Superintelligence – Película HBO – Crítica – Melissa McCarthy protagoniza una floja comedia sin gracia ni sustancia

Estrenada directamente en HBO Max y en HBO en España (sin el MAX, ya que la nueva plataforma se resiste a desembarcar en nuestras fronteras), Superintelligence es la nueva colaboración entre la maravillosa actriz Melissa McCarthy y su marido Ben Falcone, actor reconvertido a director.

McCarthy es, para un servidor, una de las mejores actrices cómicas del momento, a la que curiosamente el director Paul Feig (La boda de mi mejor amiga, Cuerpos especiales, Espías o la reciente Las Cazafantasmas, aunque en esta última no tuvo un papel tan agraciado) siempre le saca el mejor partido, al contrario que su esposo Falcone, con una serie de films bastante insustanciales y olvidables, como es el caso de Es la jefa o El alma de la fiesta, comedias que ya nadie recuerda. Lamentablemente, no estamos ante una excepción con la nueva colaboración entre ambos.

Las críticas han sido bastante desastrosas (en este caso no es de extrañar), llegando a asegurar que las películas de estas características (es decir, las de Falcone) no hacen más que desaprovechar el talento de la actriz, y la verdad es que no puedo estar más de acuerdo (recordar lo maravillosa que estuvo McCarthy en la infravalorada ¿Podrás perdonarme algún día?). Y no, no estoy hablando de divorcio, pero creo que ambos deberían replantearse un poco las cosas, porque estamos ante su peor película desde que trabajan juntos.

La dirección no es el fuerte del bueno de Ben (por mucho que lo intente), siendo su labor (una vez más) tras las cámaras tan rudimentaria como convencional, sin destacar en absolutamente nada y desaprovechando la premisa. Y hablando de desaprovechar, se nota que el guionista (que no es Falcone, por lo que no le podemos culpar de esto) no sabe qué hacer con el punto de partida, en el que una inteligencia artificial se desmadra y amenaza con destruir el mundo, escogiendo al personaje de McCarthy como compañera de vida mientras se piensa si llevar a cabo su plan.

Sobre el papel no suena mal, pero en realidad estamos ante la enésima comedia romántica, siendo curiosamente dicha trama la que mejor funciona, en especial gracias a la química entre una entregada McCarthy (aunque muy lejos de sus mejores papeles, sucediéndole lo que a la mayoría de compañeros de profesión: necesita buenos personajes para brillar) y un entrañable Bobby Cannavale (actor que está pidiendo a gritos mejores papeles).

Fuera de eso, poco se puede rescatar, en una comedia que ni divierte ni emociona, con gags que jamás funcionan (se pasan con la broma de la voz de la inteligencia artificial…), siendo una propuesta insustancial y sin alma que se olvida en cuanto hacen acto de presencia los créditos finales. Sí, quizás la cosa mejore un poco por el final, pero ya es tarde para enmendar el error, siendo otra mancha en la carrera de McCarthy cortesía de su marido. El enemigo en casa… Es broma, que no soy tan malévolo.

En conclusión, estamos ante una comedia imposible de recomendar, que no aporta nada al género y de la que poco se puede destacar, siendo una de las películas más flojas de lo que llevamos de año. Y eso, a estas alturas del cuento, es bastante duro. Una lástima. ¿Quizás en la próxima colaboración? Después de cuatro intentos algo me dice que no. McCarthy, cambia de agente… o de marido. No, es broma… Es broma…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: