We Are Who We Are – Serie – Crítica – El director de Call Me by Your Name ofrece una serie menos acertada y más insípida

Luca Guadagnino se ha hecho un importante nombre en la industria del cine gracias al merecido éxito de Call Me by Your Name, drama que fue nominado a varios Oscar y que tendrá secuela en breves, siendo un verdadero icono en la comunidad LGTBI. Su siguiente trabajo fue el cuestionado remake de Suspiria, que no tuvo el mismo impacto que su anterior propuesta, a pesar de las pretensiones. Es ahora cuando regresa a sus orígenes con esta serie, exclusiva de HBO, y que ha sido alabada por la crítica, pero a la que me temo que no se le ha hecho mucho caso.

En esta ocasión estamos ante una miniserie de ocho episodios, de casi una hora de duración cada uno (ése es el gran mal de las series actuales), que aborda la adolescencia de sus protagonistas en el marco de una base militar estadounidense en Italia (no hay que olvidar que el director es italiano).

Debo reconocer que, aunque el piloto no está a la altura de su famosa película (tampoco era necesario), tiene varios apuntes interesantes, dejándose ver, no siendo ninguna maravilla pero tampoco la pérdida de tiempo que podría haber sido. Es entonces cuando se visiona el segundo capítulo, confirmando nuestras peores sospechas, ya que el tedio se apodera de la pantalla, en una especie de serie independiente que pretende ser profunda pero que solamente transmite frialdad, como el 90% de todo lo que lleve la palabra independiente. Y sí, esa es una apreciación personal.

Es una pena que la serie se derrumbe tan rápido, siendo mucho más interesante la trama de su protagonista masculino que no la de ella, con una serie de secuencias que no conducen a ninguna parte y que te dejan igual que estabas. Sí, es más que posible que estén introduciendo a los personajes y cocinando las bases de la propuesta a fuego lento, pero hay mejores formas de presentar las cosas, y nada invita a continuar la serie más allá de sus primeros episodios.

Y es que el mayor problema que tiene no es otro que el de la dura competencia que asola estos días en el panorama seriéfilo, donde se hacen demasiadas series, siendo los únicos alicientes de la que nos ocupa su cacareado director y guionista (el bueno de Luca), su temática LGTBI y poco más, siendo una serie más en la saturación que estamos viviendo, siendo quizás una propuesta estupenda para los críticos acostumbrados a este tipo de productos, pero que estoy seguro que pocos espectadores le darán una oportunidad.

Por supuesto, no olvidar a su más que correcto reparto, con un convincente Jack Dylan Grazer (joven promesa visto en IT y en Shazam), en un personaje con ecos (salvando las distancias) del de Elio en la nombrada Call Me by Your Name, o Chloë Sevigny (actriz a la que Hollywood dio la espalda por cierta escena) en un rol complejo y diferente a lo que nos tenía acostumbrados. Todos cumplen, aunque no deslumbran.

En conclusión, no estamos ante una absoluta pérdida de tiempo, pero sí ante otro ejemplo de mucho ruido y pocas nueces, siendo claramente una serie que será olvidada con el tiempo (como le sucedió al también aplaudido Damien Chazelle con la horrorosa The Eddy) y a la que cuesta darle una oportunidad cuando, seamos claros, hay cosas mucho más interesantes y mejores que ver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: