Willy’s Wonderland – Crítica – Nicolas Cage ofrece su peor interpretación en otro decepcionante bodrio

Desde que se anunció una película en la que Nicolas Cage iba a enfrentarse durante una noche a unos animatronics poseídos, todos sabíamos que íbamos a estar ante una mala película y otra bobada del antaño respetado intérprete. El primer adelanto nos lo confirmó todavía más. No obstante, no hay que confundir mala película con placer culpable, y no se puede negar que la presencia del actor y la premisa invitaban a tener esperanzas en lo segundo. Lamentablemente, no ha podido ser, ya que volvemos a estar ante otro subproducto de serie Z, tan bochornoso como olvidable, y que nos vuelve a recordar que la carrera del actor no pasa por su mejor momento.

No hay que investigar mucho para entender porque la película luce tan baratera y mediocre, ya que basta echar un vistazo a la inclasificable filmografía del director para darse cuenta de donde nos hemos metido. Es que ya ni se esconden, ofreciendo bodrios espantosos protagonizados por actores conocidos, con la esperanza de que muchos caigamos en la trampa. En efecto, les sale bien la jugada, pero llegará el día en que nos cansemos, porque esta porquería de film no hay quien se lo trague. Que no os engañen, estamos ante un telefilm de directo al videoclub, que seguiría siendo indigno aunque se hubiese estrenado hace décadas. De hecho, parece de otra época, por lo cutre del conjunto. No entiendo porque algunos estudios se resisten al cambio, pero es que no hay por donde coger este tipo de producciones.

No es mucho mejor el terrible guion, con un insulso protagonista con una personalidad con la misa profundidad que un zapato, unos patéticos secundarios que sólo sirven como carnaza (duran bien poco, aunque ocupen minutos de más) o una potente premisa que jamás da lo que promete, en un espectáculo que sólo se puede definir como fallido, decepcionante y lamentable. Todavía no me explico como los creadores de Five Nights at Freddy’s (una clara inspiración) no han demandado a los responsables de esta patochada, ya que parece la adaptación del videojuego, aunque dirigida por Uwe Boll. Y no, no estoy de broma. Con eso no se bromea…

Quizás sea de los pocos que todavía defienden al oscarizado (conviene no olvidarlo) Cage como un buen intérprete, en especial por el cariño que le tengo en su paso por clásicos (sí, clásicos) como Cara a Cara (Face/Off), La roca o Con Air, por citas algunas películas míticas de los 90. El problema es que luego nos trae tonterías como la que nos ocupa, y es imposible defenderle, siendo en esta ocasión más doloroso si cabe, porque ofrece la peor actuación de toda su carrera, aunque cueste creerlo.

¿Por qué digo que es la peor interpretación de Nicolas Cage? Sencillo, porque no articula ni una sola palabra en toda la película, y no, tampoco es broma, siendo el trabajo más perezoso de toda su filmografía, que ya es decir. Obviamente, no es culpa del actor, sino más bien del guionista, que tiene asunto tener al señor Cage y ofrecerle un papel tan mierdoso. ¿Quizás el bueno de Nic les quería cobrar por palabras? No lo sé, pero lo que es seguro es que esta vez le han pagado por limpiar, beber cerveza, jugar al Pinball y machacar gente disfrazada. Eso es todo.

Lo sé, no es un mal trabajo (quien pudiera) y hay algunos momentos en los que se ve al actor pasándoselo bien (en especial en los momentos Pinball), pero el problema es que los espectadores no somos participes de la broma (el actor está limpiando en la cinta durante media hora…), preguntándonos constantemente para qué cojones han fichado a un actor como Cage, capaz de mucho más (como “desmelenarse” y ofrecer sus histriónicas y fascinantes actuaciones), cuando podrían haber contratado a un ladrillo que la cosa no habría cambiado demasiado. Sí, también lo sé, pocos habríamos caído en la trampa sin la presencia del popular actor, pero esto no se hace, siendo una estafa difícil de digerir.

Y es que el problema con este tipo de subproductos es que nos toman el pelo y no nos quejamos, siendo ya incomprensible (todavía más) el mal gusto que tiene Cage a la hora de escoger proyectos. Todos sabemos que tiene problemas financieros, pero existe el amor propio y dudo que le hayan pagado demasiado por esta memez, sobre todo teniendo en cuenta que se pasea toda la película con la misma cara y sin articular ni media palabra. Cualquiera de nosotros podría haber hecho ese papel, pero nuestros nombres no atraerían a tantos incautos.

En conclusión, todos sabíamos a lo que veníamos, pero es que es peor de lo imaginable, desaprovechando la posibilidad de ofrecen un espectáculo divertido, desenfadado y entretenido, siendo una porquería sin gracia, prescindible y que acaba siendo un despropósito. Nic, tío… todavía estás a tiempo de enmendar tus errores. Nunca es tarde, aunque esta gilipollez de film nos haga perder un poco más nuestras esperanzas en el actor. Desde ya, una de las peores películas de 2021 (incluso puede acabar siendo la peor), y eso que acabamos de empezar el año…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: