Pacific Rim: Tierra de nadie – Pacific Rim: The Black – Serie Netflix – Una efectiva propuesta que se distancia demasiado de la película original

En 2013, el director Guillermo del Toro (sobran las presentaciones, aunque aprovecharé para decir que mis películas favoritas de su filmografía son Blade 2 y la primera de Hellboy) nos trajo la entretenida Pacific Rim, propuesta de ciencia ficción y acción en la que unos enormes robots (llamados Jaegers) se enfrentaban a unas terribles criaturas (los Kaiju, tan populares en la cultura nipona), en un mundo futurista en el que estaba en juego el destino de la humanidad. Sin ser ninguna maravilla, la cinta se dejaba ver y generó algunos fans, a pesar de que la crítica no quedó demasiado satisfecha y que no fue ningún éxito de taquilla.

Sin embargo, cinco años después aterrizó una tardía secuela (en esta ocasión Del Toro sólo ejercía como productor, y vaya si se nota), tan insustancial como olvidable, y que no convenció a nadie, demostrando que no había mucho más que contar al respecto (o al menos no de forma tan endeble). Parecía que la saga había sucumbido a la oscuridad del olvido, pero Netflix nos ha sorprendido (apenas la han promocionado, como muchos de los productos en los que no creen) con una serie animada, cortesía de Japón, y que se supone que prosigue la historia.

La verdad es que no tenía intención de verla, pero al ver que se compone de tan sólo siete episodios (de menos de media hora cada uno) y por el cariño que le tengo al film original, me he decidido a darle una oportunidad. Una vez vista, puedo confirmar que estamos ante un producto efectivo y que cumple su cometido de entretener, pero que se distancia demasiado de las películas. Sí, hay Jaegers y Kaiju, y ambos se dan tortas como panes (aunque menos de lo esperado y deseado), pero eso no quita que la serie se podría haber llamado de otra forma muy distinta que no habría pasado absolutamente nada. Y es que no se notan las intenciones de sus responsables de aprovechar una marca que no se sabe muy bien si sigue teniendo tirón (el tiempo dirá).

En esta ocasión se nos presentan nuevos personajes y un futuro más distópico y desolador, que nada tienen que ver con el presentado en las películas, en la que dos hermanos deberán ir en busca de sus padres, mientras viven una serie de aventuras. Y eso es más o menos la primera temporada, con un final abierto y los suficientes misterios para justificar una segunda entrega. Aunque creo que los siete capítulos están bien, tampoco creo que el resultado anime demasiado a proseguir la historia, a pesar de los logros de la misma, como en el caso de la animación.

Y es que se nota la mano de los japoneses en lo que respecta a los elementos técnicos de la producción, con unas animaciones 3D muy convincentes, aunque el diseño de los humanos quizás peque de simplicidad, no así el de los Jaeger o los Kaiju, destacando los momentos de enfrentamiento entre ambos, aunque no se les da demasiada prioridad. Y ojo a la violencia, donde no se escatima en sangre, aunque jamás coqueteando con el gore, notándose que es una producción más destinada al público adolescente o adulto, que al infantil, por si se quiere tener en cuenta. Destacar también la estupenda banda sonora (un elemento imprescindible en cualquier anime que se precie), aportando más epicidad a la propuesta.

No obstante, el guion desmerece lo mostrado en la película original (la secuela mejor la dejamos comiendo aparte), en una serie de revelaciones e ideas nuevas que se sacan de la manga (y que hacen arquear la ceja), seguramente con la intención de innovar e intentar sorprender a los espectadores que se acerquen a la propuesta, pero que no siguen el curso de los acontecimientos presentados hasta el momento. Si hay unas reglas, síguelas. Por otro lado, la trama es más predecible de lo que se pretende, con algunos giros que se ven venir de lejos (el niño…), aunque no negaré que hay alguna sorpresa (el destino de uno de los secundarios).

En cuanto a los protagonistas (los dos hermanos), no están mal, pero no tienen el carisma suficiente para soportar el peso de la historia, aparte de que son un par de patosos que no hacen más que provocar muertes a su paso, poniendo bastante de los nervios. Tal cual. Como suele suceder en productos de esta índole, los secundarios son más interesantes, pero algunos se van antes de tiempo y otros salen menos de lo deseado, a la espera de que ganen más minutos en la hipotética segunda temporada.

Desconozco si contentará a los fans de la marca o si la plataforma apostará por otra entrega (aunque con ese final se entiende que sí), pero debo reconocer que, a pesar de sus virtudes (animación, banda sonora y algunos momentos), al final te queda la sensación de haber asistido a una producción tan correcta como efectiva, pero que no va más allá y cuyo visionado no es imprescindible. Es una digna continuación de la cinta original (no como la secuela…), pero por otro lado se desmarca demasiado de ella. Entretenida, que no es poco, aunque no estoy seguro de proseguir la aventura, y menos con un final que invita a pensar que los guionistas van a distanciarse todavía más de la obra original. Y no estoy seguro de que los verdaderos fans de la película vayan a hacerlo tampoco. Veremos…

2 comentarios sobre “Pacific Rim: Tierra de nadie – Pacific Rim: The Black – Serie Netflix – Una efectiva propuesta que se distancia demasiado de la película original

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: