Los Croods 2: Una nueva era – The Croods: A New Age – Crítica – Una simpática secuela que no iguala a la original

En el ya lejano 2013, se estrenó la cinta de animación Los Croods, la cual no era ninguna maravilla, pero sí un simpático film que dejaba una sensación agradable, siendo una aventura perfecta para pasar el rato, aunque poco más. Casi una década después, nos llega por sorpresa una secuela, que cuesta creer que alguien haya pedido, pero que ha sido un relativo éxito en su paso por cines en plena pandemia, por lo que, sólo por eso, ya es digna de mención por el atrevimiento de la productora y la distribuidora.

Afortunadamente, no estamos ante un desastre (como otras tantas secuelas de animación que se hacen con prisas o de forma innecesaria), debido a que ha salido de la nada y después de infinidad de retrasos, pero aquí la tenemos, y aunque es otra simpática película perfecta para ver en familia, se queda un paso por detrás de su antecesora.

La máxima de las secuelas siempre ha sido el más y mejor, pero eso no quiere decir que sea la mejor opción, siendo la segunda parte un conjunto un tanto caótico e irregular, ya que la cinta comienza de forma un poco endeble, dejándonos la sensación de que no era necesaria una nueva aventura de sus entrañables personajes, aunque todo remonta en el ecuador de la cinta, cuando la acción se desata y la propuesta se desmelena sin mirar atrás. Sin embargo, le falta la garra y frescura de la original, y eso que a aquélla ya le faltaba garra y frescura.

Como en toda secuela de animación que se precie, hay un conflicto del pasado que afecta a uno de los protagonistas, lo que desencadena toda la trama, siendo un recurso demasiado manido. Por suerte, sus responsables no van a lo fácil y lo encauzan a tiempo, optando por ofrecer personajes alejados del cliché (la hija de los nuevos personajes) y evitando caer en lo ya visto (triángulos amorosos innecesarios), cosa que se agradece y hace sumar puntos a la experiencia.

Por otro lado, se nota el carácter feminista de la secuela (aunque la original ya apostaba por los roles femeninos fuertes), no estando metido con calzador y fluyendo de forma natural, al contrario que recientes productos a los que se les ven las costuras por todos los lados. Un punto para los guionistas, ya que no son tan evidentes y no lanzan dardos innecesarios. También es cierto que siguen sin saber qué hacer con ciertos personajes (la madre, el hijo…), entre otras cosas porque hay un exceso de ellos, y la entrada de los nuevos tampoco ayuda, aunque se agradece su presencia, y más con la evolución de cada uno de ellos.

No obstante, es innegable la sensación de que es una segunda parte que tampoco ofrece nada nuevo, siendo otro vehículo para pasarlo bien en familia (es perfecta para los más pequeños, aunque los adultos no se aburrirán), pero nada más. Un peldaño por debajo de la primera entrega, pero no por ello una mala película. Entretiene, que no es poco, y más en los tiempos que nos ha tocado vivir. Eso sí, que no estiren más el chicle, por favor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: