El Sr. Navidad decora tu casa – Holiday Home Makeover with Mr. Christmas – Serie Netflix – Una propuesta navideña del montón pero que no engaña a nadie

Lo confieso: adoro la Navidad. No obstante, respeto a los que renieguen de dichas festividades… A quién quiero engañar, sois unos malditos Grinch. El caso es que cualquier propuesta navideña me llama la atención (exceptuando los telefilms con los que nos abordan cada año en las tardes de sobremesa), por lo que he sentido especial curiosidad en la nueva propuesta de Netflix, una serie en la que un decorador de interiores adorna las casas de varias familias para que estén perfectas de cara a la Navidad.

Sobre el papel no hay nada más allá de eso, siendo una propuesta que no engaña a nadie. No obstante, debo confesar que me he sentido algo decepcionado, ya que considero que la particularidad del contenido daba para algo más novedoso y fresco. Finalmente estamos ante lo que parece: un producto inofensivo, perfecto para estas fechas y que se olvida tan rápido como se consume.

El protagonista de la función es Benjamin Bradley, decorador de interiores, el cual se autodenomina a sí mismo como Señor Navidad (en una declaración de intenciones… o de un narcisismo patológico, quién sabe), para luego pedir que le llamen Benjamin…

Dicho protagonista se puede calificar como entrañable y agradable, no siendo cargante en ningún momento, y llevando el show de forma convincente, con una serie de ayudantes (que son los que más se mueven, eso sí) que tampoco aportan demasiado (más allá de la mano de obra), no vaya a ser que le quiten protagonismo al autodenominado Señor Navidad.

En lo que respecta a los episodios (cuatro en total, pocos para un producto de estas características), no llegan a sobrepasar los cuarenta minutos, aunque a un servidor le queda la sensación de que quizás hubiese sido mejor reducir la duración a veinte minutos o poco más, pero debo admitir que nunca se hacen pesados.

La serie entretiene, cumpliendo su función sin muchos quebraderos de cabeza, pero quizás el problema sea la falta de frescura de la misma, ya que no se distancia en absoluto de otros programas de la misma índole, como los típicos de reformas del hogar, aunque cambiando las reformas por la decoración navideña. Todos sabemos que al final del capítulo las familias se emocionarán con los adornos, la mayoría espectaculares, aunque otros no tan logrados. Cuestión de gustos.

En conclusión, estamos ante una propuesta tan cumplidora como del montón, que es tal cual lo que parece y que quizás no sea la opción perfecta para estas Navidades (y menos si tienes ciertas exigencias), pero que seguramente te deje una sonrisa dibujada en el rostro si eres consciente de a lo que vienes. Ni más ni menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: