Tom y Jerry (Tom and Jerry) – Una animación mediocre en un bodrio que desmerece a los populares personajes

Todavía no sé por qué me he aventurado a ver esta cosa, ya que, a pesar de la simpatía de los personajes originales, el primer adelanto no auguraba nada bueno, a pesar de la presencia de actores de la talla de Chloë Grace Moretz o Michael Peña. La película ha sido un relativo éxito en taquilla (todo un logro teniendo en cuenta que todavía estamos en plena pandemia y que ha tenido estreno simultaneo en HBO MAX), a pesar de que las críticas la han machacado sin compasión, lo que para un servidor no es ninguna sorpresa.

Una vez vista, puedo confirmar que estamos ante una bobada sin sustancia, con una animación mediocre y que no tiene ni un solo elemento que justifique el visionado, siendo demasiado tontorrona para cualquier tipo de público, por mucho que sus responsables pretendan aprovechar el encanto de sus dos protagonistas, los cuales, curiosamente, son secundarios en su propia película, lo que suele suceder en productos de esta índole, cuando mezclas personajes icónicos con otros de carne y hueso. No suele funcionar, y este caso no es la excepción.

La dirección corre a cargo del temible Tim Story, y lo de temible no lo digo por algunas de sus estimables comedias (como Barber Shop o En qué piensan los hombres), sino más bien por sus dos entregas de Los 4 Fantásticos (la primera aún tiene algún elemento positivo, pero la segunda…). En efecto, este señor fue el responsable de no saber aprovechar a la familia más popular de Marvel. No conforme con ello, se ha propuesto ultrajar la infancia de muchos, con un film que no hace honor a los icónicos Tom y Jerry, en una labor tras las cámaras que sólo podría calificarse de anodina y nada inspirada, pareciendo un telefilm de directo a vídeo, de esos que estaban tan de moda en la década de los 2000, aunque todo luzca como en los 80 (por ser generosos).

Y hablando de décadas anteriores, la animación es decididamente mediocre, siendo un trabajo indigno teniendo en cuenta los avances con los que cuenta la industria en los últimos años. Si hasta la magistral ¿Quién engaño a Roger Rabitt? o la fabulosa Space Jam lucen mejor, por mucho que el encargado de efectos especiales haya querido combinar efectos 2D y 3D. Por otro lado, es bien sabido que los animales traen dolores de cabeza en los rodajes, por lo que todos los animales de la película son dibujos animados (y todos hablan menos los protagonistas, quizás por mantener la fidelidad, pero no tiene ningún sentido), en un movimiento tan inteligente (por parte de los productores, así gastan menos) como perezoso.

No tendría nada más que objetar al respecto si no fuese porque esta cosa ha costado la friolera de 80 millones de dólares (mucho más que blockbusters impresionantes que quitan el hipo), dinero que, por cierto, no luce en ni un solo fotograma del film. Una muestra más de que el señor Story no está preparado para producciones alejadas de la comedia sin artificios, siendo inexplicable porqué todavía confían en alguien como él, teniendo en cuenta su endeble filmografía.

No obstante, se podría perdonar esa obsoleta animación y esa dirección tan insípida, si no fuese por su lamentable guion, presentando un híbrido que no sabe muy bien qué quiere ser, si una comedia de enredos en un hotel o una película de Tom y Jerry. Al final todo acaba siendo un desastre, como era de esperar, en el que los actores recitan sus diálogos sin creérselos ni por un instante, y donde las aventuras del gato y el ratón sólo pueden calificarse como bobaliconas, por decirlo suavemente. De verdad, si algún fan de los personajes disfruta con la cinta, me alegraré, pero es que dudo que esta tontería satisfaga ni a los pequeños menos exigentes. Un producto de usar y tirar, diseñado para amasar millones a cambio de ultrajar unos personajes míticos. Un clásico.

En cuanto al reparto, duele ver a gente con el talento de Chloë Grace Moretz o Michael Peña en algo así, ambos haciendo lo que pueden con los personajes que les han dado. No pintan nada en esta producción, siendo intérpretes capaces de mucho más y meras comparsas en una cinta de animación olvidable y que desaprovecha su don para la actuación. Repito, duele.

En conclusión, estamos ante una memez que desaprovecha todos los elementos de los que dispone, siendo una hora y media insufrible y que no va a ninguna parte. Polémicas aparte, ahora entiendo porqué en HBO MAX pusieron el Synder Cut de La Liga de la Justicia en vez de esto… Querían salvar a los niños. Desde ya, de lo peor del año y un subproducto que todos habremos olvidado más pronto que tarde. Se veía venir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: