MasterChef Celebrity 5 – Programa 3 – Jesús Castro es el expulsado

Aquí seguimos, una semana más, en un concurso que hace unos años era una delicia pero que ahora no es ni la sombra de lo que un día fue. Y después de esta crítica gratuita, vamos al meollo de la cuestión. En la primera prueba tuvieron que cocinar por parejas, eso sí, obligando al bueno de Juan José Ballesta (el mejor del anterior programa) a escogerlas, intentando meter mal rollo entre los concursantes. Una de dos, o el programa no está poniendo los suficientes esfuerzos en ello o el casting les ha salido rana, ya que polémicas cero.

Y ojo, que estoy totalmente de acuerdo, y más teniendo en cuenta la toxicidad innecesaria de las últimas ediciones (incluidas las de anónimos, como la anterior), pero algo me dice que los concursantes de este año han ido a pasárselo bien y punto. Tampoco tengo nada que objetar, pero es que el aburrimiento hace acto de presencia a cada minuto…

En fin, de las parejas uno debía cocinar y el otro dibujar. Curioso que los jueces decidiesen también participar, concretamente Pepe y Samantha, aunque el primero cocinando y la segunda dibujando, no vaya a ser que la experta en caterings nos deslumbre con su talento en la cocina. Dice la leyenda que se la ha visto cocinar, pero yo me he tragado todas las ediciones y una vez la he visto, y no fue nada memorable. Cosas que pasan…

En otro orden de cosas, era una prueba de dibujo, no pudiendo decirse nada, cosa que no cumplieron algunos de los concursantes, como fue el caso de Jesús Castro y Celia Villalobos, en una imposible pareja, él demasiado malgenio y más seco que la mojama, y ella también con su carácter y con pocas luces. El caso es que hicieron trampas, y los jueces les rieron las gracias. Estupendo…

A destacar también la pareja de Josie y Ainhoa (la soprano), dos de los personajes más insufribles de este año, superando en insoportables a la anterior pareja nombrada. No obstante, no hubo tampoco muchos enfrentamientos ni tensión de ningún tipo… bueno, sí, un rapapolvo metido con calzador por parte de Jordi (persona que antes infundía respeto, pero que ya no hay quien se lo crea) porque la soprano le llamó chaval. Cuidado… que no son bromas. Lo dicho, la polémica (mejor dejar a un lado el teatro de barrio) brilla por su ausencia este año, y no sé todavía si alegrarme o lamentarlo.

Y los mejores de la prueba fueron Josie como dibujante (normal, se dedica a la moda, otra cosa hubiese sido sorprendente, aunque la competencia no fue demasiado dura) y Lucía Dominguín como cocinera. Para la prueba de exteriores fueron a Ávila, alejándose un poco del centro de Madrid, aunque tampoco demasiado. En esta ocasión nos ahorramos el numerito de la semana pasada, donde los jueces y los concursantes se pusieron a bailar, pero los tuvimos que sufrir encima de una bicicleta (y haciendo el correspondiente teatro). Tampoco nos podemos quejar, que siempre puede ser peor… mucho peor, como ver aparecer a la soprano cantando, una vez más. Alguien debería decirle que esto no es La Voz

A los mejores de la anterior prueba, es decir, Josie y Lucía, les quitaron el privilegio (bueno, según se mire) de ser capitanes, a cambio de repartir a los compañeros por equipos. Es una pena, porque nunca está de más comprobar las nulas dotes de liderazgo del diseñador. En otro orden de cosas, aparecieron dos concursantes de la anterior edición de MasterChef Junior, bien conscientes de que todo esto es un show (se las saben todas) y con la misión de ser los capitanes. Impagable el momento en el que uno de ellos llama Tormenta (como si de una X-Men se tratase) a la Terremoto. Y es que no tenían ni p*** idea de quiénes eran los concursantes. Nada más que añadir, señoría.

Antes he mencionado que esto no es La Voz, pero parece que también hay que recordarles que tampoco es Supervivientes, ya que a algún iluminado se le ocurrió la genial idea de que pescasen sus propios peces, despertando la ilusión en Ballesta, ya que se autodefine como campero. Mira que me cae bien el actor, pero es que no pescaron ni un resfriado. En fin, algo tienen que hacer para intentar innovar, aunque luego este tipo de giros se queden en tierra de nadie. Como con casi todo… eso sí, nadie puede reprochar a Ballesta como desollador.

Y la verdad es que ya satura que todo el rato saquen el tema de la política cuando hablan con la Villalobos (que reniega de su pasado, cuando bien que cobró por ello). Parece que sólo la han traído para eso, aunque hay que reconocer que volvió a ser impagable cuando el crío le sacó lo del Candy Crush, y claro, la mujer se hizo la loca. Mejor eso que admitir que fue una diputada mediocre y el hazmerreír en sus últimos años. Lo tenía que decir, que ya me aburre la señora intentando justificarse y defenderse, como si el problema fueran otros. Por cierto, Josie siguió siendo Josie, es decir, inaguantable, aunque es cierto que trabajó más y mejor que otras veces.

A la hora de valorar, hubo un par de estirones de oreja al equipo azul, ya que pretendían echar balones fuera, insinuando que la invitada de corta edad tuvo algo de culpa (que por otro lado, fue bastante pesadita…), y al final salieron trasquilados, siendo superior el equipo rojo, el cual se libró de ir a la prueba. Me alegro por Flo, pero ahí seguía la Villalobos, que no hay que olvidar que ha sido uno de los fichajes más promocionados de este año.

En la prueba de eliminación hizo acto de presencia Josie disfrazado de… no me quedó muy claro (quizás un homenaje a Frozen de rebajas, no sé…), pero llegó como si estuviese en los carnavales y no en un concurso de cocina, dispuesto a dar la nota, demostrando que tiene el mismo gusto por la moda que un servidor (es decir, nada), y eclipsando a la Torpedo (así llamó también el simpático crío a la Terremoto en la anterior prueba), la cual no debió estar nada contenta, ya que le gusta más llamar la atención que un plátano a un mono. Por cierto, en esta ocasión iba disfrazada de Mufasa con purpurina. Lo sé, estoy comentando más los atuendos que la cocina, pero es que, seamos sinceros, no hay mucho donde rascar.

Mención especial al repaso de Jordi Cruz a algunos concursantes con la intención de generar mal rollo, pero nada, que no hay forma. De invitada llegó la gran Silvia Abril, una de las mejores concursantes del programa y una de las mejores comediantes de este país. Lástima que no regresase para quedarse. Raquel Meroño fue una de las mejores de la prueba anterior, por lo que le dieron la opción de librarse de la eliminación o salvar a uno de sus compañeros. Antes de que le presentasen esta segunda opción, ya estaba en la galería, y no es broma. Tampoco la vamos a juzgar, que esto no deja de ser un trabajo para ellos y se juegan el sustento.

Para librarse de la eliminación, les plantaron unas salsas y condimentos, las cuales debían oler y adivinar. El que más aciertos tuvo fue Nicolás Coronado. Nada que objetar al respecto, ya que de momento ha demostrado ser la mar de majo. Cuatro hombres se la jugaban, entre los que estaban Ballesta, Miró, Josie y Castro. Mientras no saliese el primero, me daban exactamente igual el resto, aunque es cierto que Miró pinta menos que nada y Castro sólo está para poner la misma cara todo el rato (como en las películas y series en las que participa), como si se le hubiese obligado a participar en el concurso. Vamos, cara de estar oliendo mierda, que si no lo digo no me quedo tranquilo.

Del cocinado, me quedo con el comentario de Josie, sobre los que se acoplan en las casas. Algo bueno tiene que salir de su boca, que habla todo el rato, el tío. Eso sí, Jordi y Pepe estaban algo mosqueados, más que nada porque no les hace ningún caso. Llega a ser un anónimo y se lo meriendan. En fin, que de los cuatro no hubo ninguno que cocinase mal, pero el que cocinó peor fue el señor Jesús Castro, por lo que fue el expulsado de la noche. Y ojo, que le dijeron que se fue con el mejor plato que hizo en el concurso. Debe fastidiar que te digan algo así. Lo dicho, no me parece una gran pérdida.

Y hasta aquí la review del programa tres. Nos vemos la semana que viene, aunque me despido comentando un secreto a voces (que no spoiler): este año gana Juan José Ballesta. Al tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: