Pasando tema en París – En Passant Pécho: Les Carottes Sont Cuites – Película Netflix – Crítica – Una ridícula comedia francesa sólo apta para… todavía no lo tengo claro

No voy a engañar a nadie… sabía a lo que venía. Y es que no hay que ser un lince para saber lo que te vas a encontrar por poco que sepas sobre Pasando tema en París (En Passant Pécho: Les Carottes Sont Cuites). En mi caso, el póster, la sinopsis y poco más, pero ya era suficiente. La película surge de una serie de Youtube sobre dos sujetos que hacen trapicheos en Francia. La verdad es que esperaba un producto bobalicón, absurdo y de usar y tirar, con el que quizás obtener unas cuantas risas, pero lo que me he encontrado ha superado todas mis expectativas (diría positivas, pero estaría mintiendo).

Han pasado ya varias horas de su visionado (no sabría dilucidar si he sido sometido a una tortura), y todavía no sé cómo calificarla o si es posible recomendarla, siendo una comedia ridícula hasta límites insospechados, heredera de esos simpáticos films de hace décadas, como Buen rollito (How High) o Medio flipado (Half Baked), que servían para pasar el rato y que no te tomabas muy en serio. El problema es que han pasado demasiados años y hemos evolucionado (lo justo y necesario), no teniendo cabida una película de estas características en nuestro día a día, aunque se agradece su nivel de locura e incorrección política, por aquello de intentar destacar algo, por poco que sea. Y es que el film que nos ocupa es como el amigo idiota al que le reímos las gracias para, a continuación, sentirnos culpables, siendo una propuesta imposible de recomendar, si acaso a tu peor enemigo, por aquello de joder.

Técnicamente poco se le puede reprochar a esta bizarrada, y más teniendo en cuenta el nivel del resto de los elementos. Lo que no tiene justificación alguna es el inclasificable guion, cortesía del director y de uno de los actores principales, y en el que quizás funciona algún gag (me viene a la cabeza el del judo, pero poco más), pero que hace que te replantees si la existencia del ser humano tiene algún sentido. Y sí, estamos ante otro claro ejemplo de caca, pedo, culo, pis (eso que no falte, jamás), aunque añadiendo unas gotas de alucinógenos y constantes bromas sexuales, lo que redondea todavía más el conjunto. Que cada uno decida si es para bien o para mal, ya que yo no soy juez ni jurado.

La verdad es que se me hace imposible hasta recomendarla a los fumetas de turno, audiencia a la que (claramente) está destinada esta película, y que seguramente se pregunten si deben hacer un cambio de vida o si sus camellos se han pasado con la dosis, una vez finalizado el visionado de este indescriptible producto. Una cosa es segura… Francia no estará contenta. Es más, llega a ser esto una película española y me escondo en una cueva durante años, os lo juro.

En cuanto al reparto, los dos protagonistas están entregados a la causa, disfrutando de sus personajes y siendo conscientes del producto en el que están. Me quedo con Nassim Si Ahmed (el otro guionista), histriónico hasta límites insospechados, con la que es, desde ya, una de las actuaciones más pasadas de rosca de los últimos años, y creo que me quedo corto. De verdad que no hay palabras, pero da gusto ver lo bien que se lo pasa el jodido, las cosas como son.

Llegados a este punto, sólo queda confirmar lo obvio, que no es otra cosa que el hecho de que la cinta es una fiesta exclusiva pero de fácil acceso (ya sabéis, el play es suficiente), a la que se entra si se pierde la poca cordura que nos queda (como ha sido mi caso), pero que hará que nos preguntemos, a los pocos minutos, cómo hemos acabado aquí. Sí, recuerda a los films citados y no creo que tenga malas intenciones, pero te hace preguntarte cosas cuando aparecen los créditos finales (con escena post-créditos incluida… Marvel, qué daño has hecho), y ninguna es positiva. Un subproducto que los intelectuales estudiarán dentro de cientos de años (si es que seguimos aquí), para poder demostrar en qué fallamos como especie. En definitiva, un mal viaje (y eso que no me tomé nada antes del visionado) del que cuesta recuperarse. Juzgad vosotros mismos (si tenéis lo que hay que tener), que yo todavía tengo mucho en qué pensar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: