Dash & Lily – Serie Netflix – Crítica – Una edulcorado y simpático regalo navideño

Dash & Lily es la nueva propuesta adolescente de Netflix, que ha encontrado en dicho nicho un gran target en el que enfocar sus exitosas producciones. No estoy entre ellos (ya me pilla algo lejos), pero es que no me puedo resistir a los productos navideños, por lo que he caído sin remedio alguno.

Afortunadamente, estamos ante una serie que no engaña a nadie, siendo tan edulcorada y bobalicona como simpática y bien intencionada, en un regalo perfecto para los adolescentes en estas navidades. Para el resto, si te gustan dichas fechas y te dejas los prejuicios en casa, seguramente disfrutes de la experiencia, aunque tampoco se puede negar que no es nada del otro aquel.

La dirección no destaca en ninguno de sus ocho episodios (por cierto, algunos cortesía del mítico Fred Savage), con una acertada duración (poco más de veinte minutos cada uno), haciendo que estemos ante un dulce de fácil digestión, que se consume sin problemas y deja satisfecho, aunque dejando la sensación de que tampoco ha sido nada memorable.

Y es que el guion nunca va más allá de su peculiar premisa (que tampoco es el colmo de la originalidad, seamos sinceros), en la cual, dos adolescentes que no se conocen entre sí, se escriben en un diario en común, haciendo una serie de retos por la calles de Nueva York (que luce fantástica, aprovechando sus bellos escenarios), con el objetivo de finalmente conocerse y encontrar el amor.

Lo sé, ñoño, y vaya que si lo es, aunque la serie no lo oculta, notándose sus intenciones desde el minuto uno. Si el primer episodio no te convence, es mejor que te bajes a tiempo. No voy a afearle a la propuesta la falta de garra y mala baba, ya que es demasiado ingenua e inofensiva como para reclamarle algo así. Hay otras series y películas que sí ofrecen espectáculos desvergonzados, pero aquí tenemos la corrección política hecha serie. Esperar otra cosa sería de ilusos.

Los personajes caen bien, aunque de los dos protagonistas destaca ella (entregada interpretación de la actriz), más jovial y cercana, siendo un caramelito para que se identifiquen las adolescentes introvertidas, estando claro el objetivo de los guionistas. En vez de la típica princesa de cuento de hadas (como suele suceder en este tipo de productos), han optado por una adolescente de carne y hueso, solitaria y con pocos amigos, con la que bastante parte del público se pueda identificar.

Él (convincente actuación del intérprete) es estirado, culto y de buena familia, y con un físico que se lleva mucho en los tiempos que corren. Supongo que algunos también se verán reconocidos. Ambos tienen química, por decirlo de alguna forma, a pesar de tener caracteres tan dispares. Mención especial a los peculiares secundarios, aunque algunos de ellos están desaprovechados y aparecen poco.

Finalmente, estamos ante una serie dulce y recomendable para estas fiestas, pero que tampoco revoluciona el género, siendo más bien una opción perfecta para el público al que está dirigida. No tiene sentido ponerse exigentes con una producción de estas características, ya que no se puede negar que da lo que promete. Conforme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: