Ciegos de amor – Bucin – Whipped – Película Netflix – Calzonazos y Escape Rooms se dan la mano en una rara comedia Made in Indonesia

Ciegos de amor (Bucin / Whipped) es la nueva comedia cortesía de Netflix, con la particularidad de que en esta ocasión es una producción de Indonesia, la cual presenta una trama tan rocambolesca como hilarante. Y es que los cuatro protagonistas de la historia se presentan a una terapia anticalzonazos, la cual consiste en una serie de pruebas de Escape Room para que dejen de ser unos pardillos con sus parejas.

Con semejante premisa era bastante improbable que un servidor le dijese que no, ya que no me cuesta admitir que me encantan las comedias absurdas, a pesar de que la más que probable mediocridad del conjunto se palpase a mil kilómetros. Porque sí, estamos ante una chorrada que será olvidada más pronto que tarde, pero que tiene una serie de elementos que quizás justifiquen el visionado para los que acepten las reglas del juego y dejen los prejuicios a un lado.

La dirección cumple, además de haber un par de gags que funcionan mejor gracias a los movimientos de cámara, coqueteando con el humor absurdo o el anime. Respecto al guion, la película no se toma muy en serio a sí misma, pero por desgracia sus responsables han visto la necesidad de meter una insulsa trama romántica, que no va a ninguna parte y ralentiza el ritmo de la cinta.

Y es que la comedia estaba cumpliendo como pasatiempo bobalicón, hasta que llega al ecuador de su duración (una acertada hora y media) y todo se derrumba, tornándose la historia más seria (como suele suceder en bastantes comedias de este tipo) y perdiendo gas a medida que se llega al decepcionante desenlace, con un imposible giro metido con calzador. No era necesario recurrir a otros géneros en una comedia que se nota que sólo busca hacer reír, aunque el (obvio) mensaje está ahí, y no voy a ser yo el que lo critique.

No todos los personajes funcionan, ya que algunos son clichés con patas (la novia posesiva y mandona) y otros no están bien definidos, como el amigo soltero (el director) o el supuesto gran protagonista (el guionista), siendo éste el personaje más insulso e irritable de la cinta (suele suceder). Curiosamente, estos dos últimos son director y guionista de la película, y digo lo de curioso, no solamente porque interpreten a un director y un guionista (o eso dicen durante el metraje), sino porque se han reservado los personajes peor dibujados y menos divertidos (ganan la partida sus dos compañeros).

En cuanto al reparto, se nota el esfuerzo de la mayoría en ofrecer (sobre)actuaciones marca de la casa, conscientes del producto en el que están. Una vez más, nada que objetar al respecto, aunque vuelve a ser curioso que los menos inspirados sean el director y guionista en su faceta de actores (y que en un acto de narcisismo preocupante, mantienen sus nombres reales en el film).

En conclusión, estamos ante una bobada con algunos aciertos y escenas divertidas, que va de más a menos (tiene un interesante arranque pero va perdiendo gas a medida que avanza) y que cumple su cometido si se sabe a lo que se viene. No nos engañemos, podría haber sido un bodrio absoluto, y al final estamos ante una tontería que te sacará un par de sonrisas y te servirá para pasar el rato. Misión cumplida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: