es que no es tan graciosa como quiere ser, y que seguramente todos la hayamos olvidado en dos días, pero no podemos quitarle méritos a producciones tan bien intencionadas y destinadas a hacer sonreír, y más en los tiempos que nos ha tocado vivir. Yo digo Sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: