MasterChef Celebrity 5 – Programa 7 – Juan José Ballesta es el expulsado y Lucía Dominguín es la repescada

Reseña programa anterior

El séptimo programa de la quinta edición de MasterChef Celebrity comenzó con la llegada de las retales, o lo que es lo mismo, Bibiana Fernández y Anabel Alonso. No voy a volver a entrar en el rechazo que me causa la última, más que nada porque ya he mencionado en más de una ocasión su penoso paso por el programa del año pasado, pero esa es otra historia. El caso es que hicieron el papel de jueces durante un rato, no notándose la ausencia de los chef en ningún momento. Da qué pensar.

Ya es un hecho que este año no hay polémicas, ni siquiera con personas tan conflictivas como la señora Villalobos o la soprano (la cual volvió a cantar, desatando un tornado en algún lugar tropical… y atormentando nuestros oídos), por lo que cualquier atisbo de conflicto es puro artificio y teatro del malo, como fue la escena en la que se ponían a parir unos a otros.

Es un recurso que los responsables del programa ya han usado en varias ocasiones, teniendo sentido en la edición de anónimos, pero aquí los concursantes están exclusivamente para hacer el show, y así fue. Eso sí, un show que causa pereza, en la edición más insípida de todas las que ha habido hasta el momento. Y no seré hipócrita, ya que soy el primero que critica el exceso de polémicas, y más las forzadas, pero este año no hay interés, garra o emoción, en una edición light y descafeinada que aburre más que otra cosa.

Volviendo a la primera prueba, repartieron a los concursantes al “azar”, juntándolos en equipos de tres con capitanes elegidos también a dedo, en una prueba en la que debían cocinar a ciegas y por relevos, concretamente con amaranto, en una prueba bastante complicada. El problema es que cuesta que haya tensión en un programa que ya nadie se toma en serio. En fin, que el equipo vencedor fue el de Raquel (parece una extra), Nicolás (apuntaba maneras, pero no) y Josie (está siendo la sorpresa de la edición), en una prueba que prometía más de lo que finalmente dio.

La prueba de exteriores fue en Madrid, con la llegada de los expulsados hasta el momento. Es decir, repesca. Los equipos se realizaron sin capitanes y de forma aleatoria, una vez más. En cuanto a los expulsados, sus platos los decidió de forma “aleatoria” (sí, estoy abusando de las comillas, pero quedan claras mis intenciones…) el chef Mario Sandoval.

Lo único destacable de la prueba fue el rifirrafe entre La Terremoto (cuya mala leche se ve a kilómetros, por mucho que se haya montado un personaje para ocultarlo) y Villalobos, esta última siempre a su bola y sin escuchar a nadie. Una diputada… perdón, una compañera de las que ya no quedan. Y dejando bien claro el buen rollo (o show) de este año, hicieron las paces minutos después en las valoraciones. Lo que yo te diga…

Y hablando de valoraciones, después de que le dieran palos a concursantes como la Villalobos o Ballesta (que llevaba semanas cuesta abajo y sin frenos, perdiendo su estatus de favorito de forma más que merecida), el ganador fue el equipo azul, destacando el trabajo de Raquel. Bueno, al menos destaca en algo. En otro orden de cosas, la repescada fue Lucía Dominguín. Nada que objetar, ya que su expulsión (doble, junto a Perico) fue una injusticia. Eso sí, por mi habría traído de vuelta al Chickilicuatre, pero es que cocina de mal el jodido… Bueno, no quiero ser cruel… menos bien que el resto de compañeros, lo cual no es decir mucho. Soy incorregible.

En la prueba de expulsión se jugaban el concurso Ballesta, Flo (que todos sabemos que no saldrá hasta los capítulos finales, que esto se hunde todavía más), La Terremoto (de nuevo disfrazada, ya que sus chistes no llaman suficientemente la atención), la Villalobos o la soprano. No voy a negar que recé a los Dioses antiguos y nuevos para que se fuese esta última (aunque también me valían las dos anteriores). Lo que sea por no escucharla más, en todos los sentidos.

A los concursantes con delantal negro les plantaron cajas misteriosas, las cuales ocultaban pichón con diferentes condimentos. Por otro lado, vino de visita la injusta ganadora del año pasado (el tongo se vio a kilómetros), una tal Ana, la cual causa bostezo cada vez que abre la boca. Y ojo, que sacaron a relucir su empresa de joyería, no vaya a ser que la muchacha venga para nada.

Y esperad, que vienen curvas… Resulta que se inventaron una nueva bobada para intentar darle emoción al concurso, pero ya os adelanto que ni por esas. La señorita Ana tenía que ir leyendo la receta, y el que finalizase el paso, tenía que decirlo, avanzando sobre el resto, que tenían que estar a varias cosas. Eso sí, el que dijese que ya estaba y luego resultase que no, iba a ser penalizado con dos minutos sin cocinar. Todo muy claro y comprensible. Que alguien me reserve la patente, que el juego de mesa está al caer…

Ballesta metió la pata bien pronto, perdiendo dos minutos de cocinado, aparte de las constantes contestaciones a los jueces, metiendo la pata hasta el fondo. Y es que lleva semanas de bajón, debido a las valoraciones de los jueces, o lo que es lo mismo, a una falta de autocrítica demencial. Una pena, porque apuntaba maneras para ser el ganador de esta edición, aunque algo me dice que será Josie el que se lleve el gato al agua. Lo sé, ni yo me lo creo, pero sorpresas te da la vida.

Y por favor, petición formal al programa: más pruebas así, ya sea sólo porque la soprano no habló ni un segundo debido a la concentración. Qué placer para los oídos, oiga. Y como siempre, La Terremoto sin tomarse en serio la prueba, más preocupada en hacer la payasa que en cocinar, aunque sea una sin gracia. Lo jodido es que fue la mejor de la prueba. Pues nada, que siga a lo suyo.

Y sí, el expulsado fue Juan José Ballesta. Hace semanas dije que iba a ser el ganador, pero se ha ido por la puerta de atrás, y la culpa de mi error no es mía, ni del programa, es exclusivamente suya. Sólo hay una palabra que pueda describir su paso por el concurso: decepción. Y es que el actor apuntaba maneras y podría haber sido el ganador, pero nada, quería irse, a pesar de sus lágrimas en la despedida. Y no, no diré que el ganador de esta edición va a ser Josie, que luego meto la pata. Nos leemos la semana que viene, aunque cada vez cueste más…

2 comentarios sobre “MasterChef Celebrity 5 – Programa 7 – Juan José Ballesta es el expulsado y Lucía Dominguín es la repescada

Agrega el tuyo

  1. Hola de nuevo 🙂

    Solo decir que estoy completamente de acuerdo con tus valoraciones con esta edición.

    El año pasado (la edición celebrities) se criticó mucho el bajo nivel de cocina, pero esta a mi punto de vista tiene un nivel todavía más bajo. Es el capitulo 7 y aún veo platos feos y emplatados sin chiste y sin sentido y las técnicas de vanguardia lucen por su ausencia, lo más que han usado es el sifón y en algún momento muy lejano la baja temperatura

    Josie me parece que es el que mejor nivel tiene, está sorprendiendo y a la gente le cae bien lo que dice y hace (aunque a veces me parece que es más exagerado que de costumbre para llamar la atención). Sin embargo creo que todo ese derroche de excentricidad y vestimenta, ayuda a tapar que aunque tenga más nivel que otros, tampoco hace los platos más complejos, vamos hace cosas “pintonas” pero sin gran grado gastronómico.
    Lo que también me molesta un poco de Josie es que se ha cansado de decir que no se ha preparado y que nunca había cocinado, cuando evidentemente es el que más clases tomó para entrar al concurso (incluso en INSTAGRAM, me di cuenta que contrató el mismo profesor privado que Tamara Falcó). Está en todo su derecho, pero al menos Tamara siempre fue honesta y mencionaba todos los chefs con los que tomaba clase, y al parecer esta edición está empeñada en marcarse otro Tamara a como de lugar.

    Es evidente que todo el mal rollo que se tiran es muy actuado porque muchos se conocen de años y son súper amigos (Josie con Meroño, Sánchez Silva, Samantha), (Ballesta con Jesús, Nico, Flo), (Gonzalo con Celia, Aionha, etc). Y eso no me permite ver la edición con transparencia, porque nada me creo.

    Por último, creo que la producción de Masterchef debería empezar a despertar la creatividad porque las pruebas son las de todos los años, con pequeñas variaciones y sin sentido.

    No siempre escribo, pero siempre te leo, ya que aquí está una fiel seguidora de tu blog, porque es el único lugar en donde se habla con objetividad

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: