Akelarre – Una interesante propuesta en la que destacan sus estupendas actrices

Reciente triunfadora de los premios Goya, en la que ha sido la máxima galardonada con cinco premios (todos técnicos), Akelarre es una producción vasca que se estrenó en 2020, sin hacer apenas ruido, ganando fama a raíz de los premios comentados y de su estreno en Netflix. Es algo que ha ocurrido recientemente con otras producciones españolas (como El Hoyo), las cuales pasan desapercibidas en su estreno en salas, teniendo una segunda oportunidad en plataformas. No tengo dudas de que este es el futuro del cine español, por no decir del cine en general, pero esa es otra historia.

No voy a negar que el hecho de que se haya hablado tanto de ella me ha animado a verla, estando algo preocupado por si me encontraba con otra cinta soporífera e insufrible, con la que tanto gusta atormentar a los pobres e inocentes espectadores. Y es que cuando tanto se habla de un film de estas características, es que algo hay (como la reciente ganadora a mejor película…). Afortunadamente, no es el caso, ya que estamos ante una interesante propuesta que jamás aburre, gracias a unos diálogos ingeniosos y a unas actrices en estado de gracia.

Es innegable que Pablo Agüero realiza una encomiable labor tras las cámaras, con un trabajo técnico que jamás chirría y funciona. Sin embargo, es curioso que se haya premiado a la película en tantos apartados técnicos (que es lo que ha hecho que se haya hablado de ella, apenas una semana antes de su desembarco en Netflix…), cuando realmente no destaca en ninguno de ellos, y más teniendo en cuenta que la superior (en todos los aspectos) Errementari, fue totalmente ignorada en los mismos premios del cine español. Soy consciente de que las comparaciones son odiosas, pero es que ambas son vascas, tienen ciertas similitudes y me es imposible no fijarme en esos detalles. Pero como ya he indicado, los premios son merecidos y los apartados técnicos cumplen, aunque no maravillan (al contrario que el film comentado, fascinante visualmente).

Por otro lado, el guion presenta una trama en la que unas jóvenes son acusadas de brujería, a la espera de su ejecución. Sobre el papel quizás no sea muy llamativo, ya que se ha abordado el tema en ocasiones anteriores, pero los guionistas (uno de ellos el director) se las ingenian para mantener al espectador atento, aprovechando unos personajes muy bien dibujados (en especial ellas, aunque el juez no se queda muy atrás) y unos diálogos sugerentes, aportando matices a una historia que de otra forma no hubiese mantenido el mismo interés. Se nota la frescura y el buen hacer de sus responsables, los cuales tienen algo qué contar. Por cierto, todo un acierto lo de que las niñas hablen en euskera durante casi todo el film, ya que le da más veracidad al relato. No obstante, no puedo obviar que el final no me ha convencido, pero es un desenlace a gusto del consumidor y que no empaña el resultado final.

Una vez establecido que la dirección y el guion están a la altura de las circunstancias, no se puede negar que lo mejor de la película es su espléndido reparto, destacando a las niñas protagonistas (todas ellas increíbles), en especial Amaia Aberasturi, que en no pocas ocasiones carga con el peso de la película sobre sus hombros, ofreciendo una actuación memorable y digna de todos los premios habidos y por haber. De hecho, estuvo nominada a mejor actriz en los Goya, siendo una pena que no se lo llevase. Conviene estar atentos, tanto a su prometedora carrera como a la de sus compañeras, demostrando que sí hay talento entre los jóvenes de nuestro cine, independientemente de la mala fama que den algunas series juveniles. Sobra decir que, sin un elenco de actrices tan inspirado, la cosa no habría sido la misma. Ellas son la película, y sus responsables deberían estar más que agradecidos. Y es que, así como un mal reparto puede arruinar una buena película, un buen reparto puede mejorar una correcta propuesta, como es el caso que nos ocupa.

En conclusión, estamos ante un interesante film, que destaca por sus espléndidas actrices (aunque el resto de secundarios también dan la talla), siendo un correcto drama que ya merece la pena por ese apartado, aunque la dirección y el guion también ayuden a que sea una propuesta más que recomendable. Una pequeña sorpresa, de la cual me alegro que tenga una segunda vida gracias a Netflix. Lo dicho, el futuro…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: