Magic Camp – Película Disney + – Crítica – Una inofensiva comedia familiar a la que le falta chispa

Magic Camp es otra de esas producciones en exclusiva para Disney +, las cuales sacan cada cierto tiempo para intentar hacernos olvidar que su catálogo es uno de los más pobres del momento, a la espera de que lleguen las series Marvel, siendo junto a The Mandalorian, el único motivo para estar suscrito.

Una vez se ha sacado a pasear la bilis, toca hablar del producto en cuestión. Debo confesar que no me hubiese acercado a ella si no hubiese estado protagonizada por el genial Adam DeVine (que recientemente ha estrenado la muy superior y recomendable Jexi), siendo el que nos ocupa un producto exclusivamente enfocado al público familiar y que tiene un aire a High School Musical o Camp Rock que da bastante miedo.

Una vez vista, las sorpresas son pocas, ya que estamos ante una inofensiva comedia familiar, que se deja ver, pero a la que le falta chispa y garra, siendo un film que se olvida tan rápido como se ve, debido a que está prediseñado para agradar, sin arriesgar en absoluto. Nada nuevo luce bajo el sol.

Entrar a valorar la película en sus aspectos técnicos es bastante innecesario, ya que todo luce de forma descaradamente televisiva, al igual que los ejemplos comentados. Es Disney TV… No se le puede pedir más. Y ojo a esto, que siete, repito, siete han sido los guionistas de esta insulsa comedia donde no hay ni un ápice de originalidad en su hora y media. Incomprensible a todas luces, pero eso ya es cosa de sus responsables.

Como ya he indicado, a la cinta le falta mala baba y desmelenarse un poco, ya que es un producto del montón que se conforma con hacer pasar el rato, aunque las consecuencias sean que la olvidemos una vez aparecen los créditos finales, con la sensación de que esto ya lo hemos visto y de que quizás el viaje no ha merecido la pena.

Lo de la mala baba se puede perdonar, ya que no deja de ser un producto Disney y, por lo tanto, ñoño (y me refiero a sus producciones para adolescentes, no a sus clásicos animados), pero lo de la chispa no. A estas alturas del cuento, ofrecer otra cinta de campamentos que no aporta absolutamente nada, clama al cielo. Y es que ya tuvimos avalancha de las mismas hace décadas.

Por supuesto, hay clichés para todos los gustos, como el personaje con trauma familiar o la subtrama romántica en la que dos personajes supuestamente se odian pero en realidad no es así, sin mencionar el típico “descúbrete a ti mismo”, que reza el film a cada minuto. Repito, siete guionistas…

La cosa podría haber sido mucho peor sin la imprescindible presencia de Adam DeVine, el cual es cierto que tiene las manos atadas, incapaz de desplegar su humor gamberro, aunque en un personaje entrañable, entregándose el actor a la causa y subiendo muchos enteros el flojo nivel de la película. El resto del reparto cumple, sin más.

En conclusión, estamos ante una tontería que va a desaparecer de nuestras memorias más pronto que tarde, en una producción que quizás contente a los más pequeños de la casa (y a sus cansados padres), pero que sigue sin justificar la existencia o pago de una de las plataformas de contenido más endebles y decepcionantes del momento. Una más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: