MasterChef Celebrity 5 – Programa 4 – Raquel Sánchez Silva es la expulsada

Aquí seguimos, una semana más en la quinta edición de MasterChef Celebrity. De invitada tuvimos a Yolanda Ramos, que es una cómica que hace años se me atragantaba, pero que desde hace algún tiempo le he cogido un poco más de cariño. Lo que es seguro es que siempre que regresa al programa le da un toque de humor que no le viene nada mal al mismo.

La primera prueba consistía en cocinar con neveras de estudiantes, es decir, las típicas medio vacías, complicando la labor de los concursantes. Al ser el mejor de la semana pasada, el señor Perico (concursante que no hace mucho ruido pero cae simpático) se encargo de repartir las neveras entre sus compañeros.

La soprano volvió a montar el drama, derramando lágrimas por una soplapollez, pero es lo esperado en una persona a la cual se la ve de difícil trato. Cuatro matrimonios. Nada más que añadir señoría. Por cierto, las mejores fueron Raque Sánchez Silva y Celia Villalobos.

En la prueba por equipos (también conocida como prueba de promoción turística, y nada que objetar al respecto) fueron a la Alcarria, en Guadalajara. Las capitanas fueron las mismas ganadoras de la anterior prueba. Recordad que una era la Villalobos… y para más inri, decidieron repetir lo de la prueba por relevos, cuya única finalidad es provocar conflictos, cosa que le gusta al programa más que un plátano a un mono.

Y sí, como era de esperar, la ex-diputada gritaba y daba órdenes sin dar un palo al agua (y sin perder la sonrisa en el proceso), notándose su anterior oficio. Al final hubo fricciones entre la señora Villalobos y Lucía Dominguín (con más razón que una santa), más que nada porque la primera no paraba de gritar, pensando que así sería mejor capitana. Que una persona que ha sido diputada confunda capitanear con gritar, da qué pensar. Gran capitana… mejor política. Así acabó la aficionada al Candy Crush

Hasta La Terremoto abandonó su personaje (el cual ha mantenido desde el primer programa) para enfrentarse a la susodicha. Con eso os lo digo todo. Y cómo no, el amigo Ballesta volvió a ausentarse para hacer aguas mayores. Nos representa a muchos, aparte de que siempre queda hilarante y divertido.

El peor equipo fue el rojo, el de Sánchez Silva, para sorpresa de muchos, ya que el azul también fue un desastre, por la capitanía, más que nada. La presentadora se derrumbó y comenzó a llorar, debido a la presión. Destacar como el equipo rojo rebatió las valoraciones de Pepe, incluido Ballesta. Ya empiezan a estar cansados de decir que sí a todo, y se nota.

Por su lado, Jordi Cruz le leyó la cartilla a la ex-diputada, que volvió a mencionar su pasado en la política. No sabe hablar de otra cosa, tanto que dice que se quiere desvincular de eso, precisamente. Y sí, la soprano volvió a montar el drama (reza la leyenda que si no lo hace revienta…), y encima con la otra teatrera, la Villalobos. Choque de divas, no hay más.

Y llegó la prueba de eliminación, en la que ya comenzaron con las bobadas, como obligar al mejor de la prueba por equipos, el gran Flo, a escoger a uno de sus compañeros con delantal blanco para que bajase a dicha prueba. Se podía escoger a sí mismo, y no decepcionó, ya que bajó él. Lo dicho, un grande. También le dieron la posibilidad de salvar a uno con delantal negro y se decantó por Nicolás Coronado.

El presentador y cómico también tuvo que repartir los seis compañeros que se jugaban la expulsión por equipos, quedando Raquel Sánchez Silva, la otra Raquel (que aporta más bien poco) y Josie (éste como capitán) por un lado, y Perico, Ballesta y el mismo Flo (también como capitán) en otro. Y por si fuera poco, iban a volver a cocinar por relevos. Estos guionistas… El peor equipo se la jugaría a continuación.

Aparte de las bobadas de intercambiar delantales y obligar a los mejores de las pruebas a tomar este tipo de decisiones, lo que ya no tiene nombre es que trajesen de invitada a Juana, anterior concursante de MasterChef, y que dejó bastante que desear en su edición, siendo muy criticada en las redes. Parece que el programa no ha hecho caso a esas negativas opiniones, trayéndola para disgusto de todos. No ayudó que Josie la conociese… recordar que el profesional de la moda ya ha estado anteriormente vinculado al concurso, como la mencionada portera de la productora del programa. Todo vuelve a oler a rancio, y este tipo de visitas no ayudan.

De los dos equipos, el mejor fue el de los chicos (sin contar a Josie), y no preguntéis porqué, pero se veía venir. Mientras que los tres subían a la galería, las dos Raqueles y Josie se la jugaban, según Jordi Cruz, con un plato sencillo. Fíate y no corras…

Los tres concursantes lucharon y fueron a por todas, sorprendiéndome en especial las ganas y esfuerzo que está poniendo últimamente Josie. Bien por él. Y hablando de sorpresas, para muchos lo fue que la expulsada fuese Raquel Sánchez Silva, una de las favoritas del programa. No me parece una gran baja, pero tampoco lo celebro.

Y bueno, hasta aquí la review de esta semana. Sólo espero que la semana que viene se marchen o la soprano la ex-diputada, por insufribles y porque realmente no aportan nada al concurso. Ahí lo dejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: